A Sala Llena

Industria Argentina, la fábrica es para los que trabajan

Industria Argentina, la fábrica es para los que trabajan (Argentina, 2011)

Dirección: Ricardo Díaz Iacoponi. Producción: Nestor Sanchez Sotelo. Elenco: Carlos Portaluppi, Cutuli, Soledad Silveyra, Aymará Rovera, Daniel Valenzuela, Manuel Vicente, Luis Margani, Marcelo Sein. Distribuidora: 3C Film Group. Duración: 95 minutos.

Es difícil precisar con exactitud cuando el cine o cualquier otra forma de arte ponen su mirada sobre hechos recientes. Por lo general la historia de nuestro país no está exenta de parcialidad y seguramente pasarán algunas generaciones hasta que los hechos y los personajes protagonistas tomen color de yeso o de bronce.

Está claro para quien escribe que habrá un antes y un después de los “cacerolazos” a De La Rúa y todo lo que una expresión artística pueda decir tendrá carácter de espejo y por ende será reflexivo. En este contexto, el estreno de Industria Argentina tiene características de revisión y actúa como piedra fundacional para las próximas generaciones vale decir, si alguien me preguntara sobre la época del “deme dos” y la tablita de Martínez de Hoz, ese alguien será remitido inmediatamente a ver Plata Dulce (1983). Una película que desde su sencillez, sus actuaciones y un guión sólido funciona como ejemplo cabal de cómo pensaba, sentía y vivía la clase una clase media argentina desesperada por el dólar y viajar a Miami a comprar televisores a color. En menor medida, Industria es una postal de la argentina del “corralito” y el tristemente célebre “blindaje” (que descansen en paz). Sin embargo, no estamos ante una película con bajada de línea política (aunque está presente como un fantasma observador). Ricardo Díaz Iacoponi abordó una obra inteligente, que tiene cosas para decir y que llega al corazón.

Un obrero de una fábrica de autopartes (Carlos Portaluppi) reclama sueldos atrasados ante su jefe. Una bicicleta en la que todos los obreros de la fábrica están metidos a la fuerza. Con mucho tino, el guión se centra en los personajes y sus problemas cotidianos. Los vamos conociendo y empatizando con su situación mientras la historia va creciendo en tensión y dramatismo. La música de Pablo Sala (quien también diseñó el sonido) va caracterizando situaciones y subrayando los momentos más intensos. Así como ocurrió con tantas otras películas bien hechas y dirigidas, Industria Argentina es sobre la dignidad del hombre y su lugar de trabajo. No sólo desde el sentido lírico sino con un tinte absolutamente realista en el cual el sentido de pertenencia juega un papel preponderante. Las actuaciones de todo el elenco dan cuenta del compromiso de la historia y el buen lugar que se le da al vínculo entre todos. Daniel Valenzuela, Cutuli y Manuel Vicente aportan a enaltecer la superlativa actuación de Carlos Portaluppi quién compone un personaje inolvidable para cualquiera que tenga ganas de ver esta película más con el corazón que con ojo crítico (cinematográfico). Es cierto, Aymará Rovera desde su lugar de esposa propone otra de las excelentes labores que tiene la obra. Ella, quizás, sirva como otro de los ejemplos de fortaleza que desde el lado de las amas de casa se vive en la historia.

Industria Argentina es de las películas que se pueden ver con la seguridad de tener en la pantalla un film bien narrado del cual además, uno puede verse reflejado. Si el arte puede lograr esto. El propósito cobra mucho más sentido. Bienvenida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS