A Sala Llena

La ciencia ficción y la cuestión de género

Imaginá levantarte una mañana, entrar a la web y descubrir el anuncio del nuevo actor que encarará a James Bond, abrir el link y descubrir que es Scarlett Johansson. Esa situación se hizo realidad para millones de fanáticos del Sci-Fi/Fantasy con el anunció de Jodie Whittaker como la nueva Doctora de Doctor Who. Pero hay mucho más detrás de esta decisión de casting que sólo una cuestión de géneros.

Primero, un breve repaso. Doctor Who es una serie referente a nivel internacional, y bien merecido tiene ese lugar. Lleva más de 50 años, tuvo dos etapas en la TV británica, comics, novelas, webisodes, y llegó hasta las pantallas cinematográficas de nuestro país dos veces, con entradas agotadas. La idea de un producto que perdure en el tiempo con tanta exposición se debe a un standard de calidad alto, pero también -para qué negarlo- a una gran fórmula: renovar al protagonista cada tanto. Es canon en la serie que el protagonista morirá y se regenerará, será el mismo personaje, pero encarnado por otro actor. La fórmula fue un éxito durante años, y tuvo 7 doctores hasta que finalmente la cancelaron en el ‘89. El recambio generacional no funcionó como se esperaba y después de 27 años, la serie dejó de estar al aire… Sin embargo, el personaje nunca desapareció. Después de varios comics, novelas, audio-libros y una película, en 2005 volvió de la mano de Russell T. Davies y con Christopher Eccleston como protagonista, y juntos con ellos, volvieron el rating y los fans. Fue el comienzo de una década dorada en donde el Doctor estaría por todos lados. Russell T. Davies sumó al staff de guionistas a un gran talento de la TV británica llamado Steven Moffat, al igual que él, un confeso fanático de la serie original. Moffat traía consigo la experiencia de haber escrito un especial cómico del Doctor en esos años de ausencia en la BBC. La Maldición de la Muerte Fatal, así se titulaba, fue un extraño punto de partida para una crísis que hoy estalla en todos lados. Ese corto humoristico con grandes nombres como Hugh Grant, Rowan Atkinson y Jim Broadbent entre otros, todos encarnando al nuestro querido Lord del Tiempo, terminaba con una vuelta de tuerca inesperada, después de varias muertes y regeneraciones, el doctor volvería como mujer. Ese día, todos se rieron. Hoy el asunto viene en serio.

En 2008, Russell T. Davies dejaría vacante el rol de productor ejecutivo, y Steven Moffat lo ocuparía. Las primeras palabras del nuevo doctor incluirían, por supuesto, un chiste en el cuál el doctor duda de su propio sexo “¿Soy una chica? ¡No!”, y ese sería el segundo en una larga serie de pasos hacía el cambio. Ahora bien, es importante destacar algunos puntos antes de seguir adelante. El primero es dejar bien en claro, tanto Russell T. Davies como Steven Moffat son dos guionistas con un talento superlativo, y ambos dos libraron varias batallas. Davies combatió a los racistas y a los homofóbicos al incluir personajes con ambas características. El éxito contundente de esa inclusión fue entender que esas características no definían al personaje. Mickey era el novio simpático y celoso de Rose, y además, era negro. Martha era una joven muy inteligente recién recibida de medicina con ganas de ayudar a todos, que además, era negra. El Capitán Jack Harkness era un carismático líder al que le encantaba seducir mujeres… y hombres. El combate contra los prejuicios estuvo ahí, pero no era la esencia. La era Moffat fue muy criticada por distintos grupos feministas por el tratamiento que recibían los personajes femeninos en la serie. Si bien los esfuerzos de Moffat en incluir roles femeninos que sean “ejemplos positivos” son palpables, no siempre fueron exitosos. Pero si hay que reconocerle que tanto dentro, como fuera de la pantalla, el trabajo de Steven siguió la línea Russell. Hubo un espacio para personajes LGBT y actores de distintas razas y edades, y se tomó el tiempo de ir preparando el terreno para el desafío más grande.

Dos temporadas atrás aparece un nuevo némesis, Missy. Gran revelación de final de temporada, en realidad Missy es una versión femenina del gran archienemigo del Doctor, el Maestro. Finalmente es canon en la serie que una regeneración puede implicar un cambio de Sexo. En la temporada siguiente un Lord del Tiempo (la raza extraterrestre a la que pertenece el protagonista) muere y en pantalla, por primera vez, lo vemos regenerarse como mujer. Ya no sólo es canon, sino que la transformación se vió en pantalla. Sin embargo, todo este progreso fue eclipsado en 2017: tanto Moffat como Peter Capaldi, el actor que encarna al Doctor anunciaron su partida de la serie. El sucesor como productor ejecutivo fue anunciado hace ya varios meses: Chris Chibnall, un viejo conocido de la casa quién fuera escritor en temporadas anteriores y luego partiría (junto con otros ex-Doctores) a hacer otra serie para la BBC. Anunciado el cambio el mundo comenzó a preguntarse ¿Quién será el próximo Doctor? La danza de nombres comenzó y picó en punta Kris Marshall, parecía casi confirmado. Sin embargo, en paralelo los periodistas y fanáticos nunca dejaron de especular con otra posibilidad: ¿Y si es una doctora? Muchos no tardaron en arrojar sus predicciones. Tilda Swinton y Hayley Atwell era favoritas entre los fanáticos, y otras se auto postularon para el rol.

Hoy, Domingo 16 de Julio de 2017, segundos después de que Roger Federer ganara su octavo Wimbledon sin ceder un set se hizo el anuncio, Jodie Whittaker quién trabajó con Chris Chibnall en la serie BroadChurch fue anunciada como la 13va persona en encarnar al Doctor. Las redes estallaron en odio y bronca, y en alegría y festejo.

Que una serie con un público de apertura mental como el de Doctor Who tenga tal rechazo es insólito. El mismo público que aceptó y amó parejas interraciales y héroes gays. Que le hizo frente a las guerras con posición pacifistas. Uno que está acostumbrado a dejar partir al protagonista y recibe a uno nuevo con brazos abierto. Ese que recibió con brazos abiertos que el enemigo mortal de su héroe favorito se vuelva mujer y coqueteen entre ellos, no acepte a una encarnación femenina del protagonista. Ya pasaron 54 años del primer episodio, el especial La Maldición de la Muerte Fatal ya llegó a la mayoría de edad, puesto transcurrieron 18 años de su emisión, y vivimos 7 temporadas desde aquel momento en el que el Doctor pensó que se había regenerado en el cuerpo de una mujer. Descubrimos que Missy era el Maestro 24 episodios y 3 especial atrás, pero por algún motivo, para algunos, no parece haber sido suficiente. Sin embargo, las barreras hay que romperlas si eso significa dar un paso hacia la igualdad, si eso significa libertad creativa, y si eso nos lleva hacia una historia mejor. La cuestión acá no es de género, o mejor dicho, lo es más que nunca, porque si de algo se trata la ciencia ficción es de cruzar fronteras, y como se dijo, si algo entendieron en esta serie es que cada vez que incursionaron derribando un prejuicio fue siempre cuidando la narración y en pos de hacerlo de la mejor manera posible.

Así como Russell T. Davies le dio la posibilidad a un actor dramático como Christopher Eccleston, y luego al ex-Casanova y ex-Harry Potter David Tennant, así como Moffat se la jugó por un desconocido Matt Smith y luego apostó por un actor cómico famoso por sus insultos como Peter Capaldi, y todos ellos, sin excepción, nos maravillaron, hoy nos preguntamos: ¿Qué esperamos del dúo Chris Chibnall y Jodie Whittaker? La respuesta es… exactamente lo mismo.

Bienvenidos, vamos por la siguiente aventura.

© Tomás M. Luzzani, 2017

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS