A Sala Llena

Los Pitufos 2 (The Smurfs 2)

Los Pitufos 2 (The Smurfs 2, Estados
Unidos, 2013)

Dirección: Raja Gosnell. Guión: J.David Stem, David N.Weiss, Jay Scherick, David Ronn, Karey
Kirkpatrick. Elenco: Hank Azaria,
Neil Patrick Harris, Brendan Gleeson, Jayma Mays, Jacob Tremblay. Voces: Katy Perry, Christina Ricci,
Jonathan Winters, Alan Cumming, Paul Reubens.
Producción: Jordan Kerner. Distribuidora: Uip. Duración: 105 minutos.

Aventuras
en pañales

Basta
con ver la filmografía de Raja Gosnell para notar dos cosas: por un lado, que
siempre fue un director mediocre, impersonal, y que hasta la fecha sólo ha
hecho una buena película –Jamás Besada,
salvada por esa maravilla de nombre Drew Barrymore-; y por el otro, que tiene
una afinidad bastante curiosa por combinar en sus films a los humanos y a los
animales (y algunas criaturas) generados por CGI. No sólo Los Pitufos y su segunda parte son responsabilidad de Gosnell sino
también las horribles Scooby Doo (y
su secuela) y Un Chihuahua en Beverly
Hills
. ¿Qué busca el realizador con esta reincidente mezcla? Puede que sea
algo interesante, pero que todavía no ha dado resultados satisfactorios.

Para una
secuela, siempre es exitoso llevar a sus protagonistas a París. Los Pitufos 2 no es la excepción y ahí
están Pitufina, Papá pitufo, Gargamel y otros más (entre los que se destaca el
pitufo Vanidoso, que tiene los mejores chistes) dando muestras que la ciudad de
las luces encandila a todos pero más aun a los productores y directores de
Hollywood. Por momentos, la película deslumbra gracias a las ubicaciones reales
en distintos puntos de la ciudad; lástima que Gosnell opte por algunos planos
generales fallidos: algunos de ellos son vistas aéreas de París granuladas, de
mal gusto y que denotan que este es un film barato. En otra secuencia, miles de
destellos azules cubren la ciudad y caen como pequeñas gotas azules del cielo.
Sin embargo, el mágico momento (realmente bello) es arruinado otra vez por el
realizador: los planos abiertos muestran que la gente ni se entera que algo
azul cae del cielo porque ni se pagaron extras para que miren al cielo
asombrados. Simplemente se filmó un rato y luego se pegó el efecto CGI encima.

Como en
otras películas del realizador, acá abundan las estrellas. Neil Patrick Harris,
Hank Azaria (el único que parece desvivirse por su personaje), Jayma Mays y
Brendan Gleeson son las luminarias (o algo así) que muestran su cara en Los Pitufos 2. ¿Lo hacen por los niños,
por el dinero o por diversión? No estoy seguro, pero salvo Azaria (a menos que
lo disimule bien), el resto parece estar ahí por la locación y para asegurar un
poco más aun el futuro de sus árboles genealógicos. Lo cual no está mal, porque
por momentos la participación de estos actores es lo mejor que tiene el film, especialmente
con cada aparición del inesperado Gleeson en el rol de padrastro bueno.

Los Pitufos 2 también falla en la
traslación de ciertos chistes. En plena era tecnológica, Gosnell (y sus cinco
guionistas) no pueden hacer ningún buen momento cómico relacionado con
Facebook, YouTube, o el uso de las tablets (en esta película de bajo costo no
se ve ni un iPad ni un iPhone). El problema con Los Pitufos 2 es que, bajo otra dirección y otro grupo de elite de
guionistas, podría ser mucho mejor. Hay un buen material acá para hacer una
obra autoconsciente de sus limitaciones pero también de que se puede construir
una suerte de parodia de si misma. Pero Gosnell –otra vez- decide ir por lo
seguro y llevar a sus personajes, una y otra vez, por el camino más fácil: el
de su agotada filmografía.

Por Luciano Mariconda

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →