A Sala Llena

El origen, Según Jose Luis De Lorenzo

Cuando el límite entre la realidad y los sueños se interpone.

La nueva propuesta de Christopher Nolan, un director de filmografía impecable en su haber (Following, Memento, Insomnia, Batman Inicia, El Gran Truco, Batman: el Caballero de la Noche), lo consolida como uno de los directores clase A del momento, categoría dentro de la cual casi todo le es permitido, tiene el cast, dinero y elementos que se necesite. Sus proyectos no sólo dejan boquiabiertos tanto a crítica como espectadores alrededor del mundo, reinventándose con cada nuevo film, un par de éstos títulos de no tan larga data, ya bien podrían encontrarse entre los “clásicos” de todos los tiempos.

El Origen, aborda temas ya vistos en otras, uno no termina de discernir sobre si son meras casualidades, homenajes o una revitalización de determinados temas y puestas escénicas.

Encuentro puntos comunes con films como Matrix y Existenz principalmente, 2001: Odisea en el Espacio, El Ciudadano, El Vengador del Futuro, La Celda, La Quimera de Oro, el baile de Fred Astaire en Bodas Reales (Royal Wedding) y hasta las frias nieves de El Imperio Contraataca o Estación Polar Zebra.

La experiencia cinematográfica es inmensa, el uso del sonido agresivo hacia el espectador como en la nueva saga de Batman es algo a lo que Nolan acude para crear climas, la dirección artistica en minuciosamente atrayente, tras constituir un thriller psicológico, tambien podría repensarselo como un film de acción, gracias a los elementos de contraste con una misión que no faltan.

El Origen, funciona como las mismísimas figuras de mamushkas, un sueño dentro de otro. Leonardo Di Caprio extrañamente reitera una labor con similitudes a su reciente proyecto junto a Scorsese y sale ganando nuevamente. El cast se completa con actores que se han convertido en fetiches de Nolan, sean Cillian Murphy o Michael Caine. Eligió entre los mejores, actores que han tenido gran aceptación por sus últimos trabajos, a Ken Watanabe, Joseph Gordon-Levitt, Ellen Page, Marion Cotillard (evidentemente no sólo su actuación en La Vie en Rose lo sorpendió a Nolan sino tambien el tema célebre No me Arrepiento del gorrión Edith Piaf) y los reconocidos Pete Postlethwaite, Tom Berenger, Lukas Haas.

Di Caprio interpreta a Cobb, un hombre aferrado a sus sueños, a quien la vida le ha pegado en los huecos más profundos de su ser, tiene como misión enfrentar a sus demonios, no siempre visibles o como fruto de su imaginación. Junto a un equipo, la premisa en meterse dentro de los sueños de otros y así encontrar aquellas búsquedas que en la realidad no son efectivas (algo similar al conectarse a la matrix). Aquí hay arquitectos, proyecciones, un ¿lider?. Escapatorias a la realidad, construcción de regiones, sectores, lugares, un desdoble de la realidad. Las amenazas intrínsecas, difíciles de reconocimiento alguno, deben analizarse puntillosamente para poder identificarlas.

En El Orígen, Nolan comete un pecado, y es el de contar de más, hay una sobreexplicación subrayada que hace notar, no valorando la inteligencia del espectador, quizás por que se ha metido en temas que van complicándose contínuamente y en un momento debe él decir “basta”, “esto es a lo que apunto”, como para no desconcertar o enviar al espectador hacia una línea argumental equívoca.

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →