A Sala Llena

La de Romeo y Julieta

alt

La de Romeo y Julieta

Dirección: Abigail Zevallos. Producción: Eduardo Lanfranchi. Diseño de Luces: Martín Gaitán. Sonido: Alama Goldberg. Escenografía y Vestuario: Julieta Biagioni. Intérpretes: Lucas Javier Méndez y Abigail Zevallos. Prensa: Javier Solís.

“Romeo y Julieta” de William Shakespeare es, junto a “Hamlet”, su tragedia más popular. Incluso quienes no tengan una relación estrecha con la dramaturgia clásica o el teatro en general, conocen su historia por haberla visto incontables veces representada en teatro, cine y televisión de mil formas distintas. La de Romeo y Julieta es una adaptación que, tal como ya se establece en el título, no sólo está abordada desde la comicidad sino también desde un tono autóctono, más presente en las interpretaciones actorales que en el texto en sí.

Fusionando títeres y actores, resume de forma clara y concisa la trágica historia de estos dos amantes adolescentes, tomando como base los giros más elementales del relato. Romeo, interpretado por Lucas Javier Méndez y Julieta por Abigail Zevallos son los únicos personajes de carne y hueso, en tanto los papeles secundarios son representados por títeres manipulados por los mismos actores. Lucas se encarga de los personajes femeninos y Abigail de los masculinos.

Orientado a un público infantil, la historia se divide en cuatro actos: presentación de los protagonistas, momento en el que se conocen y enamoran, destierro de Romeo y final trágico, con un prólogo y un epílogo que también responden al texto original. Lo interesante es que pese a tratarse de una adaptación para niños bien chicos, el final no fue modificado, alivianándolo mediante el recurso de la ridiculización de la muerte, cercana a las formas que tienen los chicos de “morir” cuando juegan: movimientos exagerados y espasmódicos, gritos y gestos payasescos. De esta forma se aborda el suicidio de los protagonistas sin que resulte chocante o angustiante para los nenes.

La puesta en escena es minimalista y los escenarios mutan entre un espacio y otro de la narración con elementos simples como telas que se despegan y vuelven a pegar con velcros, ornamentos que se adhieren a los telones, en tanto el vestuario de ambos personajes se mantiene a lo largo de toda la obra. Esto por momentos genera la sensación de estar viendo a dos chicos jugando a ser Romeo y Julieta antes que una adaptación teatral de la obra. De hecho Julieta apenas si está arreglada, con su pelo siempre despeinado y sus constantes tropezones, se convierte en la anti princesa, lo mismo que sucede con Romeo cuyo vestuario sí está más cerca de la imagen clásica del personaje, pero no así su forma de representarlo.

Resulta ser una experiencia entretenida y lúdica, con participación activa del público, pero que tendría mucho más ritmo si estuviera más musicalizada, dado que algunos silencios generan una sensación de “bache”. También por momentos las voces de los actores tras los títeres se escuchan muy similares, sin marcar una clara diferenciación entre uno y otro. Así y todo es una obra querible y divertida que hace magia con muy pocos recursos de producción.

Teatro: La Manzana de las Luces – Perú 272

Funciones: Domingos 15:30 Hs

Entrada: $30 y $25

alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

Tu forma de ver el mundo

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS