A Sala Llena

[23] BAFICI | Proyecto fantasma

Eso que pasa en el cuerpo y entre los cuerpos:

Pablo (Juan Cano) es un joven actor de clase media que no atraviesa su mejor momento. Se separó recientemente de su pareja, un conocido youtuber. Su compañero de piso, también actor, se mudó abruptamente dejándolo con deudas, con su perro, sus plantas y un viejo chaleco. Como intérprete, sobrevive en el rol de paciente para unos jóvenes médicos a quienes se está enseñando la relación medico-paciente y contratado como actor de constelaciones familiares en un Centro Holístico de Sanación, aunque su sueño es participar en una película.

Bien sea una excusa o realidad, Héctor dijo que dejaba el departamento porque había un fantasma en su habitación. Y lo cierto es que extraños acontecimientos comienzan a ocurrir en el lugar, luego de su partida: la perra está inquieta, la vecina oye ruidos raros y hay objetos que se caen misteriosamente.

En Proyecto Fantasma (2022), el realizador chileno Roberto Dovaris toma como centro al personaje de Pablo y la serie de relaciones que orbitan en torno a él, y que se van entrecruzando, empleando las claves de la comedia y del fántastico sobrenatural. El humor, sutil e irónico, es el tono con que el realizador tiñe este paisaje de una variopinta fauna de millennials, y de este modo consigue a través de ellos hacer pasar con inteligencia (en lugar de bajadas de lineas panfletarias) la posibilidad de pensar una serie de cuestiones propias de nuestro tiempo.

Por ejemplo, la cuestión de los nuevos formatos audiovisuales que producen y consumen los jóvenes en contraposición al formato tradicional del cine, y la necesidad (acaso) de repensar las formas del cine para volver a acercarlo al público, sin perder su amor por él. Este último es un punto que Dovaris maneja muy bien con su propuesta fresca y rupturista donde amalgama, con equilibrio, la multiplicidad de las nuevas formas y la parsimonia de la estética indie.

Por otro lado, el fantasma funciona como vector para plasmar el derrotero sentimental y la exploración del protagonista; pero también es el catalizador que le permite introducir una serie de cuestiones como la apertura hacia el entorno (en contraposición al autismo de la virtualidad), la ruptura del binarismo de los sexos y, en última instancia, una reflexión sobre la labor misma del actor como medium por el que pasa una otredad. Porque un fantasma, como el cine mismo, no es sino eso que pasa en el cuerpo y entre los cuerpos, a contrapelo de las incorpóreas nuevas plataformas digitales.

(Chile, 2022)

Guion, dirección: Roberto Doveris. Elenco: Juan Cano, Ingrid Insensee, Violeta Castillo. Producción: Aura Sinclair, Roberto Doveris. Duración: 93 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS