A Sala Llena

Inframundo: El Despertar (3D) (Underworld Awakening)

Inframundo: El Despertar (3D) (Underworld Awakening, Estados Unidos, 2012)

Director: Måns Mårlind, Björn Stein. Guión: J. Michael Straczynski. Producción: David Kern, Skip Williamson. Elenco: Kate Beckinsale, Sandrine Holt, India Eisley, Theo James, Michael Ealy, Charles Dance, Stephen Rea, Robert Lawrenson. Distribuidora: Sony. Duración: 88 minutos.

“Of Rice & Mayer”

Es un poco romper con la estructura normal y estandarizada respecto del basamento de las historias de vampiros y hombres lobo, el sentido de las cuatro palabras que encabezan este opúsculo y que se corresponden dentro de un juego con la visión de Of Mice & Men de Steinbeck y su posterior traspolación al cine en una versión del año 1939 y otra de 1992.

Es por demás sabido que, al hablarse de la rivalidad entre los peludos y los chupasangres, suele salir a flote el nombre de Stephenie Mayer con la infame y adolescente y carente de sentido y concepto: Crepúsculo, plus de sus adaptaciones a la pantalla grande bajo el nombre de la saga Twilight (Twilight Saga; EE.UU.; 2008-2011). Por otro lado, si nos centramos en la cuestión Vampiros como tales, nos adentramos en la obra literaria “Crónicas Vampíricas” de Ann Rice, de exquisito gusto y audaz en su relato, y las obras cinematográficas que intentaron adaptarla, recordemos La Reina de los Condenados (Queen of the Damned; EE.UU., Australia; 2002) y Entrevista con el Vampiro (Interview With The Vampire; EE.UU.; 1994). Existe pues un resto de historias de lo más variadas dentro del séptimo arte que hablan de la guerra que encabezan los vampiros y los hombres lobo, pero se las relega a la altura de obras fallidas o grand filmes malade tales como Daybrakers (EE.UU, Australia; 2009) o Cirque du Freak (The Vampiro`s Assistant; EE.UU.; 2009).

Dentro de este tipo de narraciones a 24 cuadros, se la inserta frecuentemente a la saga Inframundo (Underworld; EE.UU.; 2003-2012), que si bien no es un filme que represente los valores clásicos ni lo correcto desde una técnica específica y 100% académica, narra desde su inicio, pasando por la consecutiva cantidad de películas (la que nos convoca es la cuarta entrega), un cuento que propone una sucesión de conflictos y subtramas que se corresponden a una lógica y a una cosmovisión planteada para y por la secuencia fílmica, encausados en una génesis particular y arrastrados hacia una evolución que se aggiorna a nuestros días e ideologías.

  1. American Horror Story. Enfundada en cuero protagoniza esta cuarta entrega Kate Beckinsale encarnando a la bella y mortal Selene, tras haber destruido a los dos Ancianos del clan chupasangres, unirse al híbrido entre vampiros y lycans, Michael, y haber adquirido el don de andar a la luz del día, regalo del primer inmortal, Alexander Corvinas; para hacer frente al último enemigo, aparentemente humano que se rebela como lycan en una purga de infectados para con ambas especies. Es allí que, durante su escape, es capturada junto a su pareja para someterla a pruebas y criogenizarla por doce años hasta ser rescatada por su hija con el híbrido y enfrentarse a la conspiración lobezna para hacerse más fuertes y obtener la inmunidad a la plata más una fuerza extraordinaria a través de la cruza. Selene deberá, con la ayuda de David, un vampiro de un nido de la resistencia; embarcarse en una aventura para liberar a Eve, su pequeña primogénita, y reencontrarse con Michael para hacer frente al mundo que los extingue.
  2. Men In Blue. Si hay algo que caracteriza a la saga, más allá de la estética antropológica de sus caracteres, es la fotografía a la cual está sometida en tratamiento de belleza visual y técnico. El azul como predominante gélido para contar una historia retrata el apocalipsis y la faceta post del mismo, donde la guerra es una constante, donde el carácter de color es la clave angular para el triunfo dentro de un universo que reclama extinción y destrucción por donde se mire y versa venganza desde los protagónicos. Por otro lado, la cuestión meramente narrativa, no presenta variaciones en cuanto a las progresiones de las curvas dramáticas y giros discursivos, lo que significa una linealidad y unidad respecto de las obras precedentes a excepción de la tercera entrega (Underworld: Rise of the Lycans, Estados Unidos, 2009), que, al tratarse de una génesis de la batalla en el marco de una historia de amor hecha y derecha, ameritaba otro tratamiento en el relato.
  3. La otredad. Un detalle a análisis corresponde la visión de la otredad, la distinción en términos de especie y darwinismo de supervivencia, como la oscuridad y la maldad pura, cuando entre las tres razas en disputa se presenta un odio mutuo y el impulso de acabar con todo lo distinto. Este tipo de cuestiones abre un campo de estudio a una psicología social que se corresponde con la división de clases y la fuerza que propone cada una. Es entonces que, queriéndose o no, Underworld como una unidad en episodios dispersados en los años, integra una crítica social en el marco de una historia plagada de subtramas contextualizadas en varias edades y en donde la historia de un/ los romance(s) esta presente en todos los planos. Evolución desde la mirada al otro o involución desde su trato, la saga roza la interpretación psicológica y propone un acercamiento a la temática social.

Es paradójico englobar esta entrega dentro de la trilogía original, es decir, si bien se corresponde temática y narrativamente, queda fuera de un marco lógico para el fanático de la guerra entre especies. Por otro lado, esta cuarta película propone una vuelta de tuerca a la cuestión donde la evolución y el poder aumenta a niveles por demás exagerados, recordando a los aumentos de niveles en Dragon Ball (Dragon Ball, Japón, 1989-1996) y a la trilogía de Matrix (The Matrix Trilogy, Estados Unidos,  1999-2003), donde el universo creado deja de ser nuestro universo para convertirse en algo nuevo y ajeno, que impacta por la fuerza bruta pero no por la belleza intrínseca a sí misma.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS