A Sala Llena

El Globo Rojo

Dramaturgia y Dirección: Ezequiel Gaitan. Asistencia general: Jazmín Mariscotti, Victoria Spiner. Actúan: Fernando Cellier, Jazmín Mariscotti, Walter Menta, Nicolas Vivante. Prensa: Tehagolaprensa. 

El amor: esa ficción descarada.

En la Antigua Grecia el teatro servía para exponer frente al pueblo sus tragedias. En esta obra una tragedia, la del desamor, es expuesta ante el público y ante dos de los protagonistas que –meta-teatralmente- participarán de la historia.

El Globo Rojo es una película de 1956 y quizás esto no tenga nada que ver con la obra o tenga que ver todo, ya que, al igual que el amor, El Globo Rojo es una ficción, una construcción. También, este globo es el código, aquel código intrínseco e invisible para los espectadores que el amor construye y que en vivo y en directo unirá a dos amantes: Emilia (Jazmín Mariscotti) y Gabriel (Nicolas Vivante) en orden de construir, bajo la dirección y magnifica a actuación de Fernando Cellier, su propia historia, que pronto descubriremos no es una historia cualquiera.

Un globo es algo que se infla y que vuela, como las relaciones amorosas. La unión con el otro siempre implica abrir el cajón de las fantasías, los fantasmas, las proyecciones, las carencias. El encuentro con el otro es siempre trágico, porque involucra experiencias  anteriores: de la infancia y las que tuvimos con las otras personas con las que trazamos ese vínculo idílico. El globo se llena pero: ¿Cuándo es el momento de dejarlo libre? ¿Cuándo es el primer día del final de una relación? ¿Es como decía el cantautor el amor eterno, mientras dura, mientras se sigue haciendo una ficción de él? En busca de responder estas preguntas Ezequiel Gaitán nos convida este pedazo de obra, reflexión filosófica y anécdotas, quien sabe, talvez de su propia vida.

En El Globo Rojo la parodia de la ficción se dramatiza. Y el escenario es compartido por el director, la voz en off y los actores  en busca de resolver las anteriores preguntas. Emilia y Gabriel interpretaran una historia muy cercana al director y nos asombraran  con sus peripecias mientras la música en vivo, la voz hilarante de Walter Menta, junto a su interacción con Fernando Cellier y un trabajo magnífico de audiovisual y proyecciones convierten a El globo rojo en una experiencia fascinante. Llena de vaivenes emocionales, como relatará su actor principal, llena,  como el helio que infla un globo, de las expectativas que ponemos en las obras, en el amor y en todas las ficciones que vivimos  en la vida.

La obra nos invita a apreciar la panorámica, corrernos del velo del primer plano, jugar al montaje, a la creación volviendo casi imposible verla sin recurrir al cajón de nuestros propios recuerdos en busca de la conmoción. La historia de un hombre apegado a un viejo amor y  la del odio que convida el amor no correspondido que convierten, junto a un maravilloso uso de la anécdota, a esta obra en una ficción por demás interesante. Un drama que se convertirá en comedia ante nuestros ojos, deleitantes actuaciones y el aura de todas las ficciones del amor gravitando sobre el escenario, que, abierto y compartido, nos invita a la conmoción primera y más profunda: la del desamor.

Teatro: El Temenos.

Entradas: $ 70,00 / $ 50,00

Funciones: Domingo – 20:00 hs –

calificacion_4

Por Sofía Lara Gómez Pisa

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Ennio, el maestro (Ennio)

LEER MÁS →

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →