A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Limbo alucinante

Limbo alucinante es una película deforme, lisérgica, despreocupada e irreverente. Cualidades que le caben a la perfección a un director totalmente anacrónico como Tetsuo Lumiere y que acá encuentra, en cada escena, un humor que campea entre el slapstick, lo camp y la ironía más estrafalaria. 

La historia es chiquita pero universal: Leo (Tetsuo) se separa de su pareja en Chile, a su vez que enfrenta, como otros millones de seres humanos en el mundo, las trabas y problemáticas acarreadas por la pandemia del 2020, generada por la enfermedad del COVID 19. Aislado, entregado a sus más profundas tribulaciones, Leo intentará resistir la decisión tomada por su ex de terminar con la relación, insistiendo en darle otra oportunidad o simplemente volver a verse para aclarar las cosas. En ese sentido, Limbo alucinante encuentra sus mejores momentos, dejando en claro la entrega que hace Lumiere no sólo como director y guionista, además como actor: un fiel heredero Buster Keatoniano criollo sometido a todo tipo de ridículos, principalmente por las miserias existenciales a las que expone a su personaje. Éste tipo de representación a la que suele recurrir el director es de lo más atractivo de la obra. Sus cortos y videos son un claro ejemplo de ello. 

En su delirio más sobreexpuesto, Limbo alucinante da un giro sumamente bizarro, pero reflexivo a su vez, en donde el protagonista logra viajar a otra dimensión gracias a una aplicación para el celular. Allí el relato tomará aristas de ciencia ficción metafísica, en cuya extrañeza visual y conceptual logrará momentos por demás hilarantes. 

Leo, del otro lado, hará contacto con un personaje Mefistófeles con cabeza de virión y con quién mantendrá discusiones y enfrentamientos sobre la vida, las relaciones humanas, el amor y la muerte. Si, el villano acá es el mismísimo COVID 19, o al menos un tipo disfrazado de él. Además de que en esa dimensión alterna hay políticos tan o más corruptos que los que solemos abordar en la realidad. Todo sazonado con animaciones extremadamente delirantes que suponen a éstos mequetrefes que intentan gobernar ese espacio desconocido y a los que podemos identificar claramente con algunos relacionados a la cotidianidad actual Argentina (¿cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia?). Si bien el tono totalmente despreocupado está presente en cada fotograma, su necesidad de entablar una mirada intelectual en cuanto a la sociedad y sus preceptos, así como el de un país y su funcionalidad para con ella, no la vuelven irresponsable del todo. 

Limbo alucinante es así un disfraz, una película que tira, entre líneas, todo tipo de reflexión sobre la naturaleza del ser humano indagando entre humoradas de todo tipo en un espacio totalmente surrealista. Algo así como El séptimo sello (1957), pero sin lo estúpidamente críptico y pretencioso de la película de Bergman. Al menos Tetsuo nos hace pasar un rato divertido y entretenido, aún cuando en ella nos recuerda que quienes a veces nos gobiernan, suelen ser tan malvados como un virus letal y desenfrenado. 

(Argentina, 2024)

Guion, dirección: Tetsuo Lumiere. Elenco: Tetsuo Lumiere, Matías Gallego, Ana Burgos, Catalina Sofía.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter