A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Juego Limpio (Fair Play)

(República Checa/ Eslovaquia/ Alemania, 2014)

Dirección: Andrea Sedlácková. Guión: Andrea Sedlácková e Irena Hejdová. Elenco: Judit Bárdos, Anna Geislerová, Roman Luknár, Eva Josefíková, Michaela Pavlátová, Ondrej Novák, Igor Bares, Jirí Wohanka. Producción: Katerina Cerná, Undine Filter, Silvia Panaková y Pavel Strnad. Distribuidora:Zeta Films. Duración: 100 minutos.

Los atletas checos sí usan drogas.

Históricamente las películas deportivas han dejado un sabor agridulce en el espectador promedio, como si el cine no pudiese congeniar con aquellas disciplinas que involucran una competencia reducida a un espacio específico. Si bien este precepto se aplica a casi todas las pugnas de índole grupal, las individuales han corrido con mejor suerte por la plasticidad del paladín solitario frente a los esquemas más tradicionales del séptimo arte, en especial el “camino del héroe”, una premisa dramática que se amolda de maravillas al tríptico entrenamiento/ certamen de turno/ gloria implícita o explícita. Por supuesto que el boxeo es la gran estrella del firmamento, con una multitud de obras prodigiosas a lo largo del tiempo.

Pensemos en ejemplos varios como la catarata de bodrios estadounidenses sobre el béisbol, los convites alegóricos en la línea de Invictus (2009), las bizarreadas simpáticas símil Escape a la Victoria (Victory, 1981), la adrenalina apasionante de Rush (2013) o esos films de tono acartonado en sintonía con Carrozas de Fuego (Chariots of Fire, 1981). Alejada por completo del ideario de esta última, Juego Limpio (Fair Play, 2014) por un lado respeta algunos de los motivos prototípicos de las realizaciones deportivas y al mismo tiempo se aparta de ellos volcándose -sobre todo en la segunda mitad- hacia el drama testimonial, las tragedias familiares y el thriller de espionaje, en una mixtura que curiosamente funciona muy bien.

La propuesta checa se mete en lo que fue el régimen comunista local y narra el periplo de Anna (Judit Bárdos), una velocista que sueña con participar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Lamentablemente es seleccionada por la cúpula gubernamental para formar parte de un programa basado en el suministro de Stromba, un poderoso anabólico que pronto genera consecuencias nocivas como la aparición de vello en “zonas masculinas” y el retraso del período menstrual. Entre tramas paralelas de distinta naturaleza, este estado de cosas eventualmente derivará en un colapso, una visita al hospital, la reticencia de la señorita para con los esteroides y una respuesta de la contraparte que no tardará en llegar.

Sin duda los mayores logros de la cineasta Andrea Sedlácková pasan por la dirección de actores (se destacan tanto la protagonista como Anna Geislerová y Roman Luknár, en los roles de su madre y su entrenador) y la construcción de un relato seco que analiza con gran sensatez un ecosistema político apuntalado en el terror, la burocracia y la docilidad de los ciudadanos (la quimera del viaje al exterior está homologada a la posibilidad latente de recuperar la libertad). Combinando el suspenso en torno a la Cortina de Hierro y esa angustia producto de los desniveles inherentes a la preparación física, Juego Limpio es una pequeña anomalía que insólitamente llega a una cartelera argentina demasiado aletargada…

calificacion_4

Por Emiliano Fernández

 

Postales de la cortina de hierro.

La caída del sistema socialista en Europa a principios de los años noventa, tras una larga agonía durante los ochenta, condujo a una revisión de la historia reciente de estos países, que tras la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial quedaron bajo la hegemonía de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El cine de esas naciones oscila inevitablemente entre un cierre de las heridas, una discusión sobre el pasado y una postura ideológica anticomunista, como en algunas de las películas más destacadas que han llegado hasta nosotros: Good Bye Lenin! (2003), La Vida de los Otros (Das Leben der Anderen, 2006) y Westwind (2011).

En Juego Limpio (Fair Play, 2014), Anna, una joven atleta checoslovaca, se entrena con mucho ahínco, esfuerzo y disciplina a principios de los ochenta para clasificar y representar a su país en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. El entrenador de Anna le ofrece, junto a altos ejecutivos del deporte del país, usar anabólicos para mejorar sus músculos con el fin de llegar mejor a la competencia. La joven acepta pero los efectos secundarios la conducen a un colapso físico y a replantearse el uso de la droga. La trama crece y se complejiza con la historia de la madre de Anna, quien era una talentosa atleta con mucho futuro como su hija, no obstante desafortunadamente para su carrera tuvo una participación activa en los acontecimientos de la Primavera de Praga y fue condenada al ostracismo limpiando pisos en las dependencias públicas. Cuando uno de sus antiguos compañeros de militancia le pide que transcriba unas declaraciones en contra del estado, la mujer acepta ayudar a la causa para denunciar la represión y la persecución policial a los ciudadanos que ejercían sus deberes cívicos de participación.

La película deja al descubierto exitosamente la represión mental que estos estados ejercían para generar adeptos a su sistema económico y político, y los problemas sociales que la cultura socialista causaba a través de estas mismas prácticas represivas que utilizaba para proteger el modelo de vida comunista.

Las buenas actuaciones de todo el elenco y un gran aprovechamiento de las locaciones -que aún mantienen las mismas fachadas- constituyen lo mejor de una película que por momentos se estanca en escenas que pierden el hilo historicista para concentrarse en redundancias sobre la carrera de la joven. A pesar de esto, Juego Limpio deja su marca en un género revisionista que siempre interesa por su alcance y la posibilidad de tener una visión más acerca de un problema sociohistórico que aún está vigente y es motivo de debates y confrontaciones sobre el destino de las naciones en el campo político.

calificacion_3

Por Martín Chiavarino

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back to Black

LEER MÁS →

Yannick

LEER MÁS →

El motín del Caine

LEER MÁS →
Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter