A Sala Llena

Amigos con Beneficios

Amigos
con Beneficios
(Friends with Benefits, Estados Unidos, 2011)

Dirección: Will Gluck. Guión: Keith Merryman; David A. Newman.
Elenco: Justin Timberlake; Mila
Kunis; Patricia Clarkson; Woody Harrelson; Richard Jenkins y Jenna Elfman.
Producción: Screen Gems. Distribuidora: Sony. Duración: 109 minutos.

Dylan (Justin Timberlake) es
contratado por la revista GQ como nuevo Director de Arte. Él fue contactado por
la cazatalentos Jaime (Mila Kunis). Rápidamente desarrollan una amistad ya que
Dylan es nuevo en la ciudad y solo conoce a jaime. Una noche, intentando evitar
los lugares comunes que ven en las comedias románticas, deciden empezar a tener
sexo con el objetivo de que no se modifique su relación.

El año pasado Justin Timberlake formo
parte de La Red Social (The Social Network,
2010) como el encantador de serpientes Sean Parker –el creador de Napster- que
luego, siempre según la película de Fincher, influiría en Mark Zuckerberg, el
personaje de Jesse Einsenberg. Timberlake fue uno de los tapados –pero solapado
por las enormes actuaciones de Eisenberg y Andrew Garfield- de esa fábula sobre
un muchacho que pierde su único amigo verdadero y fundó un mundo de
interconexiones.

Básicamente La red social plasma como pocas películas el
zeitgeist.

Ahora llega, también destinada para
una generación donde las comunicaciones pasan por el 2.0 que ya conoce los
códigos de la comedia romántica y aunque en parte se burle de ellas sigue
buscando ese inevitable final felíz, Amigos
con Beneficios
.     

Es justamente ese espíritu de época que
impregna gran parte de Amigos con Beneficios
-no con derechos, ya que los derechos los guardaron para Natalie Portman y
Ashton Kutcher- o al menos su primera mitad previa al conflicto necesario.

Estamos en tiempos donde la velocidad
impera y no hay lugar, o los “emocionalmente dañados” no están dispuestos,
para generar una relación afectiva. Por eso, la dupla protagonista decide
cerrarse a las emociones y tener una relación donde lo que pase en la cama no
tendría que afectar su reciente amistad. Como suele pasar en el deporte, la
teoría dista de lo que es la práctica.

La primera mitad brilla –luego de una
muy buena secuencia de apertura- por sus diálogos rápidos (buena química entre
Kunis y Timberlake), chistes inteligentes y un clima anárquico y ligeramente
amoral. El resto, cuando llega el conflicto protocolar que distancia a la
parejita, usualmente el hombre es el que no sabe lo que quiere o tiene entre
manos, y la película entre en las vías previsibles de la comedia romántica le
juega en contra.

Amigos
con Beneficios
es íntegramente un trabajo de Will Gluck, que ofició
tanto como director como guionista. Ya en la subvalorada Se Dice de Mí (Easy A, 2010) Gluck dio muestra del oficio para
crear personajes de lengua rápida y come
backs
que duelen. Otro punto que une Se
Dice de Mí
a Amigos con Beneficio
es la preponderancia que toma la sexualidad en la trama.

En una se trata sobre dos amigos que
deciden tener sexo sin ningún tipo de emociones, no hacen el amor pero tampoco
cojen sin mediar palabra. En la otra, una chica de secundaria es sindicada como
la putona de la escuela, cuando en realidad ella es virgen, se aprovechó e
ironizó respecto de la situación. Es un poco como pasa en el mundo de Judd
Apatow, donde hay un fino hilo que une sus películas y donde las grandes
temáticas son la adolescencia, la amistad y el paso a la vida adulta. En el por
ahora pequeño universo de Gluck se retrata el sexo según esta generación y lo
que significa para ella. Lo hace de manera inteligente, ácida y con pocos
tapujos.

En definitiva, Amigos con Beneficios desaprovecha una muy buena construcción de
personajes al terminar caminando por el sendero previsible del género. Pero
tampoco podemos pedir que dos de las estrellas más ascendentes del momento no
terminen juntos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →