A Sala Llena

Las Edades del Amor (Manuale d’amore 3)

Las Edades del Amor (Manuale d`amore 3, Italia, 2011)

Dirección: Giovanni Veronesi. Guión: Ugo Chiti, Giovanni Veronesi, Andrea Agnello. Elenco: Robert De Niro, Monica Bellucci, Riccardo Scamarcio, Michele Placido, Carlo Verdone, Laura Chiatti, Valeria Solarino. Distribuidora: Cdi. Duración: 125 minutos.

Las Edades del Amor es la tercera parte de la serie de comedias románticas que Giovanni Veronesi creó narrando de manera episódica una suerte de diccionario del amor a la italiana.

Debo confesar que no vi las dos películas anteriores, pero imagino que el tono no debe ser muy distinto a esta tercera parte donde el director decide concentrar las historias en las distintas edades de la vida donde uno puede vivir historias románticas tomando como parámetro la juventud, la madurez y la tercera edad.

La película comienza con una suerte de cuarto relato que atraviesa las tres historias, un personaje que baja de un taxi con un arco en la mano y dice “Soy cupido, el taxista del amor” y que pivoteará y será el nexo de los tres cuentos. Sí, bajó de un taxi y se declaró cupido del amor, o sea, inmediatamente sabemos que la sutileza no va a ser un fuerte en esta película.

Claramente comprobamos la ausencia de delicadeza en el primer relato; Juventud, donde un joven dice que quiere dos cosas en la vida; ser abogado y casarse con su amada. El joven comienza a reflexionar sobre el amor con una voz en off potente y presente, en un pueblo de la Toscana, engaña a su amada, se envuelve en decenas de enredos y se redime de ello salvando a unos pobres del pueblo que quieren ser desalojados por una corporación, desperdiciando su oportunidad como abogado. Si uno no quisiera hacer un texto serio, diría que de la falta de sutilezas pasamos a la grasada, pero esta nota pretende ser solemne, como la película, y reflexiona en voz alta ¿como puede ser que todavía se hagan en Italia comedias románticas que atrasan cincuenta años?

Los dos episodios restantes van por el mismo plan; un engaño y una especie de redención. Tanto en el episodio de Adultez (un conductor de TV engaña a su esposa) como en el de Tercera edad (Un profesor engaña a su mejor amigo acostándose con su hija). O sea, la película es tan esquemática y rudimentaria que el que engaña siempre es el hombre, bordea la misoginia (la mujer solo está para ser cogida) y encima se atreve a que un Robert De Niro de capa caída haga un streptease ante los ojos de la diosa Monica Belucci (su belleza es el único faro que alumbra en la oscuridad).

Digamos que después de Copia Conforme no se deberían hacer más películas que reflexionen sobre el amor en La Toscana, pero Veronesi insiste en esta clase de películas que aquí en Argentina solo puede ser vistas por un grupo de gente que cree que la gloria del cine Italiano se quedó en la época de Mario Monicelli y La Armada Brancaleone y ni se enteraron que existen los Nanni Moretti, Paolo Sorrentino o Matteo Garrone. Es la misma generación que está afiliada al Automóvil Club Argentino. ¿Conocen algún menor de cuarenta años asociado al ACA? Cuando la naturaleza inevitablemente se ocupe de esa generación, el ACA va a dejar de existir, como así también la posibilidad que películas como Las Edades del Amor se estrenen en nuestro país.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Aftersun

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS