A Sala Llena

300 Millones

Obra original: Roberto Arlt. Dramaturgia y dirección: Martín Althaparro. Dirección de arte: Alejandro Guiggi. Producción general: Cooperativa Trescientos Millones. Elenco: Eduardo Avendaño, Marcelo Beltran Simo, José Cardozo, María Cruz Carot, Cristian Cimminelli, Ricardo Echezuri, Nora Gut, Laura Ledesma, Nicolas Mascialino, Alicia Naya, Verónica Parreño, Rubén Ramírez, Cecilia Rodriguez, Guillermo María Rosasco, Aixa Vegezzi.Prensa : Duche & Zarate

La ironía en clave de sueño

El mundo miserable es un estrado
donde todo es estólido y fingido,
donde cada anfitrión guarda escondido
su verdadero ser tras el tocado.
Almafuerte

Un baúl de inmigrante. Una muchacha acurrucada sobre él. Una tenue cortina que separa orgánicamente el mundo real del onírico. La muchacha duerme, la muchacha huye, la muchacha sufre. Nos adentramos en el universo de Roberto Arlt. Y no hay otra forma de hacerlo más que como un gran acto de fe, blandiendo solo una certeza: el mundo arltiano nos va a desarmar con un letal “cross a la mandíbula”. No hay vuelta atrás. Preceptos, conceptos y moldes, afuera.
84 años después, en el mismo lugar, se enciende nuevamente la magia. Trescientos millones, obra teatral escrita por pedido de Leónidas Barletta, fundador del Teatro del Pueblo, y pieza nacida de una obsesión -como casi todo en Arlt- a partir de un caso policial de la época, que despliega maravillosamente la ironía arltiana en su máxima expresión. Porque no se puede concebir la obra de Roberto Godofredo Cristophersen Arlt sin el desbaratador efecto de la ironía, como método caustico de crítica social. Todo es un enorme negativo, de colores invertidos y complejos juegos de palabras que nos llevarán a ese lugar diametralmente opuesto. Y ahí reside también la fuerza primordial de la puesta de Martín Althaparro. La severa lectura de la obra y la creatividad para desmontar la fuerza irónica del texto, convierten a su ópera prima en un espectáculo imperdible e imprescindible.
Sofía es una de las tantas inmigrantes que trabaja de sirvienta en el Buenos Aires de comienzo del siglo XX; vorágine de modernidad, de inmigración masiva, de almas perseguidas por las secuelas de una guerra. Y los sueños e ilusiones de Sofía son lo único que la aleja de una ciudad que se encarga de aprisionarla en un mundo de fango, promesas incumplidas, nostalgia, trabajo inhumano y remuneraciones injustas. Una alucinación particular se personifica en el icónico Rocambole quien le devela que ha heredado trescientos millones. Trescientos millones en medio de la miseria extrema es el comienzo de un divagar absurdamente bello de una mujer que no tiene nada, pero con que con solo cerrar los ojos, lo tiene todo.
La originalidad de Trescientos millones reside en la utilización de las intertextualidades entre las múltiples obras del escritor, y en la fuerza simbólica de sus personajes -estereotipos de comienzo de siglo XX- todos, con una gran mochila de sentidos. Porque los personajes en Arlt son contrahechos de rasgos característicos que en su deformidad o enfermedad sólo representan la superfluidad de una contienda, de su situación marginal. Encuentran placer en la “maldad”, en la perversidad de sus actos, en su mundo bajo, en su mente desdichada. La deformación física de sus personajes es fiel metáfora de una sociedad que en las décadas del 20’ y del 30’ es también tuberculosa, tuerta, gibosa y criminal.
Martín Althaparro capitaliza estos personajes que son micro mensajes en sí mismos y genera un relato profundo y potente, con sensible música en vivo, a cargo de Sonia Kovalivker, y una sobria puesta en escena que colabora con esa tenue soga de equilibrista entre la salvadora duermevela y la ilógica realidad. La iluminación, de la mano de Claudio Del Bianco, aporta el dramatismo exacto para los saltos de climas evitando el abrupto y llevándonos sutilmente de las narices en este hipnótico viaje sensorial.
Las atmósferas logradas son fiel reflejo del estilo de Roberto Arlt. En cada uno de los detalles se huele su impronta y sus demonios. Se despliega en el escenario un organizado caos que perturba al espectador, que lo despierta de su letargo, que lo confiere a inmiscuirse en las sensaciones que se le proponen. Y así, se pone en marcha una complicidad activa, una empatía irracional con los esperpentos que se presentan en el escenario, con sus miserias, con sus falencias y, por supuesto, con sus sueños.
No es fácil ponerse en la piel de personajes con el valor simbólico de Rocambole, el Galán, la Sirvienta, el Capitán y la Muerte. Y son justamente los actores que le ponen el cuerpo a esas bombas de sentido, los que se destacan más en el escenario. Guillermo María Rosasco, Cristian Cimminelli, Laura Ledesma, Ricardo Echezuri y Alicia Naya juegan un rol fundamental en un doble frente; como los pilares de la evolución dramática, pero también por la solidez y la fuerza de sus composiciones. El resto del elenco plantea un conflicto común en el teatro independiente y es la heterogeneidad de la calidad de sus performances. Sin embargo, el trabajo actoral es potente y le hace honor a la excelencia de una gran pieza teatral.
El tiempo es algo maravilloso. Solo el tiempo pone las cosas en su lugar. Y fue el tiempo piadoso que colocó donde debía haber estado siempre a la obra de Roberto Arlt. Rechazado y cuestionado a comienzos del siglo XX, cuando la literatura se debatía entre los de Florida y los de Boedo, Arlt continuó escribiendo obsesiones, sueños, y pesadillas a plena luz del día, por las calles de un Buenos Aires que se descubría lúgubre para los inmigrantes y maravillosa para su clase dirigente. El tiempo es algo maravillo, tanto, que ya nos dará la posibilidad de ver nuevas puestas del talentoso Martín Althaparro. ¡Que así sea!

Teatro: Teatro del Pueblo – Av Roque Sáenz Peña 943
Entrada: $ 130 / $80
Funciones: Lunes 20:00 hs.

calificacion_5

 

Por Agustina Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

Tu forma de ver el mundo

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS