A Sala Llena

Fauna

alt

En busca de la razón salvaje

Autoría: Romina Paula. Escenografía: Alicia Leloutre, Matías Sendón. Iluminación: Matías Sendón. Realización de  escenografía: Ariel Vaccaro. Fotografía: Sebastián Arpesella. Asistencia de dirección: Ramiro Bailiarini. Producción general: Sebastián Arpesella. Dirección: Romina Paula.  Actúan: Esteban Bigliardi, Rafael Ferro, Pilar Gamboa, Susana Pampín. Prensa: Pintos & Gamboa.

La enigmática figura de una escritora del litoral es la que intenta ser recuperada, luego de su muerte, por un director de cine y una actriz. Con el objetivo de filmar una película sobre Fauna, un personaje cuasi mítico que se vistió de hombre para poder ingresar a los círculos poéticos de su época, conocen a sus hijos y reconstruyen la historia de su vida.



Un establo, un set de rodaje, lo natural y lo artificial se mezclan en el relato que atraviesa una vida que no es esa vida: la historia de
Fauna es también la de Fauno y la intención de realizar un registro fílmico elude tanto la ficción como la biografía. La disyunción entre verdad y representación se establece a través de las inquisiciones, los planteos, las dudas, y los deseos de Santos (Esteban Bigliardi), la actriz (Pilar Gamboa), el director (Rafael Ferro), y María Luisa (Susana Pampín).

La puesta en escena dialoga con aquella plasmada por Lars Von Trier en “Dogville” pero reconstruida como tablado de las pampas. Las luces simulan un ensayo cinematográfico, el brillo del día o las pausas de un silencio.

La tensión entre lo femenino y lo masculino se manifiesta en personajes desdoblados, siendo la actriz un exponente de esta dual naturaleza que también se expresa en la obra a partir de otra dicotomía establecida entre civilización y barbarie. Todos los personajes son interpelados por esta doble condición pero es Esteban Vigliardi quien al ponerse en la piel de Santos construye un salvaje que tras un vestuario andrajoso es capaz de enunciar su dolor con un lenguaje metafórico que simula una gauchesca posmoderna.

En los labios de su hermana María Luisa, una sólida y consagrada Susana Pampín, los textos de Rilke, Shakespiere y Calderón resuenan. En la dramaturgia de Romina Paula, el cruce entre lo viejo y lo nuevo adquiere unicidad y da cuerpo dentro de la obra a una especie de advertencia sobre la obra misma. Cuando la escena se vuelve demasiado solemne o los gestos por demás codificados, es la actriz quien lo señala generando una ruptura y provocando sonrisas en el público.

Sin embargo, a medida que avanza la obra, el espectador advierte el núcleo que subyace bajo una intrincada y logradísima estructura dramática: más allá de las apariencias y ambivalencias hay un relato universal que une, aunque trillado, a los personajes: el amor y la experiencia de la muerte.

“Pero cuando partías, irrumpió en este escenario / Un haz de verdad a través de aquella grieta, / Por la que te ibas: verde de verdadero verde, / Verdadera luz solar, bosque de verdad”, esta  estrofa es parte del poema de Rilke que da nombre a esta experiencia y que, además de funcionar como apertura de Fauna, nos define como especie y hace del amor y la muerte nuestro hábitat.

Teatro: Espacio callejón – Humahuaca 3759 – CABA.

Función: Sábado 21:00 hs – Domingo 19:00 hs.

Entrada: $ 100,00 –

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →