A Sala Llena

#CANNES72 | White, White Day

(Islandia, Dinamarca, Suecia, 2019) – Semana Internacional de la Crítica

Guión y dirección: Hlynur Pálmason. Elenco: Ingvar Eggert Sigurdsson, Ída Mekkín Hlynsdóttir, Hilmir Snær Guðnason, Sara Dögg Ásgeirsdóttir, Björn Ingi Hilmarsson, Elma Stefania Agustsdottir,Haraldur Ari Stefánsson, Laufey Elíasdóttir, Sigurður Sigurjónsson, Arnaldur Ernst, Þór Hrafnsson Tulinius, Sverrir Þór Sverrisson. Duración: 109 minutos.

La poética salvaje del duelo  

“Cuando el blanco del cielo y la tierra nevada se fusionan, la barrera entre el espacio de los muertos y el de los vivos se suprime momentáneamente” –  Proverbio islandés

Brumas blancas, una camioneta en la ruta que pierde el camino y cae al precipicio; y desde el mismo ángulo, y por varios minutos, una casa que va mutando tanto en su interior como en su exterior con el cambio de las estaciones. Silencio. El grito de un duelo es duro y mudo. Así comienza  White, White Daypelícula islandesa  dirigida por Hlynur Pálmason.

Ingimundur (un fantástico Ingvar Eggert Sigurðsson) es un policía retirado que quedó viudo luego de que su mujer muriera en el accidente descripto. Trata de aferrarse a la vida en el vínculo que tiene con su pequeña nieta.

La permanente transformación de la casa le permite revisar los recuerdos comunes, las filmaciones, las fotos y otras pertenencias de su mujer, pero un policía siempre encuentra cosas que no debería, y allí comienza otra película. La furia de una persona en pleno duelo se vuelve impredecible y ultraviolenta porque en su estado puede sentirse tanto muerto como vivo: cuando nada importa, no hay ningún tipo de miedo.

Ingimundur, en ese largo y oscuro túnel del dolor, tendrá que elegir qué camino tomar. Debe resolver si la ausencia y el dolor se volverán amigos o enemigos.

El cine pocas veces ha sabido captar ese momento límite y doloroso de una persona en duelo que necesita cambiar y hace cualquier cosa que la aferre a la vida. White, White Day ya pertenece a ese linaje cuyo exponente más recordado es  El último tango en París.

Con un paisaje tan desolador como el alma de su personaje, esta película islandesa se ha instalado en la memoria de todos los espectadores como un gran film. La odisea interior de su personaje solo se ve expuesta por sus actos y por un amor tan infinito como su dolor.

Lejos del viudo sensible y gentil de UP pero también distante del sádico y hedonista Paul en El último tango en París, Ingimundur deberá distinguir la sombra de una sospecha del fantasma de su mujer.

Melancolía y furia made in EscandinaviaWhite, White Day tiene un final que lo dirá todo… Sí, el cine en un plano puede decirlo todo.

 

 

© Luis Alberto Zas, 2019 | @zasito

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Nuestra cobertura del 72º Festival de Cannes.

Cobertura vía Instagram.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS