A Sala Llena

Me Muero

alt

Me Muero

Dirección: Martín Diese, Rocio Dominguez, Dolly Enriquete, Mariano Llona, Darío Sotor. Vestuario: Lucia Cassullo. Escenografía: Matias Videla. Diseño de luces: Irene Barco. Edición musical: Juan Pablo Martini. Producción general: Maximiliano Regueiro. Coreografía: Carito Yuriko Arakaki. Intérprete: Maximiliano Regueiro

El nombre del espectáculo ya nos pone en situación, como un diagnostico adverso pispeado antes de entrar al consultorio del médico, de entrada sabemos que no está todo bien, el panorama que se tiene es más bien oscuro, con un hilo de esperanza seguimos adelante.

Me Muero es un unipersonal clown “Una pesadilla Barroca, vertiginosa, clásica y elegantemente tonta…Fusiona el universo Clown con la música clásica, Danza Aérea, la Poesía, el drama existencialista…”

Desde el planteo hasta la puesta, todo define a la obra como Barroca, tanto el estilo como la concepción encajan en la definición. Dicho género se ve reflejado en lo que vemos, escenografía, utilería y en el carácter del ser aquí encarnado, si bien el barroquismo es más bien pesimista, este clown tiene cierto optimismo, de la penumbra emerge una paleta de colores, entre el romanticismo y la exageración nos va mostrando su mundo.

Según la visión barroca la vida es un sueño del que se despierta al morir, sea un sueño, una pesadilla o la pura realidad la obra cuenta con momentos oníricos,  generando un teatro de imágenes, imágenes que parecen salidas de un cuadro y van cobrando vida en escena, componiendo retratos vivos.

Es un unipersonal contenido en un equipo que le da soporte al actor en las distintas áreas, desde el plano escenográfico bien terminado que contextualiza con precisión, hasta en la mixtura de técnicas como la incorporación de la danza aérea.

Si bien el espectáculo tiene momentos de humor, Me Muero es un ejemplo más de que payaso no es sinónimo de chiste y que el clown no solo se mueve dentro de los límites de la comedia, puede ir más allá y ser una forma de atravesar el drama también.

El clown nos muestra que cualquier cosa sirve como pretexto para actuar, para jugar y quizá el teatro, o la vida misma nos enseña que la muerte es la mejor excusa para vivir.

Teatro: G104 – Gascón 104

Funciones: Domingo – 19 hs

Entrada: $50

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...