A Sala Llena

Cuentos de Halloween (Tales of Halloween)

(Estados Unidos, 2015)

Dirección: David Parker, Darren Lynn Bousman, Adam Gierasch, Paul Solet, Axelle Carolyn, Lucky McKee, John Skipp, Andrew Kasch, Mike Mendez, Ryan Schifrin, Neil Marshall. Elenco: Adrienne Barbeau, Greg Grunberg, Barry Bostwick, John Savage, Lin Shaye, Ben Woolf, John Landis, Joe Dante, Stuart Gordon, Mick Garris. Producción: Axelle Carolyn, Shaked Berenson, Tada Chae, Patrick Ewald y Mike Mendez. Distribuidora: Zeta Films. Duración: 92 minutos.

El arte de fraccionar el miedo.

El terror como género cuenta con una profunda tradición en lo referido a antologías que recopilan un puñado de relatos de variada índole: podemos nombrar como ejemplos a Historias para no Dormir o los exponentes del rubro de la década del 60 de la Hammer y la American International, aquella Galería Nocturna (Night Gallery) del genial Rod Serling durante los 70, los recordados films Creepshow (1982) y Los Ojos del Gato (Cat’s Eye, 1985), la serie de TV Cuentos de la Cripta (Tales from the Crypt) en los 90, los capítulos de Masters of Horror, el largometraje Terror en Halloween (Trick ‘r Treat, 2007) -quizás el gran neoclásico de la década pasada- y la reciente Las Crónicas del Miedo (V/H/S, 2012) y sus secuelas de 2013 y 2014 (sólo la segunda es interesante, las otras dos son paupérrimas).

Si bien en Cuentos de Halloween (Tales of Halloween, 2015) sinceramente estamos muy lejos de las obras maestras de George A. Romero y Michael Dougherty, vale aclarar que el nivel promedio de estos diez cortos es bastante bueno y que la película en su conjunto se sostiene sin mayores problemas. La encargada de convocar a la decena de realizadores fue la belga Axelle Carolyn, esposa de Neil Marshall, director de la extraordinaria El Descenso (The Descent, 2005) y uno de los grandes apellidos del género de nuestros días (el británico también participa con uno de los mejores episodios del lote). Así las cosas, Carolyn hasta se dio el gustito de contratar a Lalo Schifrin para que componga la cortina de apertura y a Adrienne Barbeau -una legendaria scream queen de los años 80- como presentadora oficial.

Con respecto a los trabajos en sí, centrados en la noche del título, se deben considerar por separado para sacar las conclusiones del caso: dentro de la primera mitad, Sweet Tooth de David Parker construye con eficacia una leyenda infantil de un monstruo de las golosinas, The Night Billy Raised Hell de Darren Lynn Bousman -responsable de varios eslabones de la saga de El Juego del Miedo (Saw)- sube la apuesta a partir de un hilarante raid delictivo a manos del Diablo y un acompañante un tanto peculiar, Trick de Adam Gierasch -guionista de los últimos opus de Dario Argento y Tobe Hooper- nos presenta a nenes acuchillando a burgueses drogados, The Weak and the Wicked de Paul Solet es una venganza contra bullies vía un demonio, y Grim Grinning Ghost de la propia Carolyn ofrece más acecho suburbial.

La segunda parte del convite levanta ligeramente el entramado cualitativo: Ding Dong de Lucky McKee -autor de May (2002) y The Woman (2011)- funciona como un simpático ejercicio trash acerca de un matrimonio infernal sin hijos, This Means War de John Skipp y Andrew Kasch pone en primer plano una batalla ridícula entre vecinos, Friday the 31st de Mike Mendez es una parodia delirante del slasher y Jason Voorhees en particular, The Ransom of Rusty Rex de Ryan Schifrin también recurre al humor negro para focalizarse en un secuestro que sale muy mal, y finalmente Bad Seed de Marshall hace lo propio con una investigación símil CSI en torno a unos asesinatos cometidos por una calabaza psicópata. El tono bizarro/ jovial domina la acción, evitando las bobadas del mainstream contemporáneo.

De hecho, la realización recupera dos de los motivos principales de las antologías de antaño y los unifica en el núcleo del viejo arte de fraccionar el miedo; hablamos por supuesto de la cacería de víctimas apetecibles y del castigo a los mentirosos, estúpidos y los que abusan de su poder en general, a quienes les corresponden el calvario y la muerte. Aquí no hay lavada de cara para el público femenino ni las estudiantinas del found footage ATP, sino más bien una agradable serie de relatos que van directo al grano balanceando el clasicismo y una dosis de irreverencia. Desde ya que algunas historias merecían un mayor desarrollo y otras desentonan un poco, pero lo cierto es que se agradecen la entrada de Bousman y la segunda mitad en su totalidad, lo que redondea una propuesta satisfactoria y sumamente dinámica…

calificacion_3

Por Emiliano Fernández

 

Calabazas y diablitos.

El Día de Brujas -mejor conocido por su definición anglosajona: Halloween- es una celebración que año tras año continúa atravesando la epidermis de nuestro inconsciente colectivo, sin importar cuantos “angry posts” aparezcan en Facebook diciendo que deberíamos darle más bola a tradiciones autóctonas como la Pachamama y diversas criaturas de dudosa mitología, como el lobizón o el pombero. En concordancia con este ímpetu importador de festividades foráneas, llega a nuestras salas Cuentos de Halloween (Tales Of Halloween, 2015), una antología de historias mínimas cuya temática gira en torno a dicha celebración. Se trata de diez cortos dirigidos por once directores de diverso nivel y orígenes.

Si hacemos un cálculo rápido y dividimos los noventa y dos minutos de duración total de esta antología por la cantidad de historias que la componen, no es difícil deducir que estamos ante “cortos de terror” no sólo desde lo metafórico sino también desde lo literal. Los antecedentes que más rápidamente nos vendrán a la mente serán en primer intancia Creepshow (1982) y los clásicos Cuentos de la Cripta (Tales from the Crypt), y luego Terror en Halloween (Trick ‘r Treat, 2007).

Aunque en esta ocasión lo terrorífico propiamente dicho deja espacio en muchas ocasiones a lo cómico y al absurdo. Si bien en ningún cuento faltan tripas, sangre y sustos, la estructura narrativa de cada uno de ellos (u ocasionalmente la falta de la misma) nos acerca tal vez a antologías más recientes como La Crónicas del Miedo (V/H/S, 2012) o The ABCs of Death (2012), donde el hecho fantástico en sí tiene más peso que la construcción de la historia. En el caso de Cuentos de Halloween, esta apuesta funcionará mejor en algunos cortos que en otros.

Tal vez aquellos sedientos de terror con nombre y apellido logren saciar su sed con los múltiples cameos: Barbara Crampton y Stuart Gordon (Re-Animator), Lin Shaye (La Noche del Demonio), John Landis (Un Hombre Lobo Americano en Londres), Joe Dante (Gremlins), Mick Garris (Critters 2) y la inconfundible voz de Adrienne Barbeau (La Niebla), que unifica este compendio de historias cuyo universo se circunscribe al día de Halloween y los mitos construidos desde una suburbanidad norteamericana que funciona como telón de fondo.

Ante todo se nota mucho cariño por el género de forma simple e inocente, y proliferan los guiños a clásicos como Diabólico (The Evil Dead, 1981), Martes 13 (Friday the 13th, 1980) y El Loco de la Motosierra (The Texas Chain Saw Massacre, 1974), entre otros, volviéndose uno de los mayores entretenimientos encontrar cada pequeño homenaje escondido en cada historia. Los entendidos del género podrán disfrutar sin mucho esfuerzo requerido, y los recién iniciados pueden sentirse cómodos con el tono amistoso y no excluyente de la antología. Ganamos todos.

calificacion_2

Por Alejandro Turdó

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →