A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

Cosas que prometí no decir | De Palma y la imagen prerrafaelista II

Cosas que prometí no decir | De Palma y la imagen prerrafaelista II

Habíamos rastreado el empleo de motivos de la pintura prerrafaelista en el cine de Brian DePalma, centrándonos en momentos de su film Femme Fatale. Pero hay tempranamente en su obra otras manifestaciones del empleo de figuras tomadas de esta tendencia pictórica. Tendencia que cabe reafirmarlo una vez más, y a pesar de ciertos intentos ocasionales de reivindicación son -como ya señeramente lo estudiara Mario Praz-, expresiones de una nosología espiritual y anímica típicas de la Inglaterra victoriana más que obras de valía estética.

Como hemos dicho también, los prerrafaelistas fueron de los primeros en reaccionar a su manera contra la Inglaterra industrial y fabril, su producción serializada y su fealdad, y esa temprana reacción más que ecológica fue entre sus corifeos –Rossetti, Burne-Jones, Holman Hunt- etológica. Ya que fue una reacción de comportamiento instintivo más que una proyección exterior de defensa del medio ambiente. Curiosamente la primera reacción ecológica fue interior, anímica, más que naturista o paisajista.

Amy Irving con su pelo largo, castaño-rojizo y frisé fue el emblema perfecto en dos obras que forman un dueto en la obra depalmiana, compuesto por Carrie y La furia. Personaje lateral en el primero de estos films, fue protagonista cuasi absoluta en el segundo. Tanto en uno como en otro su largo y rizado pelo allaLilith pintada por Rossetti, sirvieron de referencia al motivo prerrafaelista que -si acertamos en nuestro análisis- ha sido siempre una referencia crítica y polémica con respecto a esta manifestación pictórico-decorativa. En Carrie la vemos dormir en su habitación liberty (par decorativo del prerrafaelismo) su sueño de la razón cuando despierta abruptamente tironeada por el fantasma de la protagonista (aquí, ya que estamos, la imagen se aproxima a Arthur Rackam, el ilustrador de textos fantásticos contemporáneo a los prerrafaelistas).

Pero es en La furia donde la alusión se ha hace resolución. Allí, encerrada en una habitación con las paredes cubiertas de motivos florales liberty, es que despierta al parecer definitivamente de esa ensoñación anterior para volverse cruda exorcista. La Lilith prerrafaelista se vuelve ángel exterminador.

Si el prerrafaelismo fue una manera postrera y agónica de dominar a lo femenino bajo el recurso extremo de angelizarla, volviéndola criatura exangüe, mezcla de maniquí y andrógino, estas criaturas depalmianas -como la Laura Ash de Femme Fatale– se convierten en contundentes mensajeras no de la paz sino de la guerra.

 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS