A Sala Llena

La Ilusión de Estar Contigo (Gemma Bovery)

(Francia/ Reino Unido, 2014)

Dirección: Anne Fontaine. Guión: Anne Fontaine y Pascal Bonitzer. Elenco: Fabrice Luchini, Gemma Arterton, Jason Flemyng, Isabelle Candelier, Niels Schneider, Mel Raido, Elsa Zylberstein, Pip Torrens, Kacey Mottet Klein, Edith Scob. Producción: Philippe Carcassonne y Matthieu Tarot. Distribuidora: Ifa Cinema. Duración: 99 minutos.

A merced del azar.

Si bien a primera vista La Ilusión de Estar Contigo (Gemma Bovery, 2014) puede ser confundida con cualquier otro ejercicio de Anne Fontaine en esa provocación light que la caracteriza desde el inicio de su carrera, a decir verdad estamos ante su obra más coherente y mejor delineada a la fecha, una pequeña sorpresa en la que se unifican con elegancia la potencialidad retórica del relato de base y los intereses de siempre de la directora. En sí la película es una suerte de reinterpretación colateral de Madame Bovary, la archiconocida novela de Gustave Flaubert, pero ahora volcada hacia una aproximación metadiscursiva que gusta de trasladar la posición simbólica del lector a un personaje dentro de la trama, Martin Joubert (Fabrice Luchini) en este caso, un parisino amante de la literatura que -buscando paz y tranquilidad- se hace cargo de la panadería de su padre en un pueblito de Normandía.

Justo enfrente de su hogar se muda un matrimonio de ingleses con los llamativos nombres de Charlie (Jason Flemyng) y Gemma Bovery (Gemma Arterton), circunstancia que deja todo servido para que Martin comience a maquinar paralelismos entre la realidad y la ficción de Flaubert. El interesante guión de Pascal Bonitzer y la propia Fontaine, inspirado en una novela gráfica de Posy Simmonds, coquetea con varios estereotipos de lo que suele ser el régimen macro del cine francés, como por ejemplo las referencias costumbristas y una sensualidad más o menos explícita, para a posteriori -y de a poco- ir complejizando la progresión según un criterio más amplio. En esencia la primera media hora está dedicada a la contemplación de Martin para con Gemma, un cariño a la distancia que se transforma en obsesión cuando la señorita empieza un romance clandestino con un joven muy acaudalado.

A partir de este punto la historia se mete de lleno en lo que se había insinuado en el prólogo del film, léase el penoso destino de Gemma y la posibilidad de que su infidelidad juegue un papel en el mismo. Corrigiendo por completo los problemas que aquejaban a sus opus anteriores, como por ejemplo Coco antes de Chanel (Coco avant Chanel, 2009), La Chica de Mónaco (La Fille de Monaco, 2008) y Nathalie X (2003), en esta oportunidad Fontaine logra sintetizar -con gracia y naturalidad- un tono tragicómico y un desempeño sutil por parte de todos los integrantes del elenco. En lo que respecta al primer ítem, de hecho uno de los grandes aciertos de La Ilusión de Estar Contigo pasa por su pulso narrativo, el cual no abusa de los infortunios sentimentales de los protagonistas ni tampoco se toma en solfa sus sueños y sus pretensiones, enfatizando siempre una inflexión intermedia y bastante cándida.

Más allá de la eficacia de Luchini y su maravilloso rostro, enmarcado en un desconcierto de rasgos embelesados y/ o atónitos, sin lugar a dudas es la presencia de la despampanante Arterton el ingrediente fundamental de la propuesta: la británica impulsa lo que podría haber sido una simple anécdota acerca de la sequedad y el aburrimiento provincianos hacia regiones más placenteras, vinculadas al éxtasis erótico con cuentagotas y el arte de sucumbir a la tentación por la tentación en sí (la actriz magnetiza la pantalla con su belleza y un puñado de miradas al paso). Hoy la directora prorroga una buena racha iniciada con Madres Perfectas (Adore, 2013), otro trabajo delicado que se alejaba de la pomposidad de las pasiones sin freno, y vuelve a demostrar que ha pulido su registro cinematográfico en pos de balancear la atracción, el repliegue, la consumación y el saberse a merced del azar…

calificacion_4

Por Emiliano Fernández

 

Citas literarias.

El anteúltimo film de Anne Fontaine (Madres Prefectas, 2013) es una adaptación de la novela gráfica de la caricaturista inglesa Posy Simmonds, que se publicó durante la década del noventa en las páginas del diario británico The Guardian para finalmente editarse en forma de libro en 1999. La película respeta la historia y el tono tragicómico de la novela gráfica de Simmonds, comenzando con el relato del panadero Martin Joubert en un pueblo ficticio de la región de Normandía, al norte de Francia, sobre una tragedia en medio de la belleza natural del paisaje galo.

A partir de la culpa de Martin por lo ocurrido, La Ilusión de Estar Contigo reconstruye la historia de Charlie y Gemma Bovery, una pareja inglesa que se muda a Francia para vivir en el campo y disfrutar de los placeres de la comida local. Apenas llegan a su nuevo hogar, una antigua casa rústica, conocen a su vecino Martin y su esposa Valérie. El panadero instantáneamente se obsesiona con la pareja por el parecido de sus nombres y apellidos con el de los protagonistas de la novela Madame Bovary de Gustave Flaubert, uno de los mejores exponentes del estilo realista romántico del siglo XIX.

La similitud apelativa da lugar a una repetición de las andanzas amorosas de Emma Bovary por parte de la bella Gemma, interpretada por la actriz inglesa Gemma Arterton, que preocupa aún más al entrometido panadero. La labor de vigilancia en un principio da lugar a la intervención con el fin de impedir que la chica termine trágicamente como la protagonista de la novela de Flaubert.

La película de Fontaine se centra en la relación platónica entre Gemma y Martin, ya sea a través de la coincidencia de los paseos de sus respectivos perros, en la predilección de la joven por las delicias de la panadería o en la amistad que ambos alimentan por motivos distintos. El resto de los personajes deambulan como satélites alrededor de estos dos planetas.

La gracia y la calidez de los protagonistas sostienen esta simpática propuesta que juega con el relato de la tragedia de la extraordinaria novela de Flaubert para construir su propia historia con un tono cómico, romántico y por momentos cínico. La Ilusión de Estar Contigo funciona además como un paralelismo sobre el devenir de la burguesía y el rol de la mujer tras el paso del tiempo y los cambios sociales. Si en Madame Bovary la vida campestre era sinónimo de crudeza, en la actualidad es en el Primer Mundo una elección de retiro por parte de personas mayores que precisan descanso y jóvenes que prefieren vivir un tipo de vida menos agitada que la que ofrecen las grandes ciudades.

La propuesta de la directora oriunda de Luxemburgo es interesante e ingeniosa y adapta respetuosamente la obra de Simmonds para ofrecer un film íntimo que se adentra en la banalidad de la burguesía, en sus temores y en su cultura en el contexto de la encantadora campiña francesa, creando una historia auténtica y sencilla.

calificacion_3

Por Martin Chiavarino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS