A Sala Llena

Riddick

(Estados Unidos, 2013)

Dirección y Guión: David Twohy. Elenco: Vin Diesel, Jordi Mollá, Katee Sackhoff, Matt Nable, Dave Bautista, Bokeem Woodbine, Nolan Gerard Funk, Karl Urban. Producción: Vin Diesel, Ted Field. Distribuidora: Energía Entusiasta. Duración: 119 minutos.

En 2000, Vin Diesel empezó a adquirir status de ídolo interpretando a quien se convertiría en uno de sus grandes antihéroes: Richard B. Riddick, un forajido en un mundo del futuro, capaz de ver en la oscuridad y de sobrevivir en condiciones extremas gracias a su entrenamiento militar en un pasado remoto. Hablamos de la más temible combinación de fuerza, velocidad, astucia e inteligencia. Pitch Black-Eclipse Mortal fue una obra de terror en la que un grupo de personas quedaba varado en un planeta habitado por monstruos que surgían de la oscuridad. Se impuso como un hit de culto gracias al carisma y la presencia de Diesel. De hecho, la secuela llevó el nombre del personaje y, a diferencia de la primera parte, La Batalla de Riddick iba por el lado de una ciencia ficción símil Duna, con un elenco impresionante que hasta incluía a Judy Dench. No fue genial, pero seguía siendo entretenida y contribuyó a expandir la mitología del personaje, que se trasladó al campo de los videojuegos.

Riddick, la tercera aventura cinematográfica del antihéroe espacial, vuelve a las fuentes con una historia a menor escala, repleta de suspenso y criaturas varias.  Luego de los acontecimientos de La Batalla…, Riddick es abandonado en un planeta desértico, sólo habitado por extraños animales y seres poco amistosos. Para escapar de allí, envía un pedido de auxilio que atrae a mercenarios deseosos de capturarlo. Unos sujetos rudos y fuertes, pero Riddick tiene un plan maestro para doblegarlos y salirse con la suya. La película está hecha para el lucimiento de Diesel, sobre todo en los primeros minutos donde se lo muestra como un Rambo del espacio que casi no habla, rodeado siempre de efectos digitales. Sin dudas el actor nació para este papel, y junto con el Dom Toretto de la franquicia de Rápido y Furioso, constituye uno de sus mejores trabajos. El director David Twohy reincide detrás de cámaras y continúa indagando en la psicología del protagonista y en el mundo que lo circunda, agregando personajes y situaciones que linkean a los films anteriores e incorporando vueltas de tuerca para que la historia nunca deje de ser entretenida.

Aunque Vin Diesel se roba todas las escenas, vale aclarar que tiene detrás a un elenco interesante. El español Jordi Mollá es Santana, el líder de la pandilla de cazarrecompensas (uno de los astros de habla hispana más buscados por Hollywood para componer a los villanos de turno). Katee Sackhoff encarna a Dahl, una rubia aguerrida en la misma línea de Radha Mitchell de Pitch Black. El ex luchador profesional Dave Bautista hace de Díaz, uno de los matones de Santana, a quien veremos el año próximo en Guardianes de la Galaxia, el tanque Marveliano dirigido por James Gunn en donde también participará Vin. Riddick aporta dosis exactas de acción, suspenso, terror y Vin Diesel. Resulta ideal para ir palpitando Rápido y Furioso 7 y las próximas andanzas de este cowboy de las estrellas…

calificacion_3

Por Matías Orta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →