A Sala Llena

#CANNES75 | Esterno notte

Para aquellos cinéfilos que prefieren y privilegian la visión de películas frente a las series, la posibilidad de ver una de estas últimas en una única función de más de cinco horas de duración aparece a priori como poco atractiva. 

Pero si el nombre de quien está detrás es Marco Bellocchio, el parecer puede cambiar. Si, además, el contenido refiere a uno de los momentos más convulsionados de su país, en pleno apogeo del accionar de las Brigadas Rojas, la propuesta ya se vuelve más interesante.

Esterno notte está dividida en seis capítulos casi todos de similar duración y, pese a que cada uno de ellos sólo lleva como identificación el número de orden, alternativamente se los podría titular con el nombre de un personaje. Al primero le cuajaría perfectamente llamarlo “Aldo Moro”, ya que nos muestra al Presidente de la Democracia Cristiana en el momento preciso en que está por tener lugar la formación de un nuevo gobierno. Ese día, el 16 de marzo de 1978, Moro (Fabrizio Gifuni), fue secuestrado siendo asesinados los cinco policías que lo custodiaban en sendos automóviles. 

En otro de los capítulos iniciales de la serie quien adquiere protagonismo y que bien podría llamarse “Paulo VI”, quien lo interpreta es Toni Servillo, el actor preferido de Paolo Sorrentino. Al entonces Papa se lo ve reaccionar con gran pesadumbre al enterarse del criminal atentado, ya que además lo unía una gran amistad. Se revela la, desesperación del Santo Padre quien, conociendo el accionar de los brigadistas, teme por la vida de su amigo.

Entre los demás episodios habrá uno casi íntegramente dedicado a una joven pareja perteneciente al grupo armado, sorprendiendo la frialdad de su accionar, con acertadas interpretaciones de Daniela Marra y Gabrile Montesi. 

Ya en la segunda parte, luego de un justificado intervalo en la proyección, aparece en escena Eleonora Moro (lograda caracterización de Margherita Buy), con un capítulo dedicado a ella y a sus cuatro hijos. Y si no fuera porque el espectador ya conoce el trágico desenlace, luego de 55 días de cautiverio, habrá en algún momento de la obra un atisbo de esperanza de que la familia recupere con vida a Moro.

El último capítulo, el más breve, podría denominarse ‘Epílogo”, muestra los últimos momentos antes de la ejecución del honorable dirigente, que seguramente hubiese sido designado Presidente de la República Italiana. 

Bellocchio toma una clara posición contra algunos de los dirigentes y personajes de la época y lo hace poniéndola en boca y palabras del propio Aldo Moro, cuando éste reflexiona sobre la traición de los mismos. Quien sale peor parado es Giulio Andreotti, (Fabrizio Contri) Presidente del Concilio, mientras que el realizador le asigna mayor protagonismo a Francesco Cossiga Fausto Russo Alesi), ministro del Interior (le dedica casi un capítulo entero), al que presenta como un ser pusilánime, infeliz en su matrimonio y en palabras de Moro, bipolar. 

El director de Vincere y  más recientemente de Il traditore regresa a un tema que les es caro y que ya había tratado en 2004 en su film Buongiorno notte, posiblemente superándolo. Difícilmente alguna de las más de cien películas  presentadas  en la presente edición del Festival logre superar en calidad a Esterno notte. 

(Italia, Francia, 2022)

Dirección: Marco Bellocchio. Guion: Ludovica Rampoldi, Marco Bellocchio, Stefano Bises, Davide Serino. Elenco: Fabrizio Gifuni, Margherita Buy, Toni Servillo. Producción: Simone Gattoni, Lorenzo Mieli. Duración: 300 minutos.

https://www.youtube.com/watch?v=zBL0Pd-NbfQ

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...