A Sala Llena

Dos Locas en Fuga (Hot Pursuit)

(Estados Unidos, 2015)

Dirección: Anne Fletcher. Guión: David Feeney y John Quaintance. Elenco: Reese Witherspoon, Sofía Vergara, Matthew Del Negro, Michael Mosley, Robert Kazinsky, Richard T. Jones, Benny Nieves, Michael Ray Escamilla, Joaquín Cosio. Producción: Reese Witherspoon, Bruna Papandrea y Dana Fox. Distribuidora: Warner Bros. Duración: 87 minutos.

Dos clichés en fuga.

Las mentes publicitarias y creativas de nuestro país lo hicieron de nuevo, pusieron su palabra favorita en el título de una comedia norteamericana. Lo que originalmente lleva el título de Hot Pursuit en su país de origen, algo así como “Persecución Caliente/ Sensual”, se dio a conocer en nuestras tierras como Dos Locas en Fuga. Porque sí, aparentemente para nuestros creativos la palabra “loco” y todas sus variantes (loca, locura, locos) se asocian automáticamente con el género cómico en el cine. Como si la neurosis fuese el único recurso disponible con la cual tentar a los inocentes espectadores en busca de noventa minutos de distención frente a la pantalla.

Y si de neurosis se trata, los personajes de Reese Witherspoon y Sofía Vergara se acercan mucho a la descripción. La Sargento Cooper (Witherspoon) es una oficial de policía torpe y acelerada, encargada de la protección  de la Señorita Riva (Vergara), la esposa de un ex traficante colombiano puesta en un programa de protección de testigos, a quien debe llevar hasta Dallas para testificar en un gran juicio contra el capo más capo de los narcotraficantes (que también es colombiano, obviamente).

Sobre esta trama inicial se da paso a una road movie cruzada con una buddy movie, donde parece que el único recurso a mano de la directora Anne Fletcher para mantener al público interesado es: A) mostrar las gracias voluptuosas de Vergara, B) sugerir algún tipo de tensión sexual del orden chica-chica, o C) poner a las protagonistas en medio de un tiroteo, persecución motorizada o escape fortuito.

Y cuando todo lo demás falle, combinar A, B y C en una misma escena, como se puede apreciar en cierta secuencia arriba de un micro lleno de jubilados. Flecther es una directora con antecedentes en el género (27 Vestidos, 2008, y La Proposición, 2009), pero esta puede llegar a ser una de sus obras menor logradas. Nadie está en contra de una comedia liviana que podamos ver con el cerebro en “modo off”, pero cuando desde lo narrativo y desde la construcción de los personajes se obtiene algo tan básico y elemental, la primera sensación que tenemos es la de estar ante un producto que subestima al espectador.

Poco ayudan los esfuerzos de Witherspoon y Vergara, cuya química en pantalla se nota bastante forzada. En particular Witherspoon, a quien no sentimos natural con la misión de ser el comic relief de la película. El exotismo y la vibra latina tal vez le funcionen a Vergara en series corales de corta duración como Modern Family, pero cuando se la lleva a un largometraje y se pretende extrapolar al medio cinematográfico a ese personaje hiper-sexual con un acento durísimo para el inglés, el yeite nos cansa muy rápido puesto en el centro de la escena.

Los personajes son víctimas de los propios límites estereotipados en los que los guionistas los obligan a moverse, por ende todos los chistes y tiros por elevación a la raza latina y los sureños (de Texas) se sienten gastados y repetidos. Curiosamente, los momentos más graciosos del film se encuentran al final del mismo, en el reel de gags que vemos cuando pasan los títulos. Al menos sirve para dejar constancia que quienes estuvieron involucrados en la producción pasaron algunos momentos divertidos. No todos podremos decir lo mismo.

calificacion_1

Por Alejandro Turdó

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →