A Sala Llena

Mente Implacable (Criminal)

(Estados Unidos/ Reino Unido, 2016)

Dirección: Ariel Vromen. Guión: Douglas Cook y David Weisberg. Elenco: Kevin Costner, Gary Oldman, Tommy Lee Jones, Ryan Reynolds, Jordi Mollà, Gal Gadot, Michael Pitt, Amaury Nolasco, Alice Eve, Antje Traue. Producción: Chris Bender, Christa Campbell, Boaz Davidson, Mark Gill, Lati Grobman. Distribuidora: Distribution Company. Duración: 113 minutos.

El proceso de asimilación.

Consideremos por un momento el lento deterioro retórico de los tanques hollywoodenses durante los últimos lustros y la banalización que trae aparejada, en especial en términos de la anulación del vigor discursivo del pasado en favor de una corrección política que la va de “canchera” pero que casi siempre resulta insulsa. La violencia y el sexo, a la par de la contextualización que la industria le asigna a ambos tópicos, son los barómetros principales a la hora de juzgar en qué situación estamos: desde los films de superhéroes hasta los péplums refritados a puro CGI, nos encontramos con un tono neutro que pretende dejar a todos contentos y nada tiene que ver con las hermosas barrabasadas formales de décadas anteriores (pensemos en la violencia pasteurizada actual -esa que no muestra los efectos dolorosos de su accionar- o en la ausencia total de desnudos y/ o una mínima corporalidad).

De hecho, comparando el insípido estado del arte contemporáneo con representantes no muy luminosos de otros períodos, uno hasta llega a ver con buenos ojos -por ejemplo- a aquellos mamotretos de superacción de los 80 y 90, los cuales por lo menos se hacían un verdadero festín en torno a las bravuconadas de la derecha más hueca y aparatosa, lo que sin duda está mucho más cerca de esa furia imparable que debería primar en el ámbito artístico en general (el cine para “señoritas y señoritos” aburre en función de su levedad inofensiva y su ideología de amplitud multitarget). Mente Implacable (Criminal, 2016) invoca de manera explícita aquellas premisas ridículas de antaño y lo hace elevando el nivel de una incorrección que incluye algo de brutalidad seca y una tanda de asesinatos de pobres diablos y autoridades estatales de diverso calibre, un esquema sorprendente por estos días.

Haciendo gala de referencias a Contracara (Face/Off, 1997) y El Hombre del Jardín (The Lawnmower Man, 1992), aquí el relato invierte el destino de Ryan Reynolds en la reciente Inmortal (Self/less, 2015): si antes era el receptor de la conciencia de otro personaje, hoy es él quien traspasa su intelecto y memoria a un tercero, en este caso nada menos que un psicópata/ presidiario muy rústico interpretado estupendamente por Kevin Costner. Desde ya que el trasfondo narrativo está vinculado a una nueva proeza en pos de detener a un villano que pretende consignarnos a esa anarquía que tanto temen los norteamericanos, todo con Tommy Lee Jones y Gary Oldman como los artífices de la transferencia de conexiones neuronales. La película ofrece un retrato del proceso de asimilación de turno y nos regala muchas escenas de acción alrededor de los intentos cruzados por controlar al protagonista.

A decir verdad no estamos ante ninguna joya de séptimo arte -ni nada que se le parezca- y en ocasiones los 113 minutos del metraje se sienten un poco gratuitos, sin demasiada justificación dramática, no obstante la virulencia del personaje de Costner y el modo en que se mofa a lo bestia de los referentes de la CIA constituyen elementos disruptivos a favor de la propuesta. El director Ariel Vromen no llega al excelente nivel de su opus anterior, The Iceman (2012), pero aun así tiene el buen tino de sacarle el jugo al guión descontracturado de Douglas Cook y David Weisberg, un dúo cuyo trabajo más recordable hasta este momento era La Roca (The Rock, 1996), aquel otro baluarte de la testosterona delirante de tiempos no tan lejanos. Qué lástima que los estereotipos ya no estén al servicio del absurdo más desprejuiciado y films como el presente sean las excepciones en la trivialidad actual…

calificacion_3

Por Emiliano Fernández

 

Vergüenza de clase.

En los primeros minutos de Mente Implacable asistimos a una secuencia de persecución con todos los elementos para que funcione: tiene tensión, adrenalina y hasta el suspenso en dosis justas. Es una pena que a continuación la historia se haga presente, y no por el hecho de situar la narración en un orden propio del género: la particularidad del guión hace que el verosímil -en cuanto a estiramiento- sea el rasgo principal de una película, en teoría, orientada a saciar esa necesidad de berretismo casi desaparecido del cine que se estrena -todavía- en salas de cine. La tensión del verosímil nace a partir de que un convicto irrecuperable, Jericho Stewart (Kevin Costner), es el único candidato para un experimento que consiste en “implantarle” los recuerdos de un agente de la CIA asesinado, con el objetivo de que termine una misión crucial.

Jericho es tironeado tanto por los agentes de turno de la Central de Inteligencia como así también por un villano anarquista español (¿?) interpretado por Jordi Mollà. La rusticidad de este antihéroe es lo que se destaca en la interpretación de un viejo lobo como Kevin Costner, un actor que ha sabido mofarse de sí mismo y bajar los niveles de ambición que supo tener hace un par de décadas. De todos modos el asunto se sobrecarga de seriedad cuando el antihéroe Jericho asimila los recuerdos familiares del pobre agente, así brotan una serie de sentimientos que no poseía y objetivos más políticamente correctos que los de asesinar agentes, golpear a civiles inocentes y destrozar todo a su paso. El director Ariel Vromen (The Iceman) se enreda en los tonos, entre la gravedad y la liviandad de su historia, porque la transformación de Jericho de un animal salvaje a un héroe clásico y altruista tiene menos carga de verosimilitud que el propio experimento. Tampoco colaboran las genéricas secuencias de acción ni los gritos de Gary Oldman, mucho menos el inexpresivo rostro de Tommy Lee Jones, ambos desperdiciados en un elenco que parece el de un proyecto clase A de Hollywood.

El estudio Millenium Films (que produce la película) tomó la posta de Cannon, aquella productora de los 80 que propiciaba felicidad envuelta en películas clase B con absoluta conciencia de limitaciones, pero también de estructuración de un entretenimiento erigido con nobleza. No es el caso de Millenium, que en los últimos años expone más su pobreza en el hecho de congregar a estrellas que en pulir sus guiones. Mente Implacable es la fiel demostración de lo que sucede en la actualidad con el estudio: tiene vergüenza de ser clase B y se disfraza de mainstream bajo el prestigio de sus elencos.

calificacion_2

Por José Tripodero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

Tu forma de ver el mundo

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS