A Sala Llena

[23] BAFICI | El futuro

Dentro de un formato casi inconmensurable como el documental, el retrato es una categoría que permite capturar un protagonista. En El futuro la protagonista es la pandemia de Covid-19. A pesar de ser una producción de la Fundación Bunge & Born, el trabajo de Ulises Rossell elude las marcas propias de un trabajo por encargo de este tipo; no es institucional ni lacrimógeno en sus búsquedas artísticas o documentarias. Desde las primeras postales del inicio de la cuarentena, allá por los meses de marzo y abril de 2020, la película se recubre en la idea de presentar imágenes para el futuro, a partir del carácter indicial que permite identificar un momento específico en la historia. Más que un momento fue un acontecimiento; en los albores de ese antes y el después marcado a fuego para el mundo se detiene Ulises Rossell al capturar esas bicicletas de repartidores que reproducían los únicos sonidos nocturnos en calles desiertas, oscuras y neblinosas, como para sumarle una ingrediente más de dramatismo a esas noches desoladoras. Rápidamente, después de una presentación de contexto urbano la cámara se posa sobre personajes identificables: paramédicos y choferes de ambulancias que narran anécdotas laborales que podrían aterrar a cualquiera, pero en ellos hay una frustración porque esos tiempos de emergencias por accidentes de tránsito disparatados producidos por el exceso de alcohol están eclipsados por las emergencias del Covid-19. Al pasar, también, hay un registro del miedo y la incertidumbre; dos sentimientos que fueron monopólicos, al menos en el primer año de la pandemia.

Lejos de centrar la perspectiva en una arista de todo el conflicto, Rossell reposa en los márgenes, como en la crónica de las personas que viven en la calle o -en un momento de transición formal- cuando se muestra una de las tantas manifestaciones “anticuarentena”, devenidas más tarde en “antivacunas”. El futuro no enrosca su relato con las posturas de una grieta sin sentido; su foco de atención son las personas que atravesaron desde subjetivas particulares un cambio ostensible en la cotidianeidad. Desde un médico residente en Ushuaia hasta líderes de la comunidad Wichi en la otra punta del país. También es un documental para escuchar, pausar y hacer olvidar tanto grito vacuo que se escuchó por diferentes canales de comunicación durante todo este período. En la duración de 100 minutos se puede intuir un intento por abrazar todo un horizonte, sin embargo también se puede advertir que es una obra abierta al pensamiento reflexivo, alejada del binarismo que inunda todos los temas.

Guion, dirección: Ulises Rossell. Dirección de fotografía: Alejo Maglio, Gustavo Biazzi. Producción: Aranquen Rodríguez. Duración: 100 minutos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS