A Sala Llena

La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 2

¡El / al fin!

Al releer gran parte de mis notas publicadas en este medio, noto que consecutivamente realizo una distinción entre films bajo el término “producto” cuando quiero explicitar como una característica quizás algo negativa a lo que cinematográficamente me resulta la visión de aquellos largometrajes dentro de los cuales las ideas son escasas, las resoluciones vagas, los méritos empobrecidos. Hoy en día todo el arte es un producto, más aun cuando en la categorización cinematográfica debe cumplir con la ocupación de butacas para lograr uno de sus merecidos: ser visto, llegar a una audiencia, tarea por demás difícil en muchos casos.

En “productos” como lo es La Saga Crepúsculo dentro de la cual sinceramente no quiero siquiera detenerme en reveer cuántas han sido sus incursiones anteriores ni detallar que pasaba en ellas con Bella (Stewart) o Edward (Pattinson), no veo otra intención de concepción más que aquella de utilizar una fórmula exitosa que ya ha funcionado para con otras franquicias: la de extenderse y vender. Si, la saga ha creado un hito dentro de la cultura adolescente, se catapultó como una de las historias de vampiros de esta década y cuando este simple hecho roza mi “de hecho simplemente pensarlo”, me molesta mucho. Tan solo pensar que en el colectivo los hoy adolescentes recuerden a futuro mayormente a Bella y Edward frente a otros como sin irnos tan lejos podrían ser Oskar y Eli de Criatura de la Noche (Let the Right One In), film que contó con una remake que ni siquiera vio la luz en salas argentinas, es un despropósito. Algo está fallando.

Amanecer Parte 2 intenta retomar el desdoblamiento de su anterior -misma herramienta utilizada con el cierre de Harry Potter- alargando una vez más, una historia de la que ya no queda realmente mucho para contar en los minutos que se van retroalimentando de la clásica chico conoce chica, capuletos y montescos reemplazados por vampiros (los Cullen), hombres-lobo y otras sectas alias los Volturi, deben convivir bajo una tratado quebrantable, una ley de la cual siempre existe una excepción y el producto del amor de los protagonistas engendrando a Renesmee. También está la liga de abultados secundarios, cada uno con su don especial que no es más que el de posar para la foto. Escenas con exceso de CGI bastante feítas o dejadas al desgano al igual que esta reseña somnolienta de la que sólo atino a cabecear despertando y recordar que va a exhibirse en el 27° Festival de Cine de Mar del Plata en fílmico aquella gran historia mix de vampiros – western que se llama Near Dark.

calificacion_1

Por José Luis De Lorenzo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS