A Sala Llena

Amor a Distancia

 
 

Amor a distancia (Going the Distance, Estados Unidos, 2010)

Dirección: Nanette Burstein. Guión: Geoff La Tulippe. Elenco: Drew Barrimore, Justin Long, Christina Applegate, Jason Sudeikis, Leighton Meester. Producción: Adam Shakman, Jennifer Gibgot y Garret Grant. Fotografía: Eric Steelberg. Música: Mychael Danna. Distribuidora: Warner Bros. Duración: 109 minutos.

Erin (Barrimore) y Garret (Long) se conocen, pasan tiempo juntos y de a poco van enamorándose. Pero saben que su historia tiene fecha de vencimiento porque Erin debe volver a San Francisco, su ciudad natal a terminar sus estudios, justo en el lado opuesto del mapa. Ambos saben cómo son las cosas y deciden tomárselo con calma; pero no cuentan con que lo que sienten uno por el otro irá creciendo y que las cosas se complicarán.

Amor a distancia es una típica comedia romántica norteamericana, en la que los personajes se enamoran, deben separarse, van y vienen hasta que deben tomar una determinación. Sin mucha originalidad pero con algunos atisbos de humor, la historia de Erin, una estudiante de periodismo con futuro y Garret, quien trabaja en una compañía discográfica en Nueva York, logra atrapar por momentos aunque las situaciones sean esperables.
Con varios aviones de por medio que los llevan a cada uno a la ciudad del otro, ambos se dan cuenta de que es muy difícil mantener una relación seria viviendo en los extremos opuestos de un enorme país. Por ello, hacen todo lo que esté a su alcance para mantenerse juntos, superando crisis, celos y tentaciones.
Con lugares comunes, buena música, sin actuaciones destacables y con una trama bastante simple, la historia (primera ficción de la documentalista Nanette Burstein) logra mantener la atención con escenas que ponen toques de humor, en las que intervienen la hermana de la protagonista (Applegate), una mujer casada y superprotectora, y los amigos del novio (interpretados por Sudeikis y Meester).

Por María Eugenia D’Alessio

Si tengo que mencionar a una actriz que escriba con su propia impronta autoral en las comedias que participa, indudablemente tengo que nombrar a Drew Barrymore. Independientemente de lo que tenga que contar el director de la película de turno en la que participe, ella tiene su propia visión del mundo, una alegría y desfachatez  mezclada con una rara e inteligente ingenuidad que contagia en el espectador una poderosa empatía que es superior a cualquier historia que se pretenda contar.

Este elogio del que se desprenden solo unos pocos actores y actrices de esa fauna que Hitchcock llamó “ganado” no garantiza que una película sea una obra maestra ni nada por el estilo, solo le aporta un brillo y un valor agregado. Un Cary Grant, un John Wayne en escena aportan felicidad cinematográfica, no importa la historia.

En Amor a Distancia, Barrymore es sacada a patadas de un bar, borracha, gritándole a un patovica “suck my dick” e invitándolo a los gritos a masturbarse viendo Transformers de Michael Bay (de paso, Megan Fox es lo opuesto total a Drew; pétrea, triste y estúpida). ¿Puede naufragar una película que tenga esta escena desfachatada y delirante con la mejor actriz de la comedia americana? Si, porque en las comedias románticas la clave de la diegesis es la empatia, la atracción que tenga la pareja de protagonistas. En este caso, Nanette Burstein no logra que exista química entre Drew y Justin Long. En realidad no se a que director se le puede ocurrir seleccionar en un cast de una comedia romántica a Justin Long, y encima cometer el crimen de juntarlo con una gran actriz como  Drew Barrymore. Long esta a destiempo con el genero, uno no sabe si esta participando en una comedia, en un drama o en una película de acción ya que su gélido rostro siempre muestra ante la cámara la misma expresión.

Mas allá de algunos buenos momentos donde participan los amigos de Long, vagos, delirantes y freaks y que nos hacen amar al cine americano por construir esos personajes secundarios tan queribles (grande Christina Applegate ¡!) y algunas sorprendentes irrupciones musicales con clásicos ochentosos, la película deambula en indecisiones y lugares comunes que no le aportan nada nuevo al genero y mucho menos a la rica carrera de Barrymore. Historias de amores a distancia en la época de Skype ya no se deberían filmar, suenan fofas y a destiempo. Aburridas e intrascendentes. Esta película pide revancha a los gritos, miren Jamás Besada y disfruten a la Barrymore en su mejor versión, haciendo comedia clásica.

Por Carlos Federico Rey

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Matadero

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS