A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

La Chica del Tren (The Girl on the Train)

(Estados Unidos, 2016)

Dirección: Tale Taylor. Guión: Erin Cressida Wilson, basada en la novela de Paula Hawkins. Elenco Emily Blunt, Rebecca Ferguson, Haley Bennett, Justin Theroux, Luke Evans, Allison Janney, Edgar Ramirez, Lisa Kudrow y Laura Prepon. Producción Jared LeBoff, Marc Platt Productions. Distribuidora: UIP. Duración: 112 minutos.

Un vagón de buenas intenciones

Con cada libro que se lleva a la pantalla grande (más aún, cuando se trata de un best seller enaltecido por la mayoría de la crítica y alabado por el público), surge nuevamente el debate eterno sobre si la película logrará igualar al menos la calidad establecida por lo escrito, y en algunos efímeros casos, superarla.

En esta ocasión el libro en cuestión, La Chica del Tren, de la autora Paula Hawkins, tuvo una excelente recepción, tanto en reseñas como en ventas internacionales, con lo cual la expectativa ante su adaptación al cine, se intensificaba cada vez más.

La tarea recayó en el director Tale Taylor, quien en Historias Cruzadas (The Help, 2011) ya había tomado contacto con el mundo femenino en demasía; un mundo donde las mujeres llevaban el relato y las cualidades personificadas, y donde los hombres eran tan solo un adorno en el guión. Algo de esto pasa también con la historia sobre esta chica del tren.

Emily Blunt da vida a Rachel, una mujer alcohólica, divorciada, sin rumbo establecido, quien todas las mañanas toma el tren hacia Manhattan. Dicho trayecto incluye en su recorrido pasar por delante de su ex casa, donde viven ahora su ex marido con su nueva mujer y su hija. Contigua a esta casa, una pareja, en apariencias perfecta, se deja ver a través de sus ventanas, y es con ellos con quien Rachel también terminará obsesionándose.

En uno de los tantos viajes, será testigo de una situación que cambiará todo, dándole un objetivo a esa vida tan vacía que lleva. Aquí es donde comienza un pseudothriller de suspenso, pseudo ya que en ningún momento se logra llegar a una instancia de suspenso per se, todo el argumento parece fluir lentamente hacia un desenlace esperado, dejando de lado el factor sorpresa.

Mucho de esto tienen que ver la construcción de los personajes, que se presentan demasiado planos para un argumento que proponía un enfoque más profundo desde el inicio. Tanto el matrimonio con el que se obsesiona la protagonista como su ex marido y actual mujer, son parte de una propuesta demasiado lineal.

Otro de los puntos donde la película no encuentra base certera es el ida y vuelta en el tiempo que propone: demasiados flashbacks alternando con el tiempo actual, llegan en un punto a confundir al espectador y no terminan de aportar claridad a una historia que se apoya demasiado en los problemas de memoria de su protagonista para justificar el desenlace final.

No obstante, La Chica del Tren logra su propósito inicial, que implica mantener el interés en aquello que se relata, haciendo foco en temas como el abuso psicológico dentro de una pareja, la los celos, la desconfianza, la violencia puertas para adentro y los límites que pueden quebrarse, a través una obsesión. El trabajo de Emily Blunt es sumamente efectivo, ampliando el espectro de versatilidad a los cuales ya nos tiene acostumbrados.

Posiblemente esta contienda encuentre victorioso el libro por sobre la película. De cualquier manera, la opción cinematográfica no descarrila, y logra salir airosa en el resultado final.

calificacion_3

 

 

María Paula Putrueli | @mary_putrueli

 

Ver para creer

A un año del lanzamiento del exitoso best seller La Chica del Tren, de la escritora inglesa Paula Hawkins, llega al cine su adaptación cinematográfica a cargo del director Tate Taylor. Si el thriller tiene la misma suerte de esta novela policial, que en tan solo un año vendió 11 millones de ejemplares y hoy es furor en e-Books y Amazon, habrá un antes y un después en su carrera… ¿Lo logrará?

El guión, al igual que la novela, gira en torno a la desaparición de una mujer en Nueva York: Megan (Haley Bennett). Se cree que está muerta y, al parecer, la única testigo de su última aparición con vida es una mujer alcohólica, divorciada y sin trabajo, Rachel Watson (Emily Blunt), quien desde hace un año deambula diariamente en un tren y retrata en dibujos -desde su asiento- lo que observa por la ventana del vagón: la aparente felicidad de su amado ex marido Tom (Justin Theroux), que tiene un bebé con Anna (Rebecca Ferguson), su actual mujer con quien reside en la casa que compró junto a Rachel. Los minutos avanzan, y mientras crece la obsesión de Rachel por conocer la vida de Tom y recuperarlo, se revela mediante flashbacks que Megan era vecina y niñera del bebé de su ex. Así, con estos datos y los diálogos presentes en la trama, se genera a cuentagotas el suspenso que atrapa lentamente al espectador. Un buen día, Rachel, atravesada por su permanente estado voyerista producto del alcohol, y desconociendo que Anna la había denunciado por espiar a su pareja y su bebé, le confiesa al FBI que vio a Megan desaparecer en un túnel. Este hecho, sumado a que afirma tener miedo de sí misma porque nunca recuerda con exactitud sus actos la convierten en principal sospechosa.

Así avanza unidireccionalmente esta adaptación de Tate Taylor que utiliza la misma ecuación, tanto artística como narrativa, de su película Historias Cruzadas (The Help, 2011): pone la lupa en las relaciones humanas que mantienen sus personajes y cómo estas son afectadas por las emociones que atraviesan. Sobre todo, cuando un hecho lamentable puede tocarnos de cerca. Artísticamente, la película no cumple con los parámetros de la novela: no se filmó en Londres sino en Nueva York (más precisamente, en Manhattan) y, curiosamente, para la filmación de las escenas no se usó un tren verdadero sino un camión de rodaje equipado con cámara verde y fotos ploteadas. Sin embargo, la conjunción de estos elementos, acompañados por una correcta fusión de música, encuadre e iluminación, genera un verdadero clima de suspenso. Otra diferencia con la estética de Hawkins es la imagen de Rachel: no es una mujer obesa sino flaca escuálida y pálida, decisión más que acertada por Taylor para generar la atípica imagen de heroína desbastada por el alcohol. Por último, cabe destacar el elenco y el rol protagónico logrado por la actriz londinense Emily Blunt, que logró enterrar completamente aquel personaje de asistente en El Diablo se Viste a la Moda (The Devil wears Prada, 2006) y encarnar a la perfección a Rachel. Esta metamorfosis es la que le regaló los elogios de la actriz Julie Andrews y le abrió la puerta a protagonizar la nueva versión de Mary Poppins, a rodar en 2017.

A grandes rasgos, La Chica del Tren dista mucho de la rítmica que promete en el trailer. Sin embargo, pese a sus confusos vaivenes temporales, en una interesante propuesta y contiene el mismo giro inesperado de la novela, y logra ese impacto final mediante escenas fuertes en materia: sexo, violencia física y verbal detona en una reflexión sobre aquello que pensamos, que vemos y no vemos, lo que pensamos que recordamos y no recordamos… y la delgada línea entre el grado de credibilidad que puede, o no, otorgársele a un orador que padece los efectos del alcohol. ¿Será posible reconstruir el hecho a partir de su testimonio?

calificacion_3

 

 

Luciana Calbosa

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Todos somos extraños

LEER MÁS →

Mi amigo robot

LEER MÁS →

Secretos de un escándalo

LEER MÁS →
Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter