A Sala Llena

Host

Host (2020) es una de las primeras películas ideadas, producidas y estrenadas durante la pandemia del Covid-19. Alguien dijo por ahí que se trata de una suerte de “El proyecto Blair Witch para centennials”, en tanto que se inscribe en el cine de terror, específicamente en el subgénero del found footage, y en que refleja las inquietudes y los miedos de cierta generación, similarmente a cómo lo había hecho el film que clausuró la década de los noventa.

En su superficie, la película de Rob Savage —nacida a partir de un cortometraje/broma virtual que el director montó para sus amigos y que rápidamente se volvió viral— retrata la angustia del encierro y del distanciamiento social desde la perspectiva de un grupo de jóvenes que se reúne vía Zoom para “hacer algo diferente” y llevar a cabo una sesión de espiritismo. Sin embargo, el eje temático que prima en esta producción original de Shudder va más allá de los padecimientos ocasionados por la cuarentena. Es la impaciencia la que atraviesa y parece orquestar la narrativa en Host: la impaciencia de toda una generación que no tolera la espera, que hace todo lo posible por eludirla, que se aflige ante la falta de una respuesta inmediata y que necesita de emociones e impulsos sensoriales constantes para no caer en el aburrimiento o en la irremediable falta de interés. De pronto, una inesperada y acabada crítica de los “nuevos espectadores” y sus hábitos de consumo emerge de una película que, tal vez, ante sus humildes recursos, corta duración o circunstancias de estreno, nos apresuramos a juzgar.

En efecto, a partir de la reunión virtual de sus protagonistas, Host señala, comenta y critica esa impaciencia social al mismo tiempo que la explota: con cierto sadismo gratamente bienvenido, Savage saca provecho de la ansiedad de su público y se da el lujo de hacerlo esperar, nada menos que en una película de apenas 56 minutos. Sorprendentemente, esa osada apuesta paga y con creces puesto que permite, por ejemplo, que los múltiples jump scares que habitan el relato tomen efectivamente desprevenido al espectador, en parte gracias a las falsas alarmas que los anteceden, pero sobre todo porque Savage manipula y dilata esa espera a tal punto que los esperables golpes de efecto se tornan imprevisibles. Asimismo, es curioso que, a contramano de lo que uno podría suponer, el restringido escenario virtual en que se desarrolla la película jamás le significa una limitación creativa ni explicita potenciales problemas en su ejecución. Por el contrario, además de asentar al relato en esta distópica contemporaneidad de encuentros digitales, claustrofobia y paranoia, el formato sobre el que Host monta su narrativa le permite, por un lado, retratar la inherente virtualidad de la “nueva normalidad” y burlarse de ella (nunca mejor que con el saludo de codo hacia el final) y, por el otro, presentarla como una plataforma posible y funcional al cine de terror. Es cierto, Unfriended (2014), su secuela y probablemente otras tantas películas ya lo hayan demostrado, pero difícilmente lo hayan hecho a la manera de este pequeño e inteligente film.

En su reciente masterclass para la versión online del festival Fantasia 2020, John Carpenter predijo que el cine de terror no cambiará luego del coronavirus, ya que para él los miedos de las personas seguirán siendo los mismos una vez terminada la pandemia. Obviamente, en tanto su capacidad para reflejar las aflicciones y los temores colectivos, el cine de terror seguirá siendo igual de elocuente y perspicaz que siempre. No obstante, ello no significa que sus formas permanezcan inalteradas: desde ya, la manera de filmar no será la misma (de hecho, Host fue rodada desde el aislamiento, con cada actriz montando en su propia casa la puesta de cámara y luces, según las instrucciones del director), por lo que no sería en absoluto descabellado pensar que podríamos encontrarnos ante el inicio de un nuevo ciclo de películas dentro del género o, incluso, ante una nueva estética cinematográfica en general. Si así lo fuere, con su economía y fluidez narrativa, su facilidad para capturar el zeitgeist sin pecar de oportunista y su valentía para experimentar con el formato, Host habrá de ser recordada como parte integral de esta auspiciosa génesis del cine pandemial.

calificacion_4

 

 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Reino Unido, 2020)

Dirección: Rob Savage. Guion: Gemma Hurley, Rob Savage, Jed Shepherd. Elenco: Haley Bishop, Jemma Moore, Emma Louise Webb. Producción: Douglas Cox, Emily Gotto, Samuel Zimmerman. Duración: 57 minutos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS