A Sala Llena

Salsipuedes

(Argentina, 2011)

Dirección y Guión: Mariano Luque. Elenco: Marcelo Arbach, Mariana Briski, Camila Murias, Mara Santucho. Producción: Julia Rotondi. Distribuidora: Independiente. Duración: 66 minutos.

Película argentina (no “”cordobesa”, como dicen tantos por ahí) chiquita en varios sentidos, de escasa ambición y resultados ídem, a la que siendo generosos se puede calificar de simpática, siempre y cuando uno simpatice con la verba de dicha provincia y se ría cada vez que alguien dice “culiao”. No es mi caso.

Es cierto que por varios momentos se logra transmitir y contagiar la opresión a la que es sometida la protagonista por el imbécil de su pareja, con una puesta adecuada basada en planos cerradísimos de los personajes (apenas atenuados por un puñado de vistas al paisaje, como para tomar un poco de “aire”). El problema es que al encuadre cerrado número 78 la cosa pasa del agobio ficcional a una molestia estética que distrae de la anécdota y –más grave- del clima hasta ahí construido. Es ahí donde se convierte, a pura corrección de manual, en una película demasiado explícita desde lo visual, algo así como si el peor vicio del cine nacional de los ochenta se hubiera trasladado a las formas.

Por último, no siempre hay para dicha (férrea) decisión estética una adecuación en sus diálogos, a veces demasiado sobreexplicativos y gratuitamente violentos, con un par de esas guarangadas cursis que ya deberían ser parte del Viejo Cine Argentino.

Construir un película en sus detalles no significa remarcarlos literalmente con una cámara-lupa. Y eso es lo que sucede en esta despareja ópera prima de Mariano Luque, un joven muy agradable a quien le recomiendo fervientemente que vea Everybody in our Family, un drama familiar exasperante y extraordinario presentado en este mismo festival.

calificacion_2

Por Leonardo Gutierrez

 

El título del film juega con el presente que atraviesa su protagonista y con la localidad turística de Córdoba, donde supuestamente una pareja está pasando sus vacaciones. Carmen (Mara Santucho), se encuentra en una encerrona, víctima de la violencia de género, a través de su desagradable marido, Rafa (Marcelo Arbach).

En el comienzo del films observamos gráficamente esta cuestión, Carmen encerrada en el auto, no queriendo salir pero con un rostro que expresa la necesidad de huir. Lamentablemente todo queda a mitad de camino, esto que nos intenta narrar se diluye a través de numerosos e interminables encuadres estáticos del paisaje cordobés, uno uso abusivo de los primeros planos, y una narrativa poco fluida y empobrecida.

Mariana Brisky hace de la madre de Carmen, detalle muy peculiar, porque ni siquiera hay un buen trabajo de maquillaje para disimular la cercanía de edad de ambas actrices. Este era el comentario general al salir de la sala.

Hay que rescatar las actuaciones, las cuales brindan un notable realismo y algunos diálogos tan cotidianos como bizarros y graciosos; el resto se diluye en un intento de drama costumbrista que quiere denunciar los maltratos físicos y psicológicos a los que puede ser sometida una mujer y la complicidad de sus seres más queridos, incluida la madre, pero termina siendo una obra mediocre de muy baja calidad cinematográfica.

calificacion_1

Por Emiliano Román

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS