A Sala Llena

El Estado de las Cosas

El Estado de las Cosas, de Joaquín Maito y Tatiana Mazú

Una casa de remates de la Ciudad de Buenos Aires se vuelve excusa para dar forma a un documental acerca del valor relativo de las cosas y en el que conoceremos a variados e interesantes personajes, que se acercan al lugar ya sea para revender o para coleccionar los objetos usados que ahí se consiguen. El capitalismo reciclando la misma basura emocional que genera con fechas que nos hacen creer que si compramos somos mejores personas. Y Papá Noel, el que inventó Coca-Cola, como fletero de este mundo en el que si un nene se porta bien se lleva regalos y el que tiene hambre dependerá de la filantropía del primero.

El mensaje es claro y conciso, el montaje le da una clausura ideológica marcada –que además se explicita en los graffittis que abren y cierran el documental- aunque redunda en ciertas formas que pueden volverla algo lenta, como en el uso de planos de objetos o locaciones estáticos, o los paseos por las góndolas del supermercado. Recortando algunos minutos se mantendría el discurso y ganaría mucho más ritmo. En cuanto a los testimonios son todos muy ricos por la calidad de las personas que se presentan, aunque al notar que todos nos reíamos me resultó inevitable pensar que se encuentran expuestas desde el ridículo en gags cómicos involuntarios, característica que la vuelve divertida y que expone las miserias de la clase media que aspira todo el tiempo a estar un poco más arriba.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...