A Sala Llena

Sueño de una Noche de Verano

alt

Sueño de una Noche de Verano

Dirección General: Virginia Lombardo, Alicia Zanca. Dirección de Actores: Gustavo Garzón. Dramaturgia: William Shakespeare. Adaptación: Alicia Zanca. Escenografía: Jessica Menéndez. Maquillaje y Vestuario: Érica Hardt. Coreografía: Federico Howard. Música: Federico Owen. Intérpretes: Elisa Alberdi, Belén Anaya, Luciana Cuenca, Enzo Fontana, Juan Carlos Fortuny, Pablo Fritzer, Augusto Grinner, Érica Hardt, Francisco Ibarra, Eugenia Maradei, Martín Otaño, Ludmila Owen, Agostina Zyla.

El Sueño de Alicia

Se dice que la vigilia es un estado de transición entre el mundo de los sueños y el real, un estado en el que podemos sentir que eso que soñamos se convierte en algo concreto, en algo que vivimos con sinceridad, un estado donde es posible que la fantasía y la magia existan en nuestro mundo gris.

Shakespeare soñó y manifestó esos sueños por escrito. Dejó constancia de ellos, y los revivió con los actores de su compañía. Entre muchos de sus sueños, acaso el más felizmente romántico es Sueño de una Noche de Verano. Una obra escrita para celebrar una boda, que a la vez narra las pericias de un grupo de teatro que debe preparar una obra de teatro para una pareja que está a punto de celebrar su compromiso.

Sin embargo, en el medio las hadas y los duendes cometen travesuras con los mortales, y de esta manera, el mundo de los sueños se va incorporando al de la realidad.

Parejas desencontradas consiguen enamorarse y un grupo de teatro se termina involucrando en su propia ficción más de lo que imaginan.

Los hechizos del espíritu Puck,  que sirve a Oberón, rey de las hadas provocará una serie de enredos que terminarán desencadenando que las parejas protagónicas desnuden sus deseos frente a sus pretendientes.

En este puesta interpretada por egresados de la Escuela de Teatro de Alicia Zanca, queda a la superficie la brillante sutileza del texto de Shakespeare. A través de un lenguaje coloquial, pero respetando y acentuando a favor de un efecto humorístico, la semántica clásica, esta nueva puesta provoca ternura en forma elegante, aprovechando las características fantásticas que destila la obra original, y sin descuidar las metáforas referidas a la transexualidad, y la necesidad carnal, que el escritor inglés siempre incluyó en sus obras de manera subyugada .

Por eso, la puesta en escena que comenzó la actriz y directora – fallecida en Julio del 2012 – y que continúa Virginia Lombardo tiene un abanico de colores y texturas que no pasan desapercibidos.

Cada intérprete viaja en el tiempo, y toma elementos de la Comedia Dell Arte para construir personajes cálidos, afines. La caracterización de cada uno ayuda a vislumbrar y diferenciar, no en un sentido estereotipado, sino para potenciar y dotar de cuerpo y forma a cada uno, incluso a aquellos que son secundarios y no influyen dentro del argumento principal.

Una obra fluida, que sorprende por sus vueltas de tuerca, completamente imprevisibles y por la gracia lúdica, de sentir que el amor como el teatro forman parte de una gran divertimento, que unidos tienen la magia de un sueño.

El rol de la música y la adición de coreografías de baile, sumado a los conocimientos de danza, clown y acrobacia de parte del elenco, le dan a esta versión, un tratamiento casi felliniano.

Recomendable para todas las edades, este Sueño de una Noche de Verano, mantiene intactas las creencias, y valga la redundancia, los sueños de dos maestros del teatro, como fueron William Shakespeare y Alicia Zanca.

Teatro: El Vitral – Rodríguez Peña 344

Funciones:  Sábados 19:15

Entradas: $60

[email protected]

 alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →