A Sala Llena

Zama

Zama es una película magistral.

El envión que tomé para verla fue realmente amplio. Me deshacía en ganas de estar frente a un material del que estaba segura, solo se desprenderían cosas geniales. Y aunque mis amigos ya me habían dicho que era maravillosa, quería verla y quedarme de una pieza.

Mientras esperaba no pude evitar estallar de anticipación. Tuve que clavar “clona” para aguantar porque estaba sudando de la emoción. Sabía que le estaba pidiendo muchísimo a la película, que estaba esperando demasiado. Y no me defraudó. Me dio todo. Más. La amé. Es tan hermosa que se vuelve algo mágico. Y sin duda va a quedar en los anales de nuestro cine, como una de sus grandes obras maestras.

Cine puro. Imagen, misterio, sueño plasmado.

Una siesta sudorosa y larga, cargada de pesadillas que no terminan y que parecen concatenarse de forma castigadora y carnal.

Zama es el arte de la contemplación llevado al grado violento y brutal que engendra la impotencia de la que nos culpamos, y por la que terminamos autodestruyéndonos.

¿Quiénes somos, qué deseamos, tenemos lo que hace falta para conseguirlo? ¿Acaso nos define la cobardía? Y si no somos eso que creíamos, ¿queremos seguir viviendo?

El ritmo cansino y agobiante de la narración provoca al espectador ubicándolo en el lugar que merece: el de ente pensante, ávido de ser desafiado, interpelado y transformado por una película. Y Martel lo logra tan a fondo, que el retrato del infierno nos parece bastante familiar, bastante cercano. El genio de contar una historia que, entretejida en su fabulosa estructura, esconde lo más difícil de todo: la noción de la compasión convertida en film. Como si eso de por sí ya no fuera milagroso, las actuaciones son excelentes, la puesta de cámara aventurada, valiente y sin concesiones y el montaje brutal. Una oda al lenguaje cinematográfico.

No pueden perderse esta joya. Y tienen que verla en cine.

Sáquenle jugo a esta Semana del Cine Argentino y aprovechen a banquetear de lo lindo porque estoy segura de que esta película va a estar en lo más alto.

¡Viva Zama, viva el cine argentino!

© Laura Dariomerlo, 2017 | @lauradariomerlo

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Todas las columnas de Laura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS