A Sala Llena

El Bululú

Título original: El bululú. Antología endiablada. Dramaturgia: Leticia González de Lellis y Osqui Guzmán. Diseño de movimiento: Pablo Rotemberg. Música original: Javier López del Carril. Vestuario: Gabriela Aurora Fernández. Realización de vestuario: Patricio Delgado. Iluminación: Adrián Cintioli. Asistencia de dirección y producción: Leticia González de Lellis.  Elenco: Osqui Guzmán. Prensa: Marisol Cambre.

Retazos cosidos con hilo de oro español

El bululú, estrenado bajo la dirección de Mauricio Dayub en 2010, es una reescritura de la obra homónima de 1979 de José María Vilches a cargo de Osqui Guzmán y Leticia González, en la que los elementos biográficos están a flor de piel. Es interesante la complejidad que presenta el texto de por sí, ya que el mismo está habitado por diversas voces de la literatura del Siglo de Oro español como Federico García Lorca, Lope de Vega y Quevedo que, a su vez, fueron adaptadas por Vilches y ahora vueltas a reinterpretar por Guzmán mediante la incorporación de elementos biográficos.

En esta nueva versión, el texto biográfico es introducido a modo de hilo conductor entre los distintos personajes y números de El bululú de Vilches, con la intención de contar la relación de Osqui con la obra de Vilches más que la obra misma, logrando momentos en los que el actor se nos ofrece auténtico, compartiendo momentos de su vida que tienen que ver con sus raíces; esta mixtura de lo boliviano, lo argentino y lo español que conviven en el actor y que lo han llevado, como dice en la obra, a la “confusión”. La puesta introduce lo biográfico no sólo desde el texto agregado, sino también desde el vestuario (el disfraz de diablo de carnaval boliviano con el que inicia y finaliza la obra, por ejemplo), los objetos (la caja chayera) y la música, que incluye la canción del bululú pero incorpora la copla norteña, entre otros.

Vilches ya había realizado, tal vez, un primer homenaje que consistiría en fusionar sus dos patrias, la española y la argentina, al agregar a los textos y personajes españoles, personajes porteños como Pepino el 88 del legendario Podestá

Pero no podemos dejar de mencionar lo más importante que es el increíble trabajo de Osqui, uno de los actores contemporáneos con más preparación física y con un trabajo corporal de gran flexibilidad que lo hacen un actor totalmente versátil. Además de ofrecer una entonación insuperable que se corresponde de manera perfecta con los versos que pronuncia, también tiene la capacidad de manejar la pantomima y la gestualidad con tal virtuosismo, que hace que el espectador vea como si estuviesen allí, a tres personajes que, al mismo tiempo, dialogan y se mueven de una manera característica. No es fácil encontrar actores que puedan recitar Lorca como él, escucharlo es realmente un momento de belleza absoluta.

Si la reescritura de los clásicos son el lugar quizá más privilegiado para pensar el presente teatral, El bululú de Osqui Guzmán es un homenaje “asimétrico” que si bien, en palabras del mismo actor, busca rendirle homenaje a sus dos patrias como lo hizo Vilches, le da una impronta que se acerca a los procedimientos del biodrama y que necesariamente pasa por un proceso de re-enunciación, reafirmándose en el presente.

Teatro: Timbre 4 – México 3554.

Funciones: Viernes 21 hs y 23 hs.

Entradas: $200

calificacion_5

 

Por Luciana Morelli

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS