A Sala Llena

Los Descendientes, según Tomás Maito

El correcto universo de Payne

El cine de Alexander Payne no está caracterizado por generar mucha polémica ni de ser abrumador visualmente, sino que ante un nuevo film del realizador estadounidense lo que generalmente se espera es una obra correcta que narre hechos cotidianos en dónde sobresalgan las actuaciones y el desarrollo del guión; y algo así sobre lo que afirma esta introducción es su reciente película Los Descendientes.

La historia abarca como cambia la vida de Matt King (George Clooney) cuando su esposa Elizabeth (Patricia Hastie) queda en coma tras un accidente de lancha. Él, que es un hombre ocupado en sus negocios, debe cuidar a sus dos hijas Scottie (Amara Miller) de 10 años y Alexandra (Shailene Woodley) de 17, a las cuales tenía abandonadas hace tiempo. A todo esto, junto a sus primos, con los que es dueño de grandes hectáreas de playa virgen hawaiana que heredaron de sus ancestros, tiene que tomar la decisión de vender semejante paraíso; pero todo se le complica aun más cuando la mayor de las niñas le comenta que su madre le era infiel.

Como en Las Confesiones del Sr. Schmidt y Entre Copas, se puede decir que los films de Payne son dramas miméticos, totalmente centralizados en situaciones perceptibles de la realidad en dónde las acciones no abundan, aunque sí lo hacen las caracterizaciones de los complejos personajes que realizan acciones cotidianas. Este es el caso de los Los Descendientes y el drama que tiene que afrontar Matt.

A través de una historia sumamente lineal y un tanto predecible, Payne cuenta los hechos que irán forjando el lazo de Matt con su familia, en dónde la actuación de Clooney resulta realmente destacada y una de las mejores de su carrera. El film gira entorno a su personaje y con cada gesto, movimiento o palabra comanda cada escena de una manera impecable.

Como es un patrón a lo largo de casi toda su filmografía, en Los Descendientes Payne profundiza nuevamente en la temática del adulterio y el conflicto de parejas, sobre los cuales obstina entre el dolor, la culpa, el engaño y la poca desconfianza de sus personajes, los cuales generalmente se enteran mucho después y casi siempre resultan sorprendidos al pensar que aquellas cosas nunca les sucederían a ellos.

Correcta y sin mayores sobresaltos, con Los Descendientes Payne demuestra nuevamente lo bien que trabaja los guiones y como a partir de historias meramente convencionales mantiene el hilo narrativo y mezcla lo dramático de los sucesos con muy buenos toques de humor negro; y aunque esta no sea una gran película es una amable obra más de un director que sabe muy bien lo que busca.

alt


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS