A Sala Llena

Damien: La Profecía versión serie

Los casos de películas que originaron series de televisión ya son innumerables. En los últimos tiempos, Fargo se alzó como el exponente paradigmático de un producto que incluso logra sostenerse por sí mismo en la pantalla chica. Por el lado del género de terror, Scream, basada en la saga cinematográfica dirigida por Wes Craven, ya va por su segunda temporada.

Tampoco le escapó a su adaptación televisiva el clásico del miedo dirigido por Richard Donner: La Profecía. Estrenada en 1976, cuenta la caída del matrimonio compuesto por el político Robert Thorn (Gregory Peck) y Katherine (Lee Remick). El hijo de ambos muere al nacer, en Roma, y Robert es convencido de no decirle nada a su mujer y reemplazar al bebé muerto por otro recién nacido, al que llaman Damien. Tiempo después, cuando Demián ya es un niño, comienzan a suceder muertas extrañas, aparecen perros letales e individuos que protegen al pequeño. Robert no tarda en descubrir que adoptó ni más ni menos que al Anticristo. El suceso del film originó dos secuelas directas: Damien: La Profecía II, en la que el joven descubre su condición diabólica durante su estancia en un colegio militar, y La Profecía III: El Conflicto Final, donde el Damien adulto (Sam Neil) aspira a convertirse en presidente de los Estados Unidos. También hubo una intrascendente cuarta parte, hecha para la TV en 1991 (con una niña, Delia, en lugar de Damien), y una innecesaria remake de la original, estrenada el 6 de junio de 2006… por el 666, el número de la Bestia.

Damien, la serie emitida por A&E Mundo, vuelve a las fuentes, aferrándose al trabajo de Donner, pero ambientada en la actualidad. El primer capítulo presenta a Damien Thorn (James Bradley) como un corresponsal de guerra que, durante una incursión en Siria, una misteriosa anciana le advierte sobre su verdadero y demoníaco origen. Determinado a descubrir qué sucedió en ese momento, el muchacho comenzará a investigar por su cuenta, y obtendrá revelaciones inesperadas. En el medio, flashbacks de su terrible infancia (fragmentos de La Profecía, montados y virados a otros colores), perros negros acechando en las sombras, una refinada y enigmática mujer (Barbara Hershey) y muertes truculentas.

El cerebro detrás del asunto es Glen Mazzara, responsable de The Walking Dead. También es guionista de este primer episodio, que dirigió el indio Shekhar Kapur, famoso por sus films Elizabeth y Elizabeth: La Edad de Oro, ambos con Cate Blanchett. Sin embargo, ni Mazzara ni Kapur logran sacar de la medianía a una premisa interesante, pero con incongruencias y desaciertos. Es cierto que ya las películas cuentan con una cronología temporal que no se corresponde con los años que tienen entre sí (Damien: La Profecía II salió en 1978 y muestra al Anticristo con una edad más avanzada que en el largometraje de Donner), pero se las arreglaba para conservar una lógica interna. En cambio, aquí se hace de cuenta que las secuelas nunca existieron y Damien es un treintañero que apenas recuerda detalles de su infancia en los ’70… cuando debería ser en los ’80, al menos. En ese sentido, aferrarse tanto a aquel film termina siendo perjudicial. Otro punto delicado es el casting. James Bradley tiene su atractivo pero no aporta nada importante a este Damien conflictuado, que enseguida se vuelve consciente de su verdadera naturaleza; lo mismo puede decirse de los actores de reparto, incluyendo la multipremiada Hershey.

Sí son rescatables el estilo elegante de Kapur, y cómo Mazzara, al igual que en la exitosa serie con zombies, consigue sorprender con una muerte que no se veía venir.

Damien tenía potencial para una fascinante y tenebrosa exploración de los orígenes de una entidad malvada, desde una óptica novedosa. Desde el primer episodio, las intenciones quedan a medio camino, lo que se extendió al resto de la primera temporada. Un factor que debió ser determinante para que el interés del público fuera disminuyendo y el canal decidiera cancelar la serie.

No obstante, las fuerzas de la oscuridad siempre están allí, esperando el momento adecuado para regresar en películas, series o algún otro formato. Por lo pronto, mejor desconfiar de todo aquel que porte los tres número 6.

Matías Orta

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

Tu forma de ver el mundo

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS