A Sala Llena

Hundan el Belgrano

alt

Hundan el Belgrano

Dirección: Claudia Marocchi. Autor: Steven Berkoff. Traducción: Rafael Spregelburd. Música original y en vivo: Pablo Vázquez. Coreografía: Eugenia Di Marco. Escenografía: Gustavo Dieguez y Lucas Gilardi. Vestuario: Pablo Graziano. Iluminación: Alejandro Le Roux. Relato sonoro: Tián Brass. Intérpretes: Monina Bonelli, Gastón Rodríguez,  Estanislao Milicich, Lucas Lagré, Alejandro Cop, Gonzalo Pastrana, Gustavo De Filpo, Carlos Cano, Luciano Ricio. Prensa y Comunicación: Octavia Comunicación.

“Entonces hundan al cretino. Cambiemos las reglas del contrato…” – Amargas Cachas

“Ella fue para mí la representación de la decadencia de los valores sociales y políticos en Inglaterra. Concentró en su figura una suerte de oportunismo anémico, una enfermedad espiritual, un desarrollo sin alma.
” Steven Berkoff.

Nos encontramos en una sala totalmente llena, para ver esta obra que promete rememorar la triste historia que nos tocara vivir allá por el 82 durante la guerra contra los ingleses.

Esta historia, será contada desde la perspectiva de un inglés. En un gesto de valentía, Steven Berkoff escribió la obra en 1986, apenas cuatro años después de terminada la guerra, y ha sido estrenada en Londres causando grandes polémicas.

A 30 años de la guerra de Malvinas, podemos ver, desde una mayor distancia y en tono de humor, cómo Margaret Thatcher utilizó el hundimiento del buque Belgrano, para aumentar su poder en Inglaterra y no demostrarse blanda. Hundimiento que causara la muerte de 323 argentinos mientras el buque navegaba en el área de exclusión, donde no estaba habilitado el combate. El buque se estaba retirando y de todos modos fue atacado. Inglaterra, con la orden de M.Thatcher, tiró la primera piedra, y ese fue el comienzo de la guerra.

Ante el pedido de soberanía de Argentina sobre las Malvinas, Inglaterra decide enfrentar a nuestro país y no retirarse de las islas, territorio que había sido conquistado en 1833 y del cual en el continente ni siquiera sabían su ubicación.

Berkoff, nos ilustra unos isleños trabajando duramente y olvidados por el Estado Inglés. Nos menciona que ellos se atienden en Argentina en caso de enfermedad. Nos ubica en un contexto político y social donde Inglaterra no quiere que el socialismo penetre en su país, donde hay negociaciones con el presidente de facto argentino, donde hay que probar el funcionamiento de nuevas armas, hay que demostrar un país fuerte y que los soldados retornen gloriosos a recibir la medalla. Toda ese circo que se monta mientras miles de jóvenes se enfrentan injustificadamente y sin comprender bien de qué se trata esto de “dar la vida” por la patria.

Aparecen en escena los soldados, que están comunicándose con sus amadas, y su familia mediante cartas y narrando parte de sus vivencias en altamar. También se hacen presentes el “Patas”, el comandante, el buchón y representantes de la paz.

Para narrar la historia, Marocchi recurre a impecables actores y un tono de sátira y humor que descomprimen lo triste de los sucesos. Elementos bizarros, como que todos los hombres de la obra están calzados con zapatos de taco, y bailes al estilo de Village People.

La Dama de Hierro, apodada “Maggot Scratcher” (amargas cachas), dando por sobreentendido que habla de M.Thatcher y todas las negociaciones que dieron pie a esta guerra con Argentina. Margaret está siempre asesorada por su “Alcahuete” (Gastón Rodríguez) y el Piojo (Estanislao Milicich) que se destaca por su papel como comandante también.

Todo esto en un escenario con tan sólo un decorado móvil, que propone un despliege corporal en los actores, y se arma y desarma según la escena que propone la obra.

También va apareciendo un narrador que entre escena y escena, alumbrado sólo por una linterna nos cuenta tristemente algunos datos certeros sobre esta guerra.

“Amargas Cachas” es agresiva y fría, pero su personaje va mutando corporalmente a lo largo de la obra, así como de igual modo van cambiando las situaciones y las decisiones que toma. M. Bonelli pasa de una mayor apertura a un final donde está mucho más tapada, y ya es una vieja. No intenta imitar a Margaret T. sino mostrar a una mujer del poder, que también recibe presiones, y pasa por momentos de duda.

En un idioma bien porteño y muchas veces en verso, recurriendo también a la música en vivo y con Monina Bonelli destacándose por su trabajo corporal y canto, además, por supuesto, de su performance actoral, se va narrando la historia de la guerra de las Malvinas, a modo de sátira y vista desde el lado inglés.

Teatro: El Portón de Sánchez – Sánchez de Bustamante 1034.

Funciones: Sábados. 23hs.

Entradas: $50 general- $30 estudiantes y jubilados.

 alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →