A Sala Llena

Rodando

 

Rodando

Dirección: Alejandro Acobino. Dramaturgia: Alejandro Acobino y Germán Rodríguez. Diseño de iluminación: Sergio Cucchiara. Colaboración artística: José Mehrez. Escenografía y vestuario: Mehrez – Acobino. Protagonista: Germán Rodríguez. Prensa: Carolina Alfonso.

 “Rodar puede ser lo más fácil o lo más complicado…

Baches, ripio, alambrado, carancho en cable de luz… Y carteles… muchos carteles. Plano general: conductor y ciclista entran a cuadro: Llantas que se gastan pero ninguna huella. Pavimento. ¿Panorámica que se estrella en una bota texana?
Hágame el favor…”

Este unipersonal de Germán Rodríguez parte de una creativa idea. Llevar a las tablas un road-movie. Un rodaje.  En una silla de ruedas. El rodar, vivir, andar…en un Torino, en una bicicleta… propuesta que si nos la tiran al pasar quizás no resulte tentadora…pero sí enigmática…

El lenguaje cinematográfico requiere precisión. Restringe y limita. Es rígido y absolutamente claro y preciso en lo que quiere mostrar y comunicar. La gramática permanece perfecta.

Aquí, narrador, protagonista y sus personajes de la ficción guionada son interpretados por Rodríguez recurriendo a diversos matices sonoros, gestuales y corporales. Con la restricción que conlleva también la utilización de solamente ¡la mitad superior del cuerpo!

Rodando es una obra llena de restricciones, pero estas restricciones potenciarán el poder del discurso. El recurso del relato se explota al máximo bordeando los límites que el guión cinematográfico y todo el contexto imponen.

Una película sobre el escenario. Una seguidilla de imágenes perfectamente descriptas, plano a plano, emoción a emoción.

Rodríguez interpreta en primer lugar a un director, en sillas de rueda, que piensa en la filmación/rodaje de un largometraje en el cual van apareciendo distintos personajes, también interpretados por su persona.

En su cabeza y en su texto va mencionando, a modo de guión cinematográfico,  todas las escenas, paisajes, acontecimientos, libretos del film que tiene en su mente.

Impresiona verlo en la silla de ruedas, con sus botas y su vestimenta texanas. Cada movimiento está finamente calculado. El movimiento de sus piernas tullidas, el modo de fumar y beber, la mirada, el manejo del control remoto y la música que inunda la escena…realmente se siente y percibe una unicidad entre actor y personaje,  lo cual me conmovió, emocionó e impresionó.

Lo más interesante de este unipersonal es la precisión lingüística y actoral que demuestra Germán Rodríguez, uno de los actores que se destacan en la cartelera off de nuestro país y que no hay que dejar de conocer.

Un trabajo actoral de 45 minutos que requiere de una participación activa del espectador. Activa en el sentido que es necesario que pongamos nuestra imaginación en juego y abramos los sentidos para ubicarnos en el relato que tan sutil y detalladamente nos describe Rodríguez. De no seguir atentamente el relato perderemos el hilo de la narración, la cual es muy rica en descripciones. Un deleite del lenguaje, placer por escuchar el decir de las palabras y el modo de decirlas es lo que me generó Rodando.

EL relato realmente logra meternos dentro de un paisaje, sentir el contexto, sentir las sensaciones de los personajes del film que transcurre en el Gran Bs.As, a bordo de un Torino donde un cineasta independiente quiere realizar una “road-movie”, en Villa Santa Rita (capital del mimbre), en un río contaminado con un carancho en el cable, en una ruta, en una gomería con posters de mujeres en paños menores…el humor también se hace presente en gran medida en esta obra.

El de Rodríguez y Acobino es un trabajo descriptivo majestuoso. Para llegar a este resultado han realizado un proceso de de-construcción del lenguaje. Según los propios dramaturgos, cada idea que uno de los dos proponía era “destruída” por el otro, y así fueron llegando al resultado final.

En este ciclo de 5 funciones que se están llevando a cabo en la sala de No Avestruz, sugiero aprovechar la última función de Rodando que se estará brindando el próximo 31 de Agosto y también ser partícipe de Rodeo. Obra interpretada por el mismísimo Germán Rodríguez, a las 21:30hs, en el mismo lugar.

Teatro: No Avestruz – Humboldt 1857

Funciones: Miércoles 19 hs

Entrada: $30

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Ennio, el maestro (Ennio)

LEER MÁS →

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →