A Sala Llena

Bastardos sin gloria (Inglorious Basterds)

Es sabido que Quentin Tarantino es un cineasta “amante” del cine de generos, sus films siempre comentan y cuotean a otros, se encarga de homenajear a autores consagrados y a algunos olvidados pero con filmografías u obras de culto en su haber. Tambien ha ahondado en el regreso de mas de una figura dejada de lado por el “star system” hollywoodense.

Este es el caso en que Quentin ha querido abarcar un nuevo genero, el bélico.

Situada en Paris ocupada por el nazismo, un grupo de soldados judio-norteamericanos comandado por Aldo Raine, un teniente con reminiscencias a Lee Marvin en Doce del Patibulo, recluta a un grupo de soldados denominados “Los Bastardos”, para llevar a cargo la tarea de terminar con el Tercer Reich, aniquilando nazis y llevandose como trofeo sus arrancadas cabelleras.

Shosanna ( Melanie Laurent ), es una joven judia que escapa tras ver el aniquilamiento de su familia a cargo del coronel Hans Landa ( Christoph Waltz ) y con el venir de los años, hereda una de las principales salas de cine de la ciudad, lugar donde se llevará a cabo un particular estreno.

Ese amor que destacabamos de Quentin se ve innegablemente reflejado en Bastardos sin Gloria, partiendo de una tension abrumadora tras una escena con uno de los mejores villanos que encontremos en mucho tiempo, el interpretado por Cristoph Waltz, de quien imagino de ahora en más veremos en cuantiosas producciones. Un diseño artistico de reconstrucción de epoca muy cuidado y cinematográfico en el sentido en que los colores vivos que se recrean son los de una Francia cuasi pintada sobre una obra plástica, posters de films de la época formando parte de publicidades en las calles, edificios…

Decenas de referencias a: directores alemanes, films de la época, estilo de filmación característico de Sergio Leone y score con fragmentos de obras musicales de Ennio Morricone.

Si nos detenemos a analizar los “homenajes” incluidos en el film, nos encontramos con referencias a Mata Hari, Le Corbeau de Clouzot, La Marca de la Pantera de Paul Shrader, Veronica Voss de Fassbinder.

Dentro de los protagónicos podemos hallar una “apenas correcta” labor de Brad Pitt y su secuaz Eli Roth, utilizado como un “escape cómico”.

El film diverge entre distintos tonos de escenas, tanto argumentalmente como en estilo, partiendo de una campiña francesa, reuniones en las monumentales edilicias alemanas, a una de las escenas más logradas transcurrida en una taberna, una operación en las afueras demostrando un gran despliegue y, de esta manera delineando un film ondulante, con un acertado timing inicial y en parte desgastado hacia sus finales.

Si hay algo a destacar con Bastardos sin Gloria, es que Tarantino continúa en su brecha de “niño mimado”, un director que ha sabido conjugar sus gustos y permitirnos alejarnos de los canones argumentales tipicos de la industria cinematogràfica actual, permitiendonos una vez mas desglosar un film como un compendio de tantos otros, es su recurso vital, a mi particularmente me ha agotado en ese sentido y me gustaria poder ver al director en el lineamiento de Jackie Brown ( novela y guión de Elmore Leonard ).

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS