A Sala Llena

Desconocido

Desconocido (Unknown, 2011)

Director: Jaume Collet-Serra. Guión: Oliver Butcher, Stephen Cornwell. Producción: Leonard Goldberg, Andrew Rona, Joel Silver. Elenco: Liam Neeson, Diane Kruger, Aidan Quinn, Bruno Ganz, Frank Langella, Sebastian Koch. Distribuidora: Warner. Duración: 113 minutos.

La felicidad del cine de género

Ese maravilloso y marginal director llamado André De Toth construía en el año 1953 una de las gemas más hermosas del cine de terror de esa década llamada Terror en el Museo de Cera con el gran Vincent Price que hacía de las suyas. Hubo que esperar más de cinco décadas para poder ver una remake de esa película, que se llamó La Casa de Cera (convengamos que ambas se llamaron originalmente House of Wax), que finalmente vio la luz en el año 2005 y resultó la opera prima del catalán Jaume Collet-Serra.

Podemos definir a esa versión simplemente como una buena película de género, y a eso parece querer dedicarse Collet Serra, a hacer cine de género, a navegar por convenciones narrativas, a ser un artesano de lo placenteramente conocido. Su viaje por los géneros continuó con la película deportiva Goal II: Living the Dream y el perturbador thriller La Huérfana, una de las sorpresas del año 2009.

Con Desconocido, Collet Serra vuelve al thriller pero esta vez al thriller del más puro estirpe hitchckoniano. El Dr. Martin Harris (un Liam Neeson que luego del éxito de Búsqueda Implacable parece haber relanzado su carrera) asiste a una convención en Berlín junto con su esposa (January Jones), cuando sufre imprevistamente un accidente y posteriormente es despojado de todo, hasta de su identidad. Collet Serra remite al Hitchcock de El Hombre Equivocado, donde el músico interpretado por Henry Fonda pasa de tener una vida acomodada a perder todo en un instante, acusado falsamente de un delito que no cometió. En Desconocido, Martin Harris comienza una búsqueda, una reconstrucción de su identidad recorriendo Berlín (Collet Serra se ocupa de mostrar un bello registro documental de la ciudad), acudiendo a la conductora que manejaba el taxi con el cual se accidentó (la bella Diane Kruger) y a un investigador privado (Bruno Ganz) que le ayude a recuperar lo perdido.

La película muestra lo mejor de la convención del género: persecuciones de asesinos, corridas automovilísticas por la ciudad, tiroteos, peleas cuerpo a cuerpo, la aparición de un enigmático personaje (el enorme Frank Langella), el cual se encuentra con Neeson en el aeropuerto en un plano antológico: mientras vemos en primer plano al personaje de Neeson que acaba de recuperar algunas pistas de su pasado aparece Langella en profundidad de campo, mientras asciende en una escalera mecánica hacia donde está el personaje y, aún más atrás, en un tercer campo de acción, vemos despegar un avión. Collet Serra construye significado en un plano: el personaje asediado por alguien que asciende del infierno mientras la escapatoria (el avión) se ve imposibilitado, a lo lejos. Estas construcciones cinéticas le dan riqueza al cine de género y hablan de un director astuto, perspicaz que, más allá de conocer los códigos, pretende tener estirpe de narrador. Langella y Ganz tienen un diálogo antológico, caricaturesco, cargado, que remite a la alegría del cine de espías. Collet Serra es un director juguetón, que se divierte y evidentemente disfruta navegando por los géneros cinematográficos, algo que podemos ver en ese final libre y clásico, lleno de felicidad cinematográfica, esa felicidad que nos hace volver a las salas una y otra vez y nos ilusiona con poder seguir viendo películas de este tipo en las carteleras.

Por Carlos Federico Rey 

El Hombre que Sabía Demasiado Poco

Allá lejos y hace tiempo, a mediados de los ’90 se estrenó VHS directamente, una comedia intrascendente del intrascendente Jon Amiel, llamada El Hombre que Sabía Demasiado Poco. Protagonizada por Bill Murray contaba las desventuras de un turista estadounidense en Londres, involucrado en una conspiración de espías, mientras que en realidad creía estar participando de un show televisivo con cámaras ocultas. Se trataba de una comedia menor, pero la gracia y presencia de Murray hacía el asunto digerible, además de que había varias referencias al cine de Hitchcock y Blake Edwards.

La acción se tomaba en un tono de solfa, de forma tal, que cualquier tipo de inverosimilitud o incoherencia la hacía perdonable.

En Desconocido se  “respeta” un poco más el tono hitchcoiano. Sin duda, la idea de un hombre amnésico imbuido en una suerte de complot internacional para asesinar a un jeque árabe que desea hacer la paz invirtiendo en un recurso natural que reemplace al petróleo (mag guffin bien tonto, inverosímil, estúpidos si los hay dando vueltas), le hubiese encantado al maestro Alfred. Pero lo cierto, es que Jaume Collet Serra ha olvidado una regla básica que tenía el creador del suspenso en el cine: devela “el argumento” o “trama” de forma dosificada y no todo junto, como sucede acá.

Y esto no es nuevo en el director catalán. Si había un “pecado” en La Huérfana, film anterior y muy superior a este seudo-thriller conspirativo, es que develaba el asunto en un abrir y cerrar de ojos, incorporando a un personaje a último momento. Claro, que en una historia con tintes de película de terror clase b inglés setentoso, se puede considerar, que dichar “revelación” es bastante coherente. Más allá de eso, los climas y la vueltas de tuerca de la película de la “niña” asesina era más original, divertida y sensata que la de este complot.

Nuevamente, en este caso, incorpora un personaje a último momento para reforzar el argumento risible que ya se venía cayendo hacía rato, y que termina explicando “el asunto”. Claro, que en la piel de Frank Langella, el mismo, es mucho más simpático. El resto es una suma de clisés, lugares comunes, estereotipos y giros previsibles.

Además seamos honestos, pareciera que para la estrecha mente industrial de Hollywood, Berlín sin nazis o espías de la Guerra Fría es una ciudad aburrida para filmar. Así que, nuevamente, se pueden escuchar los ecos de la cortina de hierro entre las pintorescas veredas germanas. Solo que esta vez, por suerte, los villanos provienen de Estados Unidos y los alemanes y comunistas olvidados (al igual que en RED, pero con menor ironía) salen al rescate.

Si en lo narrativo, Desconocido hace agua, en lo estrictamente cinematográfico hay que reconocer que Collet sabe construir un relato, incorporando tensión, buenas dosis de acción, algunos efectos especiales, sin abusar de ellos, y toda la maquinaria de artificio video clipero que puede “enganchar” al público. Hay una destacable persecución a lo Jason Bourne y Liam Neeson repartiendo tiros, golpes y patadas es más convincente que con las espadas (de hierro o láser).

Por suerte, el mayor acierto del veterano Joel Silver, fue encontrar un elenco de notables actores internacionales. La mayoría desperdiciados en personajes acartonados, superfluos, sin carisma ni sorpresas, pero que le aportan un tono de “seriedad” o “calidad” al film: Aidan Quinn, Diane Kruger, Sebastian Koch, Rainer Bock, los ya mencionados Neeson y Langella. Pero sobre todo, vale destacar la naturalidad, sencillez, humildad y profundidad dramática que le aporta el gran Bruno Ganz en cada fotograma que aparece en pantalla. Si hay un solo personaje que no parece un robot en toda la película, ese es el agente Jürgen, que interpreta con gran sobriedad el actor suizo que vino al último Festival de Mar del Plata.

Apenas un mero entretenimiento, Desconocido es un film que cumple lo que promete. Sin embargo, habría que avisar en Hollywood que hace más de 20 años que la cortina ha sido rasgada.

[email protected] 

Una de acción con Liam Neeson …

Luego de Busqueda Implacable (2008) pasando por Chloe ( 2009) y Furia de Titanes (2010) entre otras,: Liam Neeson vuelve con toda la fuerza que solo parece que puede dar un film de acción rodado en Alemania.

Dirgida por el español Jaume Collet-Serra, un ambiguo director de films como el thriller de terror La Casa de Cera, allá por el año 2005, remake de la original El Misterio del Museo de Cera (1939), (film más recordado porque formaba parte de su  elenco Paris Hilton, que por otra cosa) y La Huerfana (2009), hoy apuesta por esta historia que presenta una trama aparentemente complicada pero que por el final  resulta bastante soft dentro del género, pero si el espectador llega a la sala ávido de choques, persecuciones, corridas y alguna que otra pelea : no se va a decepcionar ya que están muy bien logradas y  las secuencias de acción mantienen el interés durante gran parte del film, aunque la historia es bastante pobre y primitiva: El doctor Martin Harris (Neeson) llega a la fría ciudad de  Berlin junto con su esposa para dar una presentación en un importante congreso , pero sufre un accidente luego del cual pierde el conocimiento y con ello su identidad.

Sin papeles, desorientado y sin ese reconocimiento al que se había acostumbrado, intenta recuperar poco a poco su pasado. Solitario durante gran parte del film, ya que su esposa (January Jones) , no lo reconoce porque que es otro ahora quien ocupa su lugar, interpretado por Aidan Quinn, quien le hace dudar acerca de si mismo y mirar más a su alrededor.

En paralelo a la explosión hollywodense, las participaciones de Diane Kruger (Troya) como la bella inmigrante ilegal  y  Bruno Ganz (Las Alas del Deseo, La Caida) como el viejo ex espia de la Stasi brindan momentos interesantes, Ganz especialmente, que permiten un respiro y distraen de algunos aspectos algo dudosos.

Si bien Neeson ya desmostró que el cine de super acción también es un campo en el cual puede manejarse, quien redacta se pone un tanto nostálgica y lo extraña en papeles como el del Doctor Jerry Lovell en  Una Mujer Llamada Nell (1994).

Por Julia Panigazzi 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS