A Sala Llena

Kick-Ass 2, según Matías Orta

Kick-Ass fue uno de los éxitos sorpresa de 2010. Dirigida por Matthew Vaughn, basada en un comic de Mark Millar y John Romita Jr., presentaba las andanzas de David Lizewski (Aaron Taylor-Johnson), un adolescente simplón que decide convertirse en superhéroe… aunque no tiene ni superpoderes ni agilidad ni fuerza; sólo un disfraz y las ganas de combatir a los malos. En su camino se cruzan otros “entusiastas”: Big-Daddy (Nicolas Cage), su pequeña pero letal hija Mindy/Hit-Girl (Chloë Grace Moretz), y Chris D’Amico/Niebla Roja (Christopher Mintz-Plasse), quien resulta ser el hijo de un temible mafioso. La explosiva mezcla de diversión e hiperviolencia le ganó a la película muchos fanáticos. La llegada de Kick-Ass 2 era cuestión de tiempo.

Tras un tiempo alejado de las calles, Dave retoma su carrera como Kick-Ass y pronto se una a una suerte de Liga de la Justicia de superhéroes de la vida real, liderada por un extravagante ex mafioso (Jim Carrey), devenido en hacedor del bien. Por su parte, Mindy, ahora adolescente y bajo la protección de un amigo policía de su padre, intenta dejar su faceta de Hit-Girl para tratar de ser una joven normal, con amigas y novio deportista. Una tarea más difícil que el peor de los criminales. Y hablando de criminales, Chris abandona su traje de Niebla Roja para transformarse en The Motherfucker, el villano de turno, que tiene en mente vengarse de Kick-Ass mediante grandes recursos económicos y temibles matones. Por supuesto, las peleas y la sangre no se harán esperar.

La secuela de Kick-Ass repite aciertos y errores de la primera parte. Por un lado, sigue siendo un entretenimiento imparable, con momentos desopilantes, sobre todo cuando los personajes quieren perfeccionarse como los buenos o como los malos, según corresponda (aquí se llevan los aplausos Taylor-Johnson y Mintz-Plasse). Además, el director Jeff Wadlow le pone garra a las secuencias de acción, que vuelven a incluir humor negro e incorrección política. Por otro lado, reaparecen problemas con los tonos: hay comedia, hay sátira dirigida a la figura de los superhéroes, hay drama; pero sin una cohesión general, como si se tratase de fragmentos de películas distintas. Es posible que sea buscado desde el vamos, pero el desequilibrio entre tonos hace ruido.

Chloë Grace Moretz vuelve a robarse sus escenas (la película toda, incluso), a la hora de repartir golpes y puñaladas pero también desde el costado más humano de su personaje. En estos años quedó demostrado que es una actriz con un enorme presente y, si todo va bien, mucho futuro. Jim Carrey podría haber estado mejor aprovechado, lo que también sucede con John Leguizamo, pese a que sus diálogos con Chris son garantía de carcajadas.

Aún sin ser genial, Kick-Ass 2 jamás renuncia a su espíritu de divertimento salvaje y –lo que no es poco- nos deja con ganas deser nosotros mismos, al menos por un rato, superhéroes de verdad.

calificacion_3

Por Matías Orta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS