A Sala Llena

#LOCARNO2021 | 100 Minutes

100 Minutes es un título que oculta el nombre de la obra en la que se inspiró el octogenario director Gleb Panfilov, en su largometraje número doce y a trece años de su película anterior. Con todo derecho se podría cuestionar el insípido nombre (en inglés) con el que se presentó en la Piazza Grande, cuando ya estaba terminando el Festival de Locarno. 

La película es de origen ruso y su título original, Un dia en la vida de Iván Denisovich, es idéntico a la novela corta de Aleksandr Solshenitzin, en que se encuentra inspirada. Panfilov, presente en Locarno con sus 87 años cumplidos en mayo, aclaró que su film no es una versión textual de la novela, sino, como suelen decir los rusos, “basado en motivos” de la misma.

Y ello queda claramente evidenciado, cuando transcurridos los primeros treinta minutos, lo visto hasta ese momento no se diferencia en mucho de otras tantas películas bélicas, entre las cuales es obligatorio recordar la extraordinaria Venga y vea, de Elem Klimov (nacido apenas un año antes de Panfilov, pero fallecido en 2003). 

En ese primer tramo muy bien filmado, se ve a un reducido grupo de soldados rusos, que incluyen al soldado Iván Desinovich Shújov, arrastrando un muy pesado cañón, con el que destruyen varios tanques alemanes.  Pero debido a la inferioridad numérica del contingente, serán apresados por un batallón nazi, cuyo capitán les “ofrece” la oportunidad de salvar sus vidas. A cambio deberán marchar sobre una estrecha ruta minada y la mayoría de los prisioneros sucumbirá. 

Denisovich será el único afortunado al lograr sortear la muerte por explosión de una mina y reencontrar a otro grupo de militares de su país. Cuando les relata su suerte, no le creen sospechando que es un espía de los alemanes, siendo juzgado y enviado a un campo de trabajo.  

De allí en más, siguiendo con cierta fidelidad la novela del autor de “Archipiélago Gulag”, se muestran las penosas condiciones en que conviven los prisioneros. Comida miserable, mucho frío y un conjunto de camastros, donde se hacinan las víctimas. Se menciona explícitamente a Stalin, como responsable de un sistema que de alguna manera es espejo del que produjo al Holocausto.

El personaje central es interpretado por Filip Yankovsky, apellido ilustre de la cinematografía rusa, cuyo padre, Oleg, fue un gran actor y protagonista de Nostalghia, penúltimo film de Tarkovsky. Pero más significativa aún es la actriz que personifica a la madre de Denisovich en el film. Se trata de Inna Churikova, que ostenta el raro record de haber participado en todos los largometrajes de Panfilov. Claro que ella lo conoció en la década del ’60, cuando él estaba por filmar su primer film y ella apenas tenía algo más de veinte años. Al poco tiempo se convirtió en su esposa y actriz “permanente”.

Aunque 100 Minutes no es un gran film, merece señalarse el justo homenaje que Locarno rindió a Panfilov, cuyas películas más importantes (Juana de Arco en la hoguera, El tema y La otra madre) fueron las únicas estrenadas en Argentina. 

En cuanto a la obra de Solzhenitzin y que da origen al film vale la pena recordar que es autobiográfica, a tal punto que el número que lleva el prisionero (854) en el film es el mismo que tenía el escritor durante sus trece años en Siberia. Y también aclarar que ya hubo un film anterior, hace 50 años con Tom Courtenay en el rol central. Pero las libertades que se tomó Panfilov (mayormente en la primera parte) incluso se extienden a como difieren los finales de la película y la novela. 

 

 

 

© Fredy Friedlander, 2021

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS