A Sala Llena

The Master, según Tomás Maito

El impactante universo de Anderson.

Paul Thomas Anderson es uno de los mejores realizadores que dio el cine estadounidense en los últimos tiempos; y con obras profundas que excavan entre lo más interior y desgarrador de la personalidad humana, ha desarrollado un estilo único y personal.

The Master – su nuevo film – no es la excepción, ya que la narración expone los más locos y desquiciados comportamientos de Freddie (Joaquin Phoenix), un veterano de la Segunda Guerra Mundial quién queda traumado psicológicamente. Entre el alcoholismo y sus perversiones sexuales, el protagonista se encuentra con Dodd (Philip Seymour Hoffman), líder de una organización filosófica que se basa restablecer la calma interior de las personas usando un método similar a la hipnosis. A partir de ésto emprenden una importante relación que desencadena en diversas consecuencias.

Si hay algo característico de los films de Anderson, es que éste saca el mayor potencial de sus actores, siendo ejemplo de ésto los memorables trabajos de Adam Sandler en Embriagado de Amor y Daniel Day-Lewis en Petróleo Sangriento. En The Master, la actuación de Phoenix es descomunal, creando un personaje desquiciado que ante cada gesto, interpretación del parlamento o participación que tiene dentro de la acción dramática resulta no sólo creíble, sino impactante. Tampoco es para no prestarle atención al papel de Seymour Hoffman – ya fetiche del director – quién también se destaca por un trabajo categórico.

El film es complejo, de creativos diálogos y situaciones de alta tensión, siendo de suma importancia como Anderson mantiene el hilo narrativo, no sólo a partir del excelente dueto actoral y el buen guión del que también es autor; sino que también los hechos se conjugan de gran manera mediante el brillante acompañamiento musical de Jonny Greenwood, como lo impactante que provoca que la obra este filmada en 70 mm, manifestando una nitidez y esplendor deslumbrante en cada plano.

The Master es otra gran obra de Anderson, de complejos tópicos narrativos y visuales, cómo de descomunales actuaciones por parte de Phoenix y Seymour Hoffman. Una experiencia atrapante que indaga entre las emociones más desquiciadas de cada uno de sus personajes, y sin duda que resulta una pieza más de la destacada filmografía de un director más que consagrado.

calificacion_4

Por Tomás Maito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS