A Sala Llena

Inmortales (3D) (Immortals)

Inmortales (3D) (Immortals, 2011)


Dirección: Tarsem Singh. Guión: Charley Parlapanides y Vlas Parlapanides. Producción: Mark Canton, Ryan Kavanaugh, Gianni Nunnari. Elenco: Henry Cavill, Mickey Rourke, Freida Pinto, Stephen Dorff, Luke Evans, Isabel Lucas, Kellan Lutz, John Hurt. Distribuidora: Energía Entusiasta. Duración: 110 minutos.



 


Los mitos y leyendas de la Antigua Grecia nunca dejan de nutrir al cine, principalmente a Hollywood. Guerreros, monstruos, batallas, imposible no plasmarlos en la pantalla grande.


Ahora le toca a Inmortales.


El rey Hiperión (Mickey Rourke) tiene una obsesión: el arco de Epiro, con el que podrá liberar a los Titanes, seres capaces de destruir no sólo a los humanos —como hace el bestial monarca, de la mano de su ejército— sino a los mismísimos Dioses del Olimpo. Claro que no contaba con la aparición de Teseo (Henry Cavill), un muchacho dispuesto a vengar la muerto de su madre a manos de los salvajes soldados. Junto a la oráculo Fedra (Freida Pinto) y al fiel Stavros (Stephen Dorff), y algunas deidades, Teseo se encargará de liderar la batalla para impedir la destrucción de mortales e inmortales.


La película es una mezcla de 300 —se nota que los productores son los mismos— y Furia de Titanes. Las estilizadas batallas, los valientes con pecho al viento y el uso de ralente remiten a la obra de Zack Snyder, al tiempo que, como en la película de Louis Leterrier, el protagonista quiere venganza, se convierte en el líder de un ejército y es ayudado por Zeus. Por supuesto, la idea no pasa por recrear fielmente los hechos, sino orquestar un gran espectáculo entretenido (Para conocer cómo son fielmente los mitos, agarren los libros o busquen en Wikipedia).


El guión de los hermanos Parlapanides no sale de lo esquemático, y las actuaciones tampoco son tan inspiradas como podría haberse esperado. Henry Cavill demuestra que es un correcto héroe de acción y que puede llevar adelante una película. Claro que su prueba de fuego será en 2013, cuando se estrene Man of Steel, el esperado reinicio de Superman a cargo del mencionado Snyder, con producción de Christopher Nolan. Freida Pinto es bella, pero no demasiado expresiva y otra vez queda sólo como la chica linda del film. Stephen Dorff vuelve a interpretar a un tipo rudo, con cara de pocos amigos. En cuanto a los Dioses del Olimpo, Luke Evans podría haber tenido un mejor desempeño en el rol de Zeus, Isabel Lucas está muy bella como Atena y Kellan Lutz (Poseidón) cautivará visualmente a las fans de Crepúsculo, donde encarna al vampiro Emmett Cullen.


Un párrafo aparte merecen dos grandes intérpretes que elevan un poco el nivel con su sola presencia. Por un lado, John Hurt, como el anciano mentor de Teseo, que en realidad es la forma humana de Zeus. Por otro, un Mickey Rourke en extremo ambicioso, frío, sádico, déspota, sanguinario; Hiperión no duda en tortura y matar a propios y ajenos. Otra prueba de que Mickey sabe componer villanos despiadados pero inolvidables.


Pero quien generaba más expectativa era el director. Nativo de La India, Tarsem Singh comenzó dirigiendo avisos publicitarios y videoclips, como “Losing My Religion”, de REM. Ya en esos trabajos podría vislumbrarse un ojo único, un envidiable sentido de lo visual, muy influido por la pintura y la fotografía. Y eso se notó en las secuencias oníricas de La Celda, su ópera prima. Sin dejar los avisos publicitarios, luego se despachó con la epopeya de fantasía The Fall, nunca estrenada en la Argentina, pese a que una de las escenas fue filmada en el mismísimo Jardín Botánico de Palermo. En Inmortales vuelve hacer gala de sus singulares puestas en escena y sus paletas de colores y máscaras extrañas y simbolismos y elementos de crueldad (contra mujeres, incluso). Y una vez más, cuenta con el excelente trabajo de la diseñadora de vestuario Eiko Ishioka, famosa por su desempeño en el Drácula de Coppola. Sin embargo, la manera poco lograda de plasmar a los titanes (hombres pintados, como salvajes indígenas africanos), la utilización de efectos digitales para las mutilaciones, las comparaciones con el estilo de 300 y el guión, no lo ayudan demasiado esta vez. Esperemos que tenga mejor suerte con Mirror, Mirror, una de las inminentes películas inspiradas en el cuento de Blancanieves, con Lily Collins y Julia Roberts.

Sin ser ninguna genialidad, Inmortales al menos ofrece algunos momentos impactantes, un malo muy malo, y da ganas de saber más sobre dioses, guerreros y todas esas cosas que nos aburrían un poco cuando nos las explicaban en el colegio.




[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →