A Sala Llena

La Delicadeza (La Délicatesse)

(Francia, 2011)

Dirección: David y Stéphane Foenkinos. Guión: David Foenkinos. Elenco: Audrey Tatou, Francois Damiens, Bruno Rodeschini, Mélanie Bernier. Producción: Xavier Rigault y Marc-Antoine Robert. Distribuidora: Alfa Films. Duración: 108 minutos.

Son como niños.

La Delicadeza es una propuesta francesa protagonizada por Audrey “Amelie” Tautou, pero también es una adaptación de una de las novelas boom de ese país en los últimos años. El autor, David Fonenkinos y su hermano Stephane (que estaba ligado de antemano al mundo del cine, aunque nunca había dirigido) se ponen tras las cámaras para contar esta exótica comedia romántica, entre sobria y absurda, por momentos dramática, por momentos sorpresivamente disparatada.

La Delicadeza cuenta la historia de Natalie Kerr, una joven felizmente casada que pierde a su marido en un accidente. Su luto se transforma en una suerte de adicción al trabajo y la muchacha -en una especie de pausa o letargo permanente- aboca su vida a lo que se ve como un monótono puesto jerárquico en una oficina de la empresa sueca de muebles Ikea. Todo parece indicar que la muchacha ha perdido la capacidad de enamorarse, pero el amor siempre vuelve a buscarnos, aunque cueste entender como funciona.

Una de las características más fuertes y sorpresivas de este filme es su radical cambio de registro. La película comienza como una simpática comedia romántica y, de golpe, se transforma en un duro drama con la muerte de su joven marido a los quince minutos de metraje. Durante el luto, la narración persiste en este tono triste y formal, pero la repentina aparición de un tercer personaje principal hace que todo cambie nuevamente y se vuelva, por momentos, prácticamente absurda. El filme permanece en este registro entre disparatado y naif mientras nos cuenta los pormenores de una relación que es complicada desde su propio nacimiento. Pero el sentido de este absurdo es el modo inocente, aniñado en el que los protagonistas viven su amor. Son dos personas adultas que se comportan como adolescentes y de allí la cantidad de situaciones desconcertantes que se van sucediendo en la pantalla.

El otro de los detalles a destacar de este filme es el tipo de narración que utiliza: los directores se valen de varios recursos estéticos y narrativos para hacer de esta novela una experiencia cinematográfica, principalmente de la elipsis temporal (los tres años de duelo pasan tan rápido como un fotograma encadenado en la misma plaza; lo mismo sucede con los personajes, que se movilizan de una locación a otra en un único movimiento “mágico” y de montaje). Sin embargo, varias veces escuchamos las voces en off de varios caracteres, como si pudiéramos oír lo que piensan, y son esos momentos en donde volvemos a notar el origen literario de esta obra.

Por último, una muy agradable banda sonora acompaña cada momento y cada clima con el ambiente correspondiente, pero es la coincidencia de los tonos, una especie de leit motiv formado por una serie de canciones aniñadas, con fuerte presencia de sonidos como campanitas (tan cerca de la música de una cajita musical como de una canción de cuna) lo que vuelven a hacer fuerte esa idea de que los protagonistas son absurdos porque su amor los ha vuelto niños otra vez y es allí donde se sienten felices.

Le Delicadeza es un filme agradable, basado en un libro que fue leído por todo el mundo en su país. El gancho en los pagos de la Torre Eiffel era muy claro, la veta comercial hace que una película basada en un best seller sea obligatoria. En nuestra cartelera, en donde muy pocos sabemos de la existencia de ese libro original (aunque fue editada en nuestro país), no es más que una propuesta francesa con la presencia estelar de la protagonista de Amelie. Y muchos de los que lleguen a sus proyecciones la disfrutarán por ser una simple historia de amor con ciertos toques de comedia.

calificacion_3

Por Juan Ferré

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →