A Sala Llena

Capitán América y el Soldado del Invierno, según Matías Orta

Y Marvel Films no para. Por suerte. Ya de lleno en la “fase 2” de las andanzas de Los Vengadores, ahora le toca nuevamente a Steve Roger, el Capi (Chris Evans), volver al ruedo en solitario. O no tanto, porque esta vez lo acompaña la avenger más hermosa y letal: Viuda Negra (Scarlett Johansson). Ambos descubrirán que S.H.I.E.L.D. incurre en extraños y peligrosos manejos. Nick Fury (Samuel L. Jackson) revela que hay un programa ambicioso para detener a los criminales del mundo antes de que cometan atrocidades, y con sólo disparar unos pocos misiles…

Un concepto desaprobado por Steve y sus colegas, pero no por los infiltrados en la organización, quienes comenzarán a perseguir y atacar a nuestros héroes. ¿Tendrá algo que ver Alexander Pierce (Robert Redford), el alto mando de S.H.I.E.L.D.? Para peor, los malos de turno tienen un as en la manga: el Soldado del Invierno (Sebastian Stan), un mercenario cuya aura de misterio sólo es superada por su eficacia para exterminar a sus oponentes.

A diferencia de Capitán América: El Primer Vengador, que transcurría durante la Segunda Guerra Mundial y funcionaba como uno de los seriales que hacían furor en aquellos tiempos, esta secuela es un moderno y vibrante thriller político con secuencias de acción. La estructura remite a los mejores exponentes de ese subgénero, con auge en los ’70, como Los Tres Días del Cóndor, protagonizada -no por cualidad- por Redford. Esas películas cuestionaban el mundo que nos rodea, principalmente a quienes supuestamente deberían servir y proteger. Pero la película no se queda en un producto serio, ya que los directores Anthony y Joe Russo (responsables de la serie Community) saben insertar humor y hasta momentos dramáticos e introspectivos: pese a su carácter de luchador contra el mal, Steve aún debe encontrarle la vuelta al siglo XXI y empezar de cero en cuanto a relaciones de amistad y sentimentales.

Como corresponde, siguen presentes las conexiones con el resto del universo Marvel. Además de menciones a eventos y personajes que ya vimos en los films anteriores (y en los comics, por supuesto), también hay apariciones y menciones a nuevos héroes y villanos, como Brock Rumlow (Frank Grillo), quien se convertirá en el temible Crossbones, y el Doctor Strange, próximo a tener su propio largometraje.

Chris Evans luce más maduro en su rol de Steve/ Capitán América; un personaje que, aún en el mundo actual, conserva la esencia y los códigos de antaño. Un carácter que contrasta con el de la Viuda Negra, siempre encarnada por Scarlett Johansson, quien es co-protagonista de esta historia. Un combo de sensualidad y destreza que golpea a los villanos tanto como excita a los espectadores. Samuel L. Jackson vuelve como Nick Fury, sobre quien descubriremos una parte fundamental de su pasado y de su vida privada. En cuanto a los nuevos de la clase, Anthony Mackie vuela alto como Sam Wilson/ Falcon y Robert Redford da cátedra de cómo imponer presencia y respeto con sólo estar delante de cámara.

Capitán América y el Soldado del Invierno es una de las películas más espectaculares, y más cerebrales, de la saga cinematográfica marveliana. Una prueba de que es posible mezclar complejidad con peleas y persecuciones que te dejan con la mandíbula por el piso. Ah, como siempre, quédense hasta el final de los créditos: verán dos escenas adicionales que saben cómo dejarnos entusiasmados con lo que vendrá.

calificacion_4

Por Matías Orta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →