A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Los Imprevistos del Amor (Love, Rosie)

(Alemania/ Reino Unido, 2014)

Director: Christian Ditter. Guión: Juliette Towhidi. Elenco: Lily Collins, Sam Claflin, Suki Waterhouse, Tamsin Egerton, Christian Cooke, Jaime Winstone, Art Parkinson, Lily Laight. Producción: Simon Brooks y Robert Kulzer. Distribuidora: Energía Entusiasta. Duración: 102 minutos.

El amor en tiempos de friendzone.

Cuando de transposiciones se trata, nada parecería más complicado que llevar a la pantalla grande una novela escrita en forma de extractos de mensajes de texto, emails y otras formas de comunicación del siglo XXI, que intenta contar una historia romántica sobre el encuentro y desencuentro amoroso de dos amigos de la infancia a través de los años. Pero nada de eso pareció intimidar al alemán Chistian Ditter, quien se embarca en su primer largometraje en inglés con Los Imprevistos del Amor (Love, Rosie, 2014).

Se trata de una adaptación cinematográfica de la novela Donde Termina el Arco Iris (Where Rainbows End, 2004), de la irlandesa Cecelia Ahern, y cuenta la historia de Rosie y Alex, dos amigos de toda la vida que parecieran predestinados a ser algo más que amigos, por más que el destino esté empecinado en separarlos a puro embarazo inesperado, estudios universitarios transcontinentales, terceros en discordia, cartas sin destinatario y un sinfín de contratiempos que el guión de Juliette Towhidi acumula de forma un tanto caprichosa siempre que la historia necesita un golpe de timón para seguir avanzando.

Lilly Collins -hija de Phil Collins- interpreta a Rossie Dunn y soporta con gracia el peso del papel protagónico, haciendo gala de un aceptable histrionismo y aprovecha ese aire a una joven Audrey Hepburn para formar parte del saldo positivo de un film que seguramente hará las delicias de todas las quinciañeras sedientas de historias rosas, pero no tiene otro atractivo para ofrecer al resto de los grupos etarios. Prueba cabal de este tufillo teen se puede encontrar en una banda sonora conformada por temas de Beyoncé, Kate Nash, KT Tunstall, Lilly Allen y otros similares dentro del mismo espectro: una oda musical a la parcialidad femenina de esa generación conocida como “millennials”. Alex -el interés amoroso en cuestión- es interpretado por Sam Caflin, un británico que parece el híbrido perfecto entre Hugh Grant y Chistopher Reeve, y no mucho más para contarles. Alex sufre el típico caso de “friendzone”, definición acuñada en el ultimo tiempo por la gente joven para representar aquella situación donde alguien se hace tan amigo/ a de su amiga/ o del sexo opuesto, que cualquier posibilidad de pasar a ser algo más serio corre mucho peligro de nunca concretarse.

Y si se preguntan acaso si esta romcom -apócope cariñoso de “comedia romántica”- tendrá un final feliz o no, lo único que puedo decirles es que vean el poster con que el film se estrena en nuestro país. Uno de los más grandes spoilers que seguramente veremos en este apenas comenzado 2015.

calificacion_2

Por Alejandro Turdó

 

Mucho equívoco y pocas nueces.

Los Imprevistos del Amor (Love, Rosie, 2014) es una comedia romántica coproducida por Inglaterra y Alemania que narra la historia de una pareja, Rosie y Alex, que debido a ciertos desencuentros deambula en una tensión entre la amistad y la relación amorosa. El guión de Juliette Towhidi está basado en la historia Where the Rainbows End (2004) de la escritora irlandesa de best sellers románticos, Cecelia Ahern.

La historia del film le debe mucho a la película La Boda de mi Mejor Amigo (My Best Friend’s Wedding, 1997), otra comedia romántica intrascendente protagonizada por Julia Roberts y dirigida por P.J. Hogan. Siguiendo la misma temática, Los Imprevistos del Amor intenta proponer un relato amoroso entre dos amigos que crecieron juntos pero nunca se confesaron sus sentimientos. Al graduarse, Alex se va a estudiar medicina a Estados Unidos y comienza una vida alrededor de la clase alta snob de Boston mientras que Rosie queda embarazada en una situación tragicómica y decide conservar al bebé y trabajar para mantenerlo, posponiendo sus sueños de estudiar administración hotelera en Estados Unidos. Ambos vuelven a reunirse cuando Alex se entera que Rosie le ha ocultado el embarazo y allí ambos comienzan a sentir que la vida los ha separado.

La película dirigida por Christian Ditter, un director menor de películas infantiles, busca adaptar la historia de Ahern, plagada de diálogos mediatizados por las nuevas tecnologías  de comunicación, y lo logra con cierto éxito, pero ni el texto original de la escritora de origen irlandés ni el guión de Towhidi consiguen escapar al carácter anodino e incluso inverosímil de la propuesta. La dirección de Ditter tampoco logra construir una tensión entre las idiosincrasias de los ingleses y los norteamericanos, lo que causa una homogeneización artificial que hunde aún más al opus en un fango del que con cada manotazo se sumerge más.

Debido a todas estas características, Los Imprevistos del Amor se encierra en la estructura estereotipada de las comedias románticas basadas en la separación y el reencuentro de la pareja protagonista con personajes coloridos alrededor. El caparazón de esta estructura no protege a la película de sus deslucidos diálogos y de las situaciones jocosas fallidas, desarrollando los vericuetos de la típica comedia romántica sin asomar la cabeza para comprender que el resultado es trivial y la inocencia de los personajes es el corolario de una falta de profundidad que marca toda la película. Así, el amor sigue su camino y los imprevistos pasan de largo sin pena ni gloria.

calificacion_2

Por Martín Chiavarino

 

Si la vida fuera tan sencilla…

Rosie y Alex son amigos desde muy chicos y esa amistad irá consolidándose con el paso de los años, mientras una ligera sospecha de romance mutuo los acecha con mayor o menor intensidad a medida que avanza el tiempo. Cómplices y compañeros en sus sueños y primeras aventuras amorosas, estarán unidos y se buscarán para darse apoyo. Todo parece marchar de la mejor manera, hasta que un imprevisto accidente los coloca en caminos opuestos. Rosie queda embarazada de Greg en su primera relación sexual, por lo que su idea de vivir y estudiar en los Estados Unidos debe ser dejada de lado. Él se queda en el gran país del norte, mientras ella decide quedarse con su familia, haciéndose cargo de su hija ella sola en el viejo continente.

La historia avanza a trompicones, es decir, con vueltas de tuerca sin un eje preciso, con destino a un happy ending demasiado cantado. Caprichosa, repleta de clichés e indecisa, mantiene una línea que pretende abarcar una historia de vida, con subidas y bajadas de tono, pero sin ton ni son. Lily Collins (hija del ex Génesis Phil Collins) pone su encanto al servicio de un guión muy poco creíble. Y no es que las comedias románticas tengan que ser realistas, ya que de hecho no lo son. Pero sí cuando son buenas deben construir un verosímil que sea honesto y claro consigo mismo, cosa que en Los Imprevistos del Amor no sucede.

Reaccionaria y conservadora, no responde a los parámetros que conocemos del mejor cine inglés, sutil e inteligente (viene a mi memoria Cuatro Bodas y un Funeral, por citar solo una) y sí se acerca a la mala comedia americana, más ramplona y facilonga. Si todo se resolviese tan fácil en la vida como en esta historia, viviríamos más felices y con menos preocupaciones, dejando de lado dolores y pesares como si de piezas descartables se tratase. Poca película para una cartelera que espera ansiosa el estreno de comedias románticas más afortunadas.

calificacion_2

Por Sergio Zadunaisky

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Furiosa: De la saga Mad Max

LEER MÁS →

Ciudad oculta

LEER MÁS →

Increíble pero cierto

LEER MÁS →
Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter