A Sala Llena

Sangre Negra: Aldo Knodell debe Morir

Sangre Negra: Aldo Knodell debe Morir (Argentina, 2013)

Dirección: Elian Aguilar. Guión: Cristian Jesús Ponce. Producción: Ariana Bouzon. Elenco: Tulio Gomez Alzaga, Adrián Garabano, Cristian Jesús Ponce, Sebastian Bauza, María Dupláa, Andres Martin Tamborini, German Moldovan, Diego Eijo. Distribuidora: VideoFlims. Duración: 70 minutos.

Además de Farsa Producciones (responsable de la trilogía plaga Zombie), auténticos pioneros, en Argentina siguen surgiendo cineastas que filman historias de terror, ciencia-ficción y suspenso con muy pocos recursos y buenas ideas. De hecho, algunos de aquellos realizadores ya filman con apoyo del INCAA, como Daniel de la Vega y Nicanor Loreti.

El más flamante exponente de ese movimiento es Sangre Negra: Aldo Knodell debe Morir.

Un asesino sobrenatural hace estragos en la ciudad de Carlos Keen. Se trata de Aldo Knodell, un asesino tan misterioso como letal, que se caracteriza por su sangre negra. Un grupo de jóvenes especialistas en lo oculto, conocido como La Delegación, llega para ponerle fin a la amenaza. Pero las cosas no salen como estaba planeado y ahora el espíritu de Knodell anda libre, más peligroso e impredecible que nunca. Sólo queda una oportunidad para ponerle fin al horror.

La película combina horror, western y elementos de comedia; las posesiones demoníacas conviven con duelos al sol. Un detalle interesante es que, al contrario del común de esta clase de films, la mayoría de las escenas aterradoras ocurren durante el día, pero no por eso pierden fuerza.

El director Elian Aguilar venía de hacer el documental Rojo Sangre: 10 años a Puro Género, sobre el décimo aniversario del festival Buenas Aires Rojo Sangre (caldo de cultivo de una nueva generación de cineastas dispuestos a apostar por el fantástico). Aquí debuta en el largometraje de ficción y demuestra que conoce el género —o los géneros que combina—, y sabe sacarle provecho al bajo presupuesto y a las locaciones de Carlos Keen. Además, le escapa al espíritu trash, muy común en estas películas, y apuesta a un estilo más clásico. Se le puede criticar que el ritmo por momentos se hace muy lento, aunque está compensado con escenas impactantes, de efectos especiales bien logrados.

Las actuaciones del elenco son desparejas, pero se destacan María Dupláa, vista en Mala, de Israel Adrián Caetano, y Adrian Garavano, protagonista de Lucho’s Big Adventure, la esperada epopeya nerd a cargo de Esteban Rojas.

Sangre Negra: Aldo Knodell debe Morir está pensada como el principio de una trilogía (la segunda parte se titulará Sangre Negra: De Ida y Vuelta al Infierno). Queda esperar para ver cómo continua la historia y seguir la evolución de Aguilar. De todas maneras, este film deja en claro que el cine fantástico criollo de género, hecho de manera independiente, está lejos de detener su marcha.

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →