A Sala Llena

Suerte

 

Suerte

Autor, Concepción y Intérprete: Marcelo Savignone. Vestuario: Mercedes Colombo. Escenografía: Lina Boselli. Iluminación: Luciano Cohen, Marcelo Savignone. Video: Richard Shpuntoff. Música: Víctor Malagrino. Prensa: Te Hago la Prensa.


Un material tragi-cómico con “el suicidio” como tema central. El actor (también cantante y bailarín de repente) narra el suplicio de su vida luego de una separación con su pareja.

La vida no le sonríe en absoluto. Todo le sale mal. El tipo se encuentra alterado, desequilibrado, desilusionado, desmotivado, y todo esto genera un círculo vicioso que va de mal en peor. Ni sus intentos por quitarse la vida son exitosos. Es un looser total. Cada vez más averiado y más enojado con la situación cae en lugares en los que personalmente me ví reflejada. El agarrarse la bronca con un objeto que se nos cruza en el camino y nos hace tropezar una y otra vez y putearlo con una furia desmedida, el comenzar a insultar al otro, entrando en calor y elevando el tono y luego pedirle “calmate un poquito!”, el llamado obsesivo al otro y pensar que todo el universo conspira en su contra…

La actuación de Savignone merece una mención especial.

El intérprete y autor (que hemos visto en la pantalla chica y con una amplia trayectoria en teatro) tiene la capacidad de representar todas las escenas con un detallismo importante, con una gestualidad muy rica, con movimientos justos que nos meten en el estado de desesperación del protagonista y nos hacen reír y sufrir junto a él. 

Este tema delicado y filosófico nos hace  cuestionar ciertos puntos a lo largo de la obra.

¿Está correcto el suicidio? ¿Es preferible morir o vivir sufriendo? ¿Es el suicidio un acto de cobardía? ¿Todo sale mal porque sí, por mala suerte o porque uno tiene tan mala energía que lo único que genera es fracasos? 

Quizás sigamos con muchas de estas preguntas, pero la obra abre el juego para indagar un poco más acerca de la vida de un suicida fallido. O no.

M. Savignone es el director del Teatro donde se monta esta obra. Y no se de dónde toma fuerza para realizar más tarde otro unipersonal: Vivo

Decíamos… el autor se nutrió de obras como El Suicidio (Emile Durkheim), Los Suicidas (Antonio Di Benedetto), El mito de Sísifo (Albert Camus), El accidente (Francis Bacon) y Bailarina en la oscuridad (protagonizada por Björk).

Las escenas donde el protagonista intenta distintos métodos de suicidio, que van desde el prenderse fuego hasta el ahorcarse o tomar veneno, se van separando por musicales donde el actor canta y baila de modo muy bizarro.

Los movimientos de seductor son muy buenos, y la voz está bien teniendo en cuenta que no es un cantante. Los temas elegidos para interpretar claramente giran en torno a la muerte.

Los detalles de la obra están finamente seleccionados. Los objetos, el espacio…todo se utiliza y se capitaliza para completar y terminar de dar forma a esta obra donde la actuación, el guión, los recursos actorales, corporales, musicales, lumínicos están en manos de expertos y hacen que el público salga más que satisfecho por ver un espectáculo realmente bien hecho y que deja que hablar.

Teatro: Belisario – Av. Corrientes 1624

Funciones: Sábado: 21.30 hs.

Entradas.: $ 40. Estudiantes y Jubilados: $30.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS