A Sala Llena

Un Espía y Medio (Central Intelligence)

(Estados Unidos, 2016)

Dirección: Rawson Marshall Thurber. Guión: Rawson Marshall Thurber, David Stassen y Ike Barinholtz. Elenco: Dwayne Johnson, Kevin Hart, Amy Ryan, Danielle Nicolet, Jason Bateman, Aaron Paul, Ryan Hansen, Tim Griffin, Timothy John Smith, Thomas Kretschmann. Producción: Peter Principato, Scott Stuber y Paul Young. Distribuidora: Distribution Company. Duración: 107 minutos.

Sobre el cine difuso.

Si tenemos presente que no debe haber género más maltratado por Hollywood que la comedia, una película como Un Espía y Medio (Central Intelligence, 2016) no resulta tan mala después de la catarata de las últimas dos décadas de productos perezosos, aburridos y extremadamente tontos con los que nos vienen torturando los gigantes norteamericanos (catarata que por supuesto encuentra su espejo en determinados sectores de la prensa y el público que carecen de una mínima formación humanista que no sea la que brinda el mainstream, dícese de la oda al entretenimiento liviano e insignificante que no deja rastros y se agota en el acto del consumo). Aquí el director Rawson Marshall Thurber levanta la puntería con respecto a sus trabajos fallidos anteriores y redondea un film olvidable pero simpático, un mérito que pareciera escasear cada vez más en la industria cinematográfica.

En lo que atañe al apartado positivo, la obra recupera con relativa eficacia a las comedias de espionaje de antaño y combina aquellos rasgos formales con las marcas de estilo de las buddy movies y los thrillers de acción, todo ello dentro de lo que vendría a ser -a nivel de su corazón comercial- un vehículo/ exploitation personal de los protagonistas, los señores Dwayne Johnson y Kevin Hart. Lamentablemente, ya adentrándonos en los detalles menos placenteros, la propuesta también cae en una serie de problemas típicos del cine estadounidense contemporáneo que giran alrededor del guión de turno, uno que limita el histrionismo de los actores, desaprovecha destellos de lo que podrían haber sido núcleos cómicos y hasta recurre a salidas vulgares y fuera de lugar en escenas que ameritaban jugarse en serio por la idea que sobrevuela toda la historia, la de luchar contra el bullying.

La acción comienza en 1996, durante una graduación de secundaria, momento en el que las autoridades homenajean al estudiante más prometedor de la camada, Calvin Joyner (Hart), y unos imbéciles/ abusones lanzan desnudo en medio del acto al estudiante que recibió más burlas por su peso, Robbie Wheirdicht (Johnson). Veinte años después, Joyner es un triste contador que siente que ha fracasado en su vida y que sin darse cuenta termina envuelto en una trama de espionaje internacional debido a que su ex compañero Wheirdicht, ahora un musculoso agente de la CIA rebautizado Bob Stone, lo contacta vía Facebook. Lo que empieza como un encuentro inocente para recordar viejos tiempos de pronto se transforma en una investigación bastante difusa en pos de dar con el paradero de un tal “Tejón Negro”, un traidor que pretende vender los códigos de los satélites norteamericanos a un terrorista.

Desde ya que lo único que le otorga una mínima coherencia al producto es la química entre Johnson y Hart, circunstancia que por cierto no es poca cosa si consideramos que ambos por separado lejos han estado de entregar un cúmulo de opus interesantes, más bien todo lo contrario. Esto asimismo trae a colación a otro de los déficits más apremiantes del Hollywood actual, el hecho de ni siquiera saber explotar la capacidad -dramática, cómica, física, etc.- de intérpretes que no son una maravilla pero sí profesionales adiestrados por la misma industria, a los que suelen dejar flotando en el vacío de obras muy esquemáticas y a mitad de camino de todo. En síntesis, Un Espía y Medio es un film apenas digno que podría haber sido mejor si se decidiese entre el delirio o la seriedad y si hubiese presionado mucho más en torno a los traumas adolescentes de Stone y el estado de insatisfacción de Joyner…

calificacion_2

Emiliano Fernández

[email protected]

 

Dwayne Johnson es un prolífico actor consolidado como héroe de acción pero con una gran versatilidad para reproducirse en el cine de aventuras y ocasionalmente rodar una comedia como en esta ocasión. Un Espía y Medio es el regreso de “La Roca” al género luego de sus últimas participaciones en películas como El Súper Agente 86 o ese coqueteo con la nueva comedia americana en la excelente Policías de Repuesto, de Adam McKay.

También el director Rawson Marshall Thurber había recorrido un camino con algunos puntos de contacto con la nueva comedia americana en su anterior película, la subvalorada ¿Quién *&$%! son los Miller? Pero ahora regresa a un registro más parecido a la comedia tradicional ultra profesional de Hollywood, ese tipo de comedias bien construidas que sirven para engrosar la cartelera con estrenos medianos, fuera de las convenciones actuales donde todo es dominado por los tanques de taquilla.

Bob (Johnson) era un nerd obeso en la escuela secundaria que era sometido a los más crueles actos de bullying por sus compañeros, y solo era tratado con compasión por Calvin (Kevin Hart), el atleta héroe y la persona más popular y con el futuro más prometedor del colegio. Thurber convierte ese momento en el inicio narrativo de la película y con una elipsis de 20 años reconstruye el espacio alrededor de la reunión escolar por las dos décadas de egresados. El director trabaja -como eje emocional- lo que no fue. Bob ya no es más un obeso, es un musculoso agente de la CIA mientras que Calvin entregó su promisorio futuro en pos de un burocrático trabajo de contador. Al reunirse con Bob la noche anterior a la fiesta del reencuentro, Calvin comienza a meterse en una compleja trama de espionaje, donde se usan unos códigos de lanzamiento casi como un absurdo MacGuffin para dar rienda suelta a la buddy movie entre Johnson y su bestial cuerpo cinético y el bajito Kevin Hart, una pareja que logra química cinematográfica en cada fotograma.

Persecuciones, mafiosos, tiros, grandes apariciones de personajes secundarios como Jason Bateman y Melissa McCarthy hacen rica en proteínas esta comedia que más allá de algunas redenciones construidas de manera demasiado esquemática, cumple con el manual y la historia de las comedias súper profesionales del cine norteamericano, esas comedias seis puntos que necesitaríamos que se estrenen todas las semanas para recordarnos otras épocas en cuanto a variedad en la cartelera.

calificacion_3

Carlos Rey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS