A Sala Llena

Blanco Después

 

Blanco Después

Dirección y Autoría: Nicolás Bolivar. Vestuario: Maria Gonzalez. Escenografía: Magali Acha. Iluminación: Alfonsina Stivelman. Música: Matías Mango. Producción: Analia Sanchez. Intérpretes: Verónica Mc Loughlin, Leonardo Saggese. Voz en Off: Maria Gonzalez

basta de quemar tus sueños

ya no quedan más tormentas

tu deseo es mi deseo (…)

Una recorrido de principio a fin sobre una historia de amor a distancia, que lucha por sobrevivir, late, gime, ama y adora… todo, la mayoría sobre papel de carta y con banda de sonido acorde al momento. Son Greta y Juan los protagonistas de esta historia de amor epistolar, donde lo novedoso es la distancia que se toma de la relación y como lo coreográfico apoya lo que no se dice pero se siente en la atmósfera. Blanco Después es la ópera prima de Nicolás Bolivar que sorprende por lo dinámica y entretenida a pesar de que los protagonistas cruzan pocas lineas en escena, haciendo funcionar como nunca la voz en off  y el monologo entre momentos musicales .

Durante un taller literario, allá por el 2007, nació esta historia que cuenta como Greta, interpretada por Verónica Mc Loughlin (Noches de Verano, Cenas, Automáticos)  conoce a Juan en un momento muy particular de su vida: esta definiendo quien quiere ser, que quiere hacer y hacia donde va. Juan es encarnado por Leonardo Saggese (Esa No Fue la Intención, Parte 2, Intrusión, La Cocina), es un artista plástico viviendo el mejor momento de su carrera,

Los dos se toman de la mano para comenzar la relación separados: el viaja a Brasil, ella se queda en la Argentina, después se da vuelta todo, encontrándola a ella en Paris y a él acá. En el medio son uno.

Sin actuaciones forzadas, con una escenografía en la que ambos ambientes se comparten y una voz en off que nos indica, cual altoparlante de aeropuerto un vuelo, la fecha de cada carta. Ambos actores despliegan en escena todo su carisma: ella nos arranca una sonrisa con sus fantasías, él con sus dudas normales frente al hecho de convivir. Ambos dominan el arte de crear una forma coreográfica que atrapa y complementa la historia de manera natural, esto se debe a una notoria dirección de un coreografo y actor como lo es Nicolas Bolivar (Me Imagino que Vendrás Acompañado, Entre tipos Vol. 1, Mayoria).

La musicalización a cargo de Matias Mango no aplasta la acción, sino que acompaña, así la relación pasa por Madonna, Manu Chao e Illya Kuryaki and the Valderramas acompañados por un sincronizado efecto de luces a cargo de  Alfonsina Stivelman, esto sumado a una pareja que va mutando a lo largo del tiempo, pasando por momentos alegres y crisis que nos relataran a través de cartas que culminaran con la difícil pregunta; ¿ y ahora qué? es lo que cuenta Blanco Despues. Una pieza original y contemporánea que no abusa del sentimentalismo.

Teatro: El Camarín de las Musas – Mario Bravo 960

Funciones: Viernes – 21:00 hs

Entrada: $ 45,00

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...